Sexo, pudor y lágrimas 2, Victoria Volkova
Foto: Cortesía HBO Max

El cast de Sexo, Pudor y Lágrimas 2 nos cuenta sobre su regreso

A 20 años de la primera entrega, HBO Max presenta la secuela de una de las películas mexicanas más taquilleras

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

Hace dos décadas conocimos a seis amigos de la Ciudad de México que se atrevieron a jugar con sus relaciones para revolucionar la industria cinematográfica mexicana, el nombre de la película es Sexo, Pudor y Lágrimas, de Antonio Serrano, se convirtió en el filme más taquillero en la historia del cine en México (hasta que llegó El crimen del Padre Amaro y le quito el lugar en 2002) y catapultó a la fama a Cecilia Suárez, Susana Zabaleta, Mónica Dione, Jorge Salinas, Demián Bichir y Victor Hugo Martin. 

Ahora, gracias a HBO Max se estrenó su secuela el 4 de febrero en la que vemos a estos personajes como padres de jóvenes adultos que empiezan a experimentar con el amor y el sexo. Secretos, drama y diversidad es lo que nos ofrece esta nueva entrega.

Platicamos con el elenco original y el nuevo, junto con su director Alonso Iñiguez, sobre todo lo que nos vamos a encontrar en Sexo, Pudor y Lágrimas 2.

Primero quiero que me lleven al verano de 1999, cuando se estrenó Sexo, Pudor y Lágrimas. ¿Cómo vivieron esto?
Susana Zabaleta: ¡Estuvimos seis meses en cartelera! Fue toda una locura. Yo estaba embarazada por lo cual viví esa época de manera distinta porque estaba encerrada, casi no salía, entonces cada vez que yo iba al supermercado llegaban personas y me decían: ¡¿Qué te estoy viendo, qué te estoy viendo?! Y yo con cara de ¿Qué les pasó? ¿Por qué me dicen esas frases? Pero es que todos habían visto la película, en el supermercado me perseguían. Las señoras me decían: mi marido sueña contigo. Y yo de ¿Ok? Era una generación entera que se habían sentido reflejados en una historia. Antonio Serrano supo hacer clic con una generación que no hablaba de violencia matrimonial o una mujer hablaba de sexo, de sentir y romper barreras. Ahora esta secuela habla justo de lo que le está sucediendo a otra generación que sienten que tienen todo arreglado, a la mano y creen saberlo todo, pero yo creo que mientras más crees saber menos sabes.

Mónica Dione: Estrenamos el 18 de junio, no sé porque me acuerdo de la fecha y todos decían, el verano es pésimo para el cine mexicano, pero la distribuidora quiso apostarle haciéndolo a lo grande que fue algo que no sucedía antes hasta ese momento, entonces abrir el periódico y ver el póster en toda la plana decías, wow, esto es único. La canción de Aleks Syntek empezó a tocar un mes antes de su estreno en radio y la televisión, por lo que eso hizo que la gente la tuviera más presente. Como suelen decir, fue en el momento preciso, en el tiempo preciso. Se alinearon los astros, salimos con 85 copias que para ese entonces era toda una barbaridad.

Víctor Hugo Martin: Nosotros nos sorprendimos porque fue la primera película mexicana que tenía un billboard en la calles, tenía un espectacular en periférico y San Antonio. Obvio yo fui a tomarle foto porque no era normal que una película mexicana se promocionara de esa manera a niveles masivos. Las salas estaban llenas, los boletos todos vendidos, había sold out total para la función de las cuatro, las seis y las ocho. Además fue de las primeras mexicanas que hizo un soundtrack, sacó su CD el cual se vendió como pan caliente, que firmamos 9 mil veces porque antes de las selfies lo que nos pedían eran autógrafos, ¡Wow, que rico fue recordar esto, gracias!

Y con esto dicho, ¿Qué motivó a crear una secuela de esta película? ¿Cómo encontraste algo que contar?
Alonso Iñiguez: Me parecía pertinente poder rescatar una historia y unos personajes tan emblemáticos para trasladarlos a una época en la que se habla de otras cosas o de las mismas, pero de manera diferente. Esa justo es la relevancia de la película que tiene una reflexión sobre el sexo, el pudor, las lágrimas, el amor, las relaciones de pareja y como ahora viene una nueva generación que replantea estos temas y hace cuestionarse a la generación de arriba. ¿Estás seguro que la concepción que tienes de la pareja es la que debe ser? Eso me impulsó a reflexionar, ya no la cumbre de la pareja es el matrimonio o ya ni siquiera existen las parejas como antes porque hay distintas maneras y formas de vivirlas.

Naian Norvid: Libertad de pensamiento y elección que también desemboca en lo sexual. Normaliza ciertas cosas que mi generación ya normaliza y cuestiona a los adultos, además nos enseña a como no imponer tus deseos y necesidades a nadie. Yo creo que los personajes jóvenes tienen un madurez mayor a la de los protagonistas de hace 20 años.

Ximena Romo: Toda esta revolución se tomó en cuenta aunque no fue el propósito principal de la película. En la secuela hay una carga femenina fuerte, pero fue porque todo fluyó para que de esa manera fuera, no porque estaban buscando cumplir la cuota o hacer check a lo que se pide ahora. El crew tenía a muchas mujeres, tuvimos a una fotógrafa mujer, asistente de dirección, productora, guion, arte y hasta en puestos donde no es normal ver a una mujer estaban las mujeres ahí cargando cámaras.

Ximena y Naian, ¿Qué fue lo primero que les vino a la mente cuando les ofrecieron integrarse al reparto de la secuela?
Ximena Romo: Dije que sí, claro que haré esto porque es un riesgo necesario de un producto nacional que marcó la historia cinematográfica del país y para mí el tema de la sexualidad y el género es manejado de una forma pertinente para la época en que vivimos en donde las nuevas generaciones están rompiendo tabús y límites. Esta era la película que podía tocar estos temas de la manera correcta.

Naian Norvid: Lo primero que pensé fue: ¡Tengo que ver la película! Nunca la había visto, entonces la puse y me encantó, además de que examiné el potencial para seguir creciendo la historia con todo el provecho que se le podía sacar y repensar todas las ideas que había presentado la original. El guion fue el que me convenció de entrar a esta experiencia porque cumplía con todas las expectativas que yo y los fans de la primera película teníamos. Alonso Iñiguez que es un director de teatro completamente entiende al actor porque supo ponernos a todos en el mismo tono y que la historia tuviera profundidad.

Han pasado 20 años. ¿En qué cambiaron sus personajes?
Susana Zabaleta: Ana sigue siendo igual de sexual de la primera, solo que ahora aprendió a reconocer y aceptar a un marido que no es tan. En la secuela ellos buscan otras maneras para cada quien disfrutar como son. Cuando no tienes hijos vives en la libertad absoluta con tu manera y forma de pensar por cómo ven la vida, pero cuando llega un hijo te empiezas a cuestionar si lo que opinas es correcto porque no deseas que tu hija piense de la misma manera que tú. A lo que se enfrenta Ana es lo mismo a lo que se enfrentan muchas mamás que en el pasado pensaban de manera distinta y ahora tienen miedo que sus hijos comentan sus mismos errores.

Víctor Hugo Martin: En que ya nos tocó vivir la mayoría de las emociones y experiencias, algo sorprendente es un acto volitivo, tienes que abrirte para volverte a sorprender por cosas que ya conocías como por ejemplo un amanecer, nuevamente de la playa o de un bebé porque ya lo viviste y ya forma de tu experiencia vital a diferencia de cuando tienes 30 años y estás buscando trabajo, quieres ser alguien en la vida y que te reconozcan tu trabajo, ese es otro universo. Ahora hacerse cargo de mi hija y estar de otra manera en la vida. También nos corresponde observar porque ahora existen nuevas manera de amar, ver como es el sexo, pudor y las lágrimas en la actualidad en los jóvenes que tienen en las manos el presente.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad