Jorge Michel Grau presenta Perdida, un remake de La cara oculta de Andrés Baiz

El directo mexicano vuelve con un thriller basado en la venganza y la claustrofobia con una excelente selección musical. Estrena el 10 de enero

Por Anaid Ramírez |
Advertising
Jorge Michel Grau presenta Perdida
Foto: Cortesía Jorge Michel Grau

Después de 7:19, el también director de Somos lo que hay regresa para estar al frente del remake de la película colombiana La cara oculta. Bajo el título Perdida, Jorge Michel Grau nos presenta un rompecabezas donde se fusionan la venganza, el encierro y mucha música.

Esta no es la primera vez que el director nos deja con la boca abierta, Perdida se presentó en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia y solo ha obtenido elogios por parte de la crítica y el auditorio, razón por la que lo buscamos para que nos contara más sobre esta historia.

¿Qué te hizo tomar este proyecto?
Me interesó muchísimo esta posibilidad de volver a poner a unos personajes ordinarios en una situación extraordinaria, ver cómo se desenvolvían, cómo reaccionaban y cómo resistían a esta cosa extrema. También me llamaba mucho la atención hacer un thriller, que es un género que me gusta mucho, construir una historia en rompecabezas para que el público la vaya descubriendo las cosas junto con los personajes. Y por último, que había a todas luces un importante espacio para actores, que hicieran unos personajes de muy alto nivel.

Eres un cineasta autoral. ¿Qué encontraste de retador en hacer un remake?
Desde el principio hubo una clara comunicación con los productores; ellos sabían que era un thriller, con elementos oscuros y cosas como de rompecabezas, pero que llegara a un público masivo. Al principio, dije: “¿Qué tengo que hacer para que esto suceda?”, pero todo se dio muy natural en el proceso, en la colaboración con todo el equipo, con el guionista, quien hizo la adaptación a México increíblemente tersa y encontró los espacios donde íbamos a desarrollar cosas que a mí me interesaban como cineasta y los que dejaríamos para las escenas más comerciales.

Foto: Cortesía de la producción.

Tus películas han sido adaptadas en otros países (Somos lo que hay). ¿Esto te motivó a buscar al autor de La cara oculta para intercambiar comentarios?
No hablé con el director. Sólo vi una vez la película y traté de desamarrarme de ella, porque un poco la intención era reimaginarla, reescribirla por completo, encontrarle otra identidad a los personajes y otro ejercicio geográfico. Afortunadamente los productores nos dieron la oportunidad de encontrar una nueva cinta, que fuera lógica hacia dentro y congruente hacia el público que liba a ver.

Tienes muy pocos personajes en la historia, pero son muy poderosos. ¿Qué buscabas en los actores que les darían vida?
Para el personaje de Eric, la primera opción fue Chema (José María de Tavira), es un actor muy conocido que ha estado en proyectos comerciales pero que también ha estado en proyectos autorales, pero la peculiaridad que más me llamaba la atención y por la cual yo me incliné por él es que sabe tocar el pino, conoce muchísimo de música clásica y tiene formación académica como director de orquesta; a todas luces era él el actor ideal. Para el personaje de Fabiana sí se hizo un casting abierto, y de Cris (Rodlo) me llamó mucho su frescura y ligereza. A Paulina, cuando la conocí era para el personaje de Fabiana, pero al verla dije ella es Carolina, tiene como esta mirada de que te está investigando y me funcionaba muy bien para ese personaje.

Prácticamente solo hay una locación, la casa, y juega un papel importante en la historia. ¿Cómo dieron con ella?
Es un personaje muy importante en la película y tenía que ser muy específica: que fuera grande, opulenta, elegante y que a la vez funcionar como una jaula de oro. Primero encontramos una en el Pedregal, construida por Luis Barragán y prácticamente detenida en los setenta, pero en el inter la vendieron y no pudimos rodar ahí. Un miembro del equipo recordó que había grabado un comercial en una casa a las afueras de la ciudad, nos lanzamos a verla y nos enamoramos de ella. Funcionaba muy bien para lo que necesitábamos.

Advertising