Hasta los huesos, la nueva cinta de Luca Guadagnino
Foto: Cortesía Warner Bros. Pictures

Hasta los huesos: La película de Luca Guadagnino protagonizada por Timothée Chalamet

El director de Call me by Your Name y Suspiria vuelve con otra sangrienta propuesta gore

Gil Camargo
Escrito por
Anna Bogutskaya
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Los caníbales enamorados son un territorio incómodo pero bien trillado por el horror. Desde la obra maestra de Claire Denis, 
Trouble Every Day, hasta Warm Bodies. En Hasta los huesos, los caníbales son dos jóvenes solitarios que se abren camino a través del deseo, el amor y la pertenencia. El director Luca Guadagnino imbuye su adaptación de la novela YA de Camille DeAngelis con la misma calidez despreocupada de Call Me By Your Name 

Con el telón de fondo de los años ochenta de Reagan, Maren (Taylor Russell), de 18 años, lleva una carga demasiado grande para compartirla en una fiesta de pijamas. Desde la infancia, ha tenido un impulso apenas contenido de, bueno, masticar carne humana. Cada vez que se apodera de ella y ocurre un ataque, ella y su padre (André Holland) han tenido que empacar y mudarse. Cuando nos encontramos con ellos, esta rutina de exilio autoimpuesto se ha vuelto demasiado para él, y abandona a Maren con un pequeño fajo de billetes, su certificado de nacimiento y un casete que explica por qué está en libertad bajo fianza. 

Sola, y hambrienta, Maren se embarca en la carretera estadounidense y se encuentra por primera vez con otros Eaters" con los mismos impulsos primarios que ella. Primero viene el estrafalario pero amenazante Sully (Mark Rylance, masticando todo); luego, Lee (Timothée Chalamet), esbelto y existencialmente privado de sus derechos. Unidos por las circunstancias, un requisito dietético compartido y una atracción incómoda, emprenden el camino para encontrar a la madre biológica de Maren. 

La película fluye como una canción de Joy Division: malhumorada y etérea hasta que se convierte en un estallido de violencia sónica. Guadagnino trata el gore como una necesidad grotesca. No hay disfrute aquí; sin deleitarse con la carnicería. Matar y devorar la carne es una práctica, y Maren y Lee evitan tanto como sea posible. 

Hasta los huesos es la segunda incursión de Guadagnino en el horror después de su nueva versión de Suspiria de 2018, y es una historia mucho más identificable de la conexión de extraños. La belleza que encuentra en el salvajismo de la aflicción de estos dos forasteros se funde con la dulzura de una historia de primer amor. ¿Un rompecorazones sigue siendo un rompecorazones si está empapado en sangre? Aquí, la respuesta es sí.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad