El hoyo en la cerca
Foto: Cortesía El hoyo en la cerca

Joaquín del Paso nos cuenta sobre su nueva cinta, El hoyo en la cerca

Conoce más sobre esta cinta que llegará a las salas de todo México

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

Los hijos varones de las familias más poderosas del país van a un exclusivo campamento para convertirlos en los líderes del mañana imponiéndose una autoridad moral y religiosa. Las cosas se empiezan a salir de control cuando aparece un misterioso hoyo en la cerca del campamento provocando el miedo sacando los peores instintos de los jóvenes. 

De esto trata la película mexicana El hoyo en la cerca dirigida por Joaquín del Paso, quien con Maquinaria Panamericana (2016) obtuvo reconocimiento nacional e internacional. El realizador platicó con Time Out México sobre su nueva producción, trabajar con el elenco joven y su infancia. 

¿Cómo nace la idea?
Yo pasé muy brevemente por una escuela similar a la de la película, cuando tenía 13 años y me quedó como huella muy fuerte de ahí, un sentimiento raro de todas las cosas que había vivido y al crecer fui conociendo gente que había pasado por esas escuelas y cómo se comportan en nuestra sociedad y me di cuenta que había un problema profundo de construcción de ideología que no ayudaba a solucionar los temas que nos duelen a todos como mexicanos, entonces pues de ahí salió la idea de hacer una película sobre la génesis de cierta forma de pensar. 

¿La película te sirvió para curar cicatrices de tu juventud?
Me sirvió para entender muchas cosas que no había comprendido porque a esa edad no entiendes muchas cosas, eso es lo importante en la película y en mi proceso porque no entiendes muchas cosas que están ocurriendo alrededor de ti. Entonces si me sirvió para hacer una exploración dentro de la mente masculina de preadolescente.

En el cine y las series siempre cuentan historias de niños como aventuras felices algo alejadas a lo que nos tocó vivir y en el filme te atreves a explorar los dramas a los que nos enfrentamos, ¿Qué opinas al respecto?
Y el cine mexicano rara vez retrata la juventud entonces ni siquiera tenemos esa versión nacional de los Goonies o Stranger Things. En Estados Unidos y en Europa hay una aproximación a darle un lugar dentro de la cinematografía a los niños y a los jóvenes, hacen películas muy fuertes sobre juventud. STRANGER THINGS la verdad es que no la he visto, solo conozco la música porque son los mismos músicos que hicieron la banda sonora de esta película porque yo quería hacer una película de aventuras que sale mal, de aventuras que acaban como en un lugar muy oscuro. Entonces sí siento que falta una diversidad de temas y de voces. Hablar de la Juventud es muy importante y 

¿Puedes contarme cómo conseguiste a los compositores de Stranger Things a trabajar en tu película?
Yo estaba buscando una banda sonora que se acercara al terror, al misterio, al suspenso y busqué muchísimo en México y en otros países. De hecho, habíamos empezado a trabajar con otro compositor americano, pero digamos que no hubo mucha comunión ahí entre las ideas. Entonces el agente de Kyle Dixon y de Michael Stein me contactó porque se había enterado de la película y me dijo: yo creo que este trabajo sería perfecto para ellos. Yo pensé que nunca iba a ocurrir realmente porque la serie es bastante popular, pero leyeron el guion e instantáneamente se enamoraron y empezamos a trabajar unos días después, fue muy padre.

De Maquinaria Panamericana y ahora en esta manejas una tensión contenida que va creciendo como olla exprés, ¿Cómo logras que sintamos esta presión que nos hace sentir incómodos e inquietos?
Yo creo que una gran parte es el guion y de trabajar la estructura como una especie de reloj que se va apretando, un mecanismo que va apretando las tuercas. Al principio las secuencias hablan de muchas cosas, de muchos temas cada vez y entre más va avanzado la película las secuencias se van volviendo de una sola cosa. Eso por una parte y por otra es por yo creo que el estilo en el que filmó y me gusta como dejar el misterio en cada plano, en cada toma, es un misterio general qué es lo que están pensando los personajes, o sea una ambigüedad, siempre manejar una pequeña ambigüedad construye mucho a la atención y al misterio.

¿Cómo conseguiste a tus jóvenes actores?
Yo los busqué en las escuelas más similares a las que pude encontrar de la película, entonces escuelas privadas de clase alta en México. Primero hice un casting como para 500 niños que fuimos reduciendo a 100 y luego pasaron a ser los 35 finales, fue un proceso de 6 meses que incluyó muchísimas sesiones de improvisación, ocho semanas de talleres de actuación que yo llevé junto con mi director de casting, entonces fui preparando estos grupos y ellos mismos se empezaron a dividir en cuatro y naturalmente quedaron como yo los había escrito en el guion: los populares, los alternativos, los más nerd y los solitarios. Yo trabajé con ellos como en personalidades grupales y luego ya en el set era sencillo porque era como populares hagan esto y los otros hacen esto dándome una dinámica muy buena porque no son 35 niños haciendo exactamente lo mismo, si te fijas bien son como cuatro grupos que tienen diferentes objetivos en cada escena y dentro de esos cuatro objetivos tienen también sus diálogos, sus pequeñas cosas. La verdad es que fue increíble.

Hablando justo de grupos, ¿Tú a cuál perteneces? ¿Populares, nerds, alternativos, solitarios, a cuál?
Cuando estudié en una escuela religiosa estaba en los solitarios porque nunca logré identificarme, nunca logré entrada al universo de los populares porque yo los veía como violentos y realmente los alternativos no me lo parecían porque yo venía de un mundo mucho más alternativo y se me hacían poco alternativo entonces pues yo me sentaba ahí con mi discman a escuchar discos de metal, en mi propio mundo esperando que el tiempo pasara, deseando que ya sean las 2:00 pm para que pueda irme. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad