0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Lupita Nyong’o

“Si estoy teniendo un momento Cenincianta, ¿por qué no disfrutarlo?”, dice la ganadora del Oscar, a quien veremos en Reina de Katwe

Foto: Cortesía Walt Disney Company

Los actores de Hollywood aman hacer un escándalo sobre sus “reales” y oscuros pasados: ¡Mis padres se separaron!, “¡Mi novio era un drogadicto!”, “¡Crecí con la cienciología!”, pero esta es la realidad de Lupita Nyong'o: hija de un prominente líder opositor de Kenia, creció en Nairobi sin saber nunca si su padre llegaría a casa o sería enviado a prisión sin un juicio. Después de graduarse en una escuela de cine en Estados Unidos, regresó a África para trabajar como asistente de producción en las filas de The Constant Gardener, cuyo protagonista Ralph Fiennes la incitó a actuar.

Nueve años después recogió el Oscar como Mejor actriz de reparto por su primer rol serio, en 12 años esclavo y se preparó para interpretar al personaje computarizado Maz Kanata, en Star Wars: El despertar de la fuerza. Esto habla de un ascenso meteórico. Como vocal de la campaña #OscarsSoWhite –y como una de las pocas mujeres negras en ganar la estatuilla dorada– Nyong’o es indispensable en el debate sobre la diversidad en el cine, que ha estado reñido en los últimos años. En ese contexto, su película Reina de Katwe se siente oportuna: sí, la produce Walt Disney Pictures, pero no debes esperar un cuento de hadas y sapos. La película está basada en la historia real de Phiona Mutesi, una niña de un barrio de Kampala, Uganda, que encuentra su vocación como una ajedrecista prodigio. De esto hablamos con la actriz.

Reina de Katwe es la primera cinta que filmas en África. ¿Esto te hizo conectarte con tus raíces?
Estaba tan emocionada de regresar al este de África y filmar con Mira Nair. No me imagino a nadie que pudiera hacer de esta película tan auténtica y con tanto cariño como lo hizo Mira. Yo era practicante en su compañía cinematográfica en 2006 y su eslogan es: “Si no decimos nuestras historias, nadie más lo hará”. Y creo real y completamente en eso.

La historia del filme es sobre una ajedrecista prodigio de África y no tiene actores blancos. ¿Te sorprendió que Disney no dijera: mete a Leonardo DiCaprio para hacerla más "aceptable"?
Es muy refrescante. Todo es gracias a Tendo Nagenda, ejecutivo de Disney que es de ascendencia ugandesa. Él vio la magia en esta historia y sabes que a Disney le encanta lo mágico. Se necesitan personas así –en posiciones de poder– que no le temen a lo global, porque el mundo está compuesto por todo tipo de personas. Compartimos más de lo que diferimos y esta película estadounidense lo demuestra.


¿Es verdad que para adentrarte en el personaje pasaste horas cocinando y limpiando para ti y tus hijos de la película?
Estaba muy nerviosa sobre cómo interpretar a una madre porque no lo soy. ¡Suelo vivir para mí en el momento! Pero era importante para nosotros unirnos, tener química y confianza. Madina (Nalwanga), quien es Phiona, tuvo una vida muy similar a la de su personaje: cuando era muy niña, vendía maíz en las calles. Así que le pedí que nos llevara al mercado a todos los que somos su familia en la pantalla. Compró los ingredientes y regateó, luego me enseñó a cocinar comida típica de Uganda. Eso fue un verdadero parteaguas, encontramos nuestra dinámica natural y, en el proceso, Madina me enseñó cómo ser una madre.

¿Cómo fue tu infancia? Tu padre tenía un cargo político en Kenia.
Crecí en un hogar muy privilegiado pero tenía familiares que vivían en los barrios y a mis padres les interesaba hacernos entender todas las capas de la vida. Querían que tuviéramos perspectiva, para que supiéramos que tal vez no permanezcas en el lugar en el que estás ahora. Puedes subir o bajar, así que debes estar cómodo donde sea que termines.

Tu padre entró y salió de prisión mientras crecías. ¿Cómo te afectó esto?
Era lo suficientemente mayor como para saber que ocurría algo malo, pero también lo suficientemente joven para protegerme de eso. Mi madre trabajó mucho para mantenerse tranquila y actuar como si todo estuviera bien. Nos protegió del pánico que seguramente sentía al desconocer cuándo mi padre podría regresar a casa.

En los últimos años ha habido un gran debate sobre la diversidad en las películas, con los que empatizan con el movimiento #OscarsSoWhite. ¿Cómo encaja con eso Reina de Katwe?
Es muy emocionante ver a las personas relacionas con esta película riéndose y jadeando. Espero que sea exitosa como un ejemplo de qué tan valioso es cuando eres inclusivo en tu narración. Pero hacer esta película sólo es un movimiento en el tablero de ajedrez y hace muchos movimientos para ganar. Lo importante es mantener la conversación hasta que se normalice la diversidad e inclusión.

Tu carrera está despegando de la mano con este debate. ¿Es agradable estar en esa posición?
Soy ridículamente afortunada. La gente estaba nerviosa por 12 años esclavo, hablaba de un tiempo en la historia que es muy difícil de afrontar y luego salió, y resultó que el mundo estaba listo. Algunas veces pienso que subestimamos dónde estamos y llegan visionarios para darnos las cosas que no sabíamos que necesitábamos.

¿Qué tanto disfrutas la fama, las alfombras roja y todo el glamour?
Amo prepararme para la alfombra roja, pero si no tuviera un stylist o maquillista, o estilista y todas esas cosas, no saldría de casa. Es como un performance artístico, así es como lo veo. Y pienso: bien, si voy a tener un momento Cenicienta, ¿por qué no disfrutarlo? No es tan divertido una vez que estás en la red carpet y todas las cámaras te están tomando. ¡Eso asusta!

¿Te consideras una persona fashionista?
No diría eso. Siempre me va a interesar el estilo, mi madre tiene mucho estilo. Ella pintaba sus uñas cada domingo en la noche y yo la observaba limpiando y arreglando minuciosamente. Así que me gusta expresarme a través de la ropa, pero no estudio ni sigo las tendencias.

¿Todavía te las arreglas para tener una vida personal?
He tenido que aprender como salir sin ser reconocida. Me encanta subirme al metro en Nueva York, no quiero separarme del pulso de la ciudad, así que trabajo mucho para tener esos momentos en los que sólo soy uno más en la multitud. El anonimato es bueno para el alma.

Lee la reseña de Reina de Katwe: Haz tu jugada

Reina de Katwe: Haz tu jugada

El irresistible mensaje de la nueva película de Disney, Reina de Katwe –de Mira Nair–, es de esos en los que cuando un niño crece en pobreza en países en vías de desarrollo, el mundo se pierde de uno de sus mejores y más brillantes talentos. 

Leer más

Comentarios

0 comments