Transformadores: El despertar de las bestias
Foto: Cortesía Paramount

De autos a animales, llega a los cines Transformers: El despertar de las bestias

Ya nos divertimos con autos, trailers y aviones, ahora es turno de despertar a las bestias

Olly Richards
Publicidad

A estas alturas, probablemente sepas si la saga de Transformers es para ti. Van seis películas (siete, si cuentas el spin-off de Bumblebee ) y esta no es una franquicia que busque reinventar las ruedas. Cada entrega tuerce y reorganiza los mismos elementos; una baratija que podría destruir la Tierra; un malo de plata; un humano con mala suerte; una vaga alusión a la civilización antigua, y los rodea con una acción de bot contra bot impresionantemente animada. 

Rise of the Beasts está directamente ligado a la misma fórmula, pero resulta ser uno de sus activos. Le da a la audiencia para qué están aquí y nada más. No hay nada de la complicación excesiva de las películas de Michael Bay, que a menudo presentan una trama humana demasiado rebuscada, y no infla el tiempo de ejecución.

Esta entrega comienza en un pasado no específico con un grupo de animales Transformers, los Maximals, que huyen de su planeta de origen mientras es atacado por el dios robot devorador de planetas Unicron y su secuaz Scourge. Escapan con la llave transwarp, un dispositivo que permitiría a Unicron viajar a través del tiempo y el espacio, comiendo planetas a voluntad. Después de esconderlo en la Tierra, el escondite favorito de los Transformers, desaparecen. Corte a 1994, donde la guía del museo, Elena (Dominique Fishback), encuentra la llave y la activa accidentalmente. Eso despierta a los Maximals y los Autobots, que han elegido a un nuevo amigo humano, Noah (Anthony Ramos), y todos se embarcan en una misión para evitar un apocalipsis. 

Mantener la trama muy simple es clave para su modesto éxito. No hay tangentes y un elenco humano muy pequeño (tanto Ramos como Fishback son protagonistas atractivos), por lo que obtienes mucha guerra de robots ¿y no es eso todo lo que realmente paga alguien? El nuevo director Steve Caple Jr (Creed II) no es un director tan hábil como Michael Bay (a veces es difícil orientarse en sus batallas más grandes), pero es eficiente y puede conseguir algunos gags sólidos. En general, se siente similar en tono a Bumblebee, con mucho, la película de Transformers más divertida. 

De toda la irregular saga, esta es una de las salidas más agradables. Eso no quiere decir que valga la pena echarle un vistazo si eres un recién llegado, pero si quieres una película con muchos robots enormes golpeándose entre sí, eso es lo que obtendrás. Y este episodio tiene un giro bajo su capó, que termina con una pista sobre un futuro muy tonto. Después de tomarse a sí mismo bastante en serio durante muchos años, un poco más de tontería parece ser lo que podría mantener esta serie fuera de la chatarra por un poco más de tiempo. 

Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad