Elvis
Foto: Cortesía de la producción

Elvis

En esta biopic de El rey, Austin Butler es asombroso como Elvis

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Cuando los miembros de Spinal Tap se congregan alrededor de la tumba de Elvis Presley para una improvisada (y desastrosa) a capella de “Heartbreak Hotel” en This Is Spinal Tap , da paso a un repentino estallido de melancolía para la banda. “Realmente pone perspectiva a las cosas, ¿no?” señala el guitarrista Nigel Tufnell, mirando la lápida. "Demasiado", responde el cantante Dave St Hubbins. Hay demasiadas perspectivas.

Una cosa que la película biográfica de Elvis —furiosamente entretenida de Baz Luhrmann— no hace es sobrecargarse con demasiada perspectiva. Desde su inicio salta en el tiempo hasta el final trágico pero en última instancia festiva, nunca trata de hacer demasiado, de profundizar distraídamente en cada aspecto de su vida, y en su lugar te sumerge en una historia de origen musical que rinde un tributo muy necesario a las raíces de sus canciones. Sobre todo, el guión de Luhrmann (coescrito con Sam Bromell, Jeremy Doner y Craig Pearce de Romeo + Juliet ) se centra en la relación de Elvis con su manager, el coronel Tom Parker; Inicialmente, un trato de beneficio mutuo que lentamente se convierte en algo explotador, engañoso y criminal en el límite.

Elvis es interpretado por un francamente asombroso Austin Butler, visto por última vez junto a Leonardo DiCaprio en Érase una vez en Hollywood. Aquí, hace lo que Leo hizo en otra película de Luhrmann, Romeo + Juliet,  y ofrece una actuación espectacular. Cuando Butler sacude sus caderas en el primer concierto de Presley como un rock 'n' roll en toda regla, es como ver nacer a dos estrellas. Las mujeres del público gritan, casi involuntariamente. Butler vende cada momento, clava el acento y traza inteligentemente la evolución física del cantante durante dos décadas en el escenario.

Sorprendentemente, el eslabón más débil aquí es Parker (Tom Hanks). Con un acento de Edna Mode y papada de goma, se esfuerza por mantener a su empresario astuto y adicto al juego lejos del caricaturesco. Si la película realmente necesitaba un villano directo, Hanks se siente como una elección extraña. El tratado general de la película, que el otrora ladrador de carnaval vio a su estrella como una atracción circense glorificada, no siempre se expresa sutilmente (una toma muestra a Elvis en el marco junto a un letrero para un fanático del circo), pero es innegablemente efectivo. El guión posiciona a Parker como el narrador poco confiable, que repasa la vida de Elvis para ofrecer una versión egoísta de los hechos.

Luhrmann sacude sus propias caderas cinematográficas con gran efecto aquí también. Justo cuando su visión hiperestilizada y teatral empezaba a sentirse desarrollada en la tosca El gran Gatsby , ofrece su mejor película en 20 años. Todos los trucos y técnicas aquí, desde ingeniosos cortes de coincidencia hasta pantallas divididas e incluso celdas de cómics, funcionan para mejorar la narración. Incluso el hip-hop de la banda sonora tiene sentido esta vez como un recordatorio de las raíces de Elvis en la música negra.  

Y como los créditos finales señalan superfluamente, Elvis ha sido una influencia colosal en la cultura pop. Public Enemy , y muchos otros, pueden estar en desacuerdo, pero la película de Luhrmann también se esfuerza por centrar esas influencias en la narrativa. Los clubes de blues de Memphis y las reuniones de avivamiento cristiano llenas de música son la inspiración, y los músicos negros como BB King (Kelvin Harrison Jr), Little Richard (Alton Mason) y Big Boy Crudup (Gary Clark Jr) son sus héroes y guías espirituales. El Elvis representado aquí siempre declara sus fuentes. Si el verdadero lo hizo seguirá siendo un punto de discusión durante mucho tiempo.

Elvis Dir. Baz Luhrmann. Australia, 2022. Con Austin Butler, Tom Hanks, Richard Roxburgh, David Wenham, Olivia DeJonge, Kodi Smit-McPhee y Dacre Montgomery. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad