0 Me encanta
Guárdalo

Cinco momentos Zoolander

Ben Stiller nos dio varias razones para extrañar su papel de Derek Zoolander. Ahora, con el estreno de Zoolander 2, recordamos los mejores momentos de la primera película

Foto: Cortesía Paramount Pictures

Después de ausentarse de los reflectores por 15 años, el súpermodelo Derek Zoolander (Ben Stiller) está de regreso. En esta ocasión, el rey de las pasarelas es reclutado por la Interpol para investigar los misteriosos asesinatos de algunas de las personas más bellas del mundo. De esto va Zoolander 2, una de las secuelas más esperadas del año… Y cómo no va a serlo, si la primera cinta nos dejó grandes momentos.

Los mejores momentos de Zoolander

Una forma absurda de morir

Una forma absurda de morir

Derek pierde el premio al modelo del año, por lo que sus amigos lo convencen de salir a distraerse. El equipo debe detenerse en una gasolinería, tiempo que aprovechan para jugar con agua y gasolina. La diversión termina en algo lamentable cuando a uno de ellos se le ocurre encender un cigarrilo.

La gente ridículamente bella no es muy lista

La gente ridículamente bella no es muy lista

Un exmodelo de manos le explica a Derek que las grandes empresas textiles han estado detrás de importantes asesinatos a lo largo de los años, haciendo que modelos fáciles de manipular acaben con las vidas de personajes históricos como Lincoln y Kennedy.

¿Dónde está mi latte?

¿Dónde está mi latte?

El diseñador Mugatu se reúne con Derek para tenderle una trampa y matar al Primer Ministro de Malasia. En el encuentro, el diseñador pide un latte, el cual tira sobre su asistente debido a que no es lo que pidió, segundos después ambos coquetean divertida y sutilmente. La escena es tan emblemática que tiene una nueva versión en Zoolander 2.

Advertising
Bowie, simplemente Bowie

Bowie, simplemente Bowie

La carrera de Derek va de maravilla hasta que llega Hansel (Owen Wilson), el único modelo que le pudo arrebatar su fama. Cuando nuestro protagonista encuentra a su rival, lo reta a un duelo de modelaje y el juez es el mismísimo David Bowie. La lucha termina cuando el novato saca su ropa interior sin quitarse el pantalón y Derek lo intenta sin éxito, quedando en ridículo y adolorido.

Mirada Magnum

Mirada Magnum

¿Cuál es el toque de Derek? ¡Su mirada Magnum! Tan potente y efectiva es su forma de ver que, además de cautivar en la pasarela, puede evitar catástrofes, como el asesinato del Primer Ministro de Malasia. Sin embargo, su principal distinción es la misma razón por la que la Interpol lo buscará en la continuación de Zoolander.

Comentarios

0 comments