Bill & Ted Face the Music
Foto: Cortesía Orion Pictures

Reseña: Bill & Ted Face the Music

Equilibrando la nostalgia, el último viaje de Bill y Ted a través del tiempo es un bis con corazón

Por Zach Long
Advertising

⭑⭑⭑⭑✩

Las reuniones de rock 'n' roll son complicadas. Pueden ser tomas por eventos sin alma, reinvenciones a medias o aburridos refritos de glorias pasadas. Afortunadamente, el regreso de los metaleros tontos William “Bill” S Preston (Alex Winter) y Theodore “Ted” Logan (Keanu Reeves),  Bill & Ted Face the Music , no cae en esas trampas, ofreciendo un excelente ritmo sobre los mayores éxitos cinematográficos del dúo que también tiene un impacto emocional.

Retomando el final triunfal de Bill & Ted's Bogus Journey, la última secuela revela rápidamente que Wyld Stallyns todavía no ha escrito una canción que una al universo… todavía. La continua lucha de la pareja, ahora de mediana edad, para grabar su éxito profetizado los relega a actuar en bodas, los envía a terapia de pareja con sus esposas y preocupa a sus hijas obsesionadas con la música, Billie (Brigette Lundy-Paine) y Thea (Samara Weaving).

Cuando la realidad comienza a deteriorarse debido a la falta de la mentada canción, Bill y Ted deciden simplemente robar la rola que salvará al mundo de sus futuros yo, saltando a una cabina telefónica para otro viaje a través de los circuitos del tiempo. Simultáneamente, Billie y Thea traman un plan para ayudar, viajando al pasado y reuniendo a un grupo de músicos famosos para que sirvan como banda de apoyo de sus padres.

Las payasadas de saltos temporales casi constantes le dan un tono frenético, estableciendo encuentros surrealistas con nuevas permutaciones de Bill y Ted, apariciones de varias figuras históricas y un viaje de regreso al infierno, donde William Sadler retoma alegremente su papel de Muerte. Es un territorio familiar para los escritores Chris Matheson y Ed Solomon, quienes hábilmente aprovechan la energía tonta y libre de las entregas anteriores de Bill & Ted, que también escribieron.

Con Reeves y Winter volviendo a sus gestos vernáculos, Face the Music nunca rehuye la nostalgia, ofreciendo un vistazo de Rufus (logrado con imágenes de archivo del fallecido George Carlin) e incluso un letrero de Circle K. Pero los guiños al pasado van acompañados de valiosas adiciones a los mitos, incluido un divertido giro de Kristen Schaal como la hija de Rufus, Kelly, y la interpretación inexpresiva de Anthony Carrigan de un robot asesino del futuro.

Transformando una historia de amistad entre dos tipos en una conmovedora historia de proporciones épicas sobre los lazos familiares, la aventura contemporánea de Bill y Ted se siente tan natural como puede ser este tipo de extensión tardía de la franquicia. Equipado con nuevas arrugas y un cierre renovado para una narrativa que presumiblemente terminó hace casi 30 años, Bill & Ted Face the Music. Es el raro bis, casi tan audaz como lo que lo precedió.

Bill & Ted Face the Music Dir. Dean Parisot. Estados Unidos, 2020. Con Keanu Reeves, Alex Winter y Kristen Schaal.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising