0 Me encanta
Guárdalo

Edgar Wright nos platica sobre Baby: el aprendiz del crimen

Conversamos con el director de la trilogía Cornetto y Scott Pilgrim sobre su más reciente película Baby: el aprendiz del crimen

Foto: Time Out Londres

Aunque para algunos de este lado del Atlántico el nombre de Edgar Wright no suena familiar, es posible que alguna vez hayan visto una de sus películas. Ya sea alguno de sus éxitos de culto como El desesperar de los muertos, Hot Fuzz: Súper policías o Una noche en el fin del mundo —también conocidos como la trilogía Cornetto— o Scott Pilgrim vs los ex de la chica de sus sueños. El director británico también fue el encargado de escribir y dirigir Ant-Man para Marvel desde 2006, pero abandonó el proyecto en 2014 por diferencias creativas con el estudio.

Después de dejar una de las franquicias más importantes de Hollywood, Wright se dedicó a trabajar en una idea que había concebido incluso antes de ser un director reconocido en su natal Inglaterra. “Cuando tenía 21 años escuché "Bellbottoms" de The Jon Spencer Blues Explosion y no podía dejar de pensar en una secuencia de persecución en auto. Con el paso del tiempo se convirtió en la historia de un piloto de escape que no puede manejar sin la música correcta”, cuenta el realizador.

Foto: Cortesía de la producción

Esa idea por fin tomó forma en Baby: el aprendiz del crimen: Baby (Ansel Elgort) es un joven y talentoso conductor especializado en fugas, que siempre tiene un par de audífonos y un iPod a la mano para ahogar el zumbido en sus oídos —una secuela de un accidente de su infancia— y musicalizar sus intrépidas hazañas al volante. Justo cuando está a punto de saldar su deuda con su jefe, Doc (Kevin Spacey), y dejar atrás la vida de crimen junto a una linda mesera (Lily James), Doc le encomienda un último trabajo.

Aunque la idea original rondaba la mente de Wright desde hace tiempo, la cinta también retoma inspiración de diferentes fuentes. “Me inspiré en reportes de las noticias, crimenes de ficción y películas sobre atracos y persecuciones, pero también mucha investigación sobre criminales reales. Hicimos varias entrevistas con conductores y ladrones de bancos y me reuní con algunos de ellos en persona, fue fascinante”. Joe Loya, un prolífico ladrón de bancos durante los ochenta, fue asesor de la producción e incluso tiene un pequeño papel en la película como —irónicamente— un guardia de seguridad.

Se trata de la primera película que el realizador produce en Estados Unidos y da sus primeros pasos en las grandes ligas americanas acompañado por actores de la talla de Kevin Spacey y Jon Hamm. “El único personaje que escribí con alguien particular en mente fue el de Hamm. Jamie Foxx y Kevin Spacey son los mejores actores para sus papeles, esa decisión fue pan comido. El hecho de que se los hayamos ofrecido y ellos aceptaran fue genial”, afirma el director.

Foto: Cortesía de la producción

Si bien la cinta destaca por sus secuencias de acción, grabadas en locaciones con efectos prácticos, lo que la convierte en una experiencia cinematográfica única es la música. Su banda sonora, cuidadosamente seleccionada, incluye 30 títulos que van desde clásicos de Queen y Barry White, hasta contribuciones originales de Run the Jewels y Danger Mouse. Para Edgar Wright el ritmo es un elemento esencial. “Siempre estoy pensando en música y cómo puede darle energía a una escena o cómo a veces puede dictar una secuencia. Es una parte muy importante de mi vida, entonces creo que por eso es una parte crucial en mis películas. Especialmente en ésta”.

La cinta fue aclamada por los críticos y bien recibida por el público, y marca un cambio importante en la carrera del director. “Supongo que la diferencia principal es que no es una comedia. Mis películas anteriores lo son, y aunque ésta tiene sus momentos cómicos, es una película de acción. La escribí como una desviación de las demás intencionalmente”, admite el director.

A pesar de ello, Baby: el aprendiz del crimen conserva el estilo que lo caracteriza y probablemente será la película que lo ponga en la mira del público internacional, tres años después de renunciar a la franquicia que presuntamente le hubiera dado su primer blockbuster. “Estoy muy contento con esta película y es curioso. Es diferente a todo lo que he hecho antes, pero al mismo tiempo es una de mis ideas más viejas. Cuando aún trabajaba en Ant-Man pensaba que tal vez después de eso por fin tendría la experiencia necesaria para producir Baby. De cierta forma, así fue”.

Baby: el aprendiz del crimen estrena el 10 de agosto.

Conoce más de Baby: el aprendiz del crimen

Baby: El aprendiz del crimen

La música suena mejor en la autopista —incluso nosotros pobres almas sin ruedas, sabemos que es cierto. Hay algo que causa euforia cuando estás rodeado de bocinas, inmerso en tu propio La La Land, avanzando al ritmo de la música (incluso cuando el tránsito diga lo contrario). 

Leer más

Comentarios

0 comments