De brutas, nada presenta su segunda temporada
Foto: Cortesía Prime Video

La serie De brutas, nada presenta su segunda temporada

Platicamos con Marimar Vega, Tesa Ía y José Pablo Minos sobre su filmación en Bogotá y la CDMX

https://media.timeout.com/images/105809190/image.jpg
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

El 6 de noviembre del año pasado, Prime Video estrenó la serie cómica De brutas, nada producida por Sony Pictures Television y basada en la exitosa novela colombiana Los caballeros las prefieren brutas. Tessa Ía, Christian Vázquez, José Pablo Minos, Diana Bovio, Carolina Ramírez, Marimar Vega y Julian Román protagonizan esta serie en la que nos muestran las dificultades de jóvenes adultos por encontrar un camino en la vida y sobre todo, saber qué hacer cuando el destino les destruye sus planes.

El público aceptó tanto la producción, que la plataforma, en enero de este año, presentó la segunda temporada con tres episodios más que la anterior. Ahora es el turno de que Sony Channel lleve a toda Latinoamérica estas historias. Platicamos con Tessa Ía, Marimar Vega y José Pablo Minor sobre sus personajes, aventuras filmando en otro país y la amistad que formaron.

La serie nos presenta a Crisitina, una mujer que parece tener la vida perfecta hasta que de repente todo le sale mal y a días de su boda se cancela el compromiso cambiando todos sus planes. Algo similar le ocurrió al mundo entero el año pasado con la llegada del Coronavirus. ¿Cómo enfrentaron esto?
Tessa Ía: Después de la experiencia de 2020, llego a 2021 sin esperar nada. Aceptando todo lo que venga en el camino. Cambiaron un poco mis prioridades también. Mi paz mental está hasta arriba y contenta.

Marimar Vega: Con los años he aprendido a vivir mucho más y aceptar lo que toque. Antes si me hubieras preguntado; hace cinco o 10 años era aferrada a todo, entonces sufría mucho. La pandemia ha sido tremenda y sé que muchas personas han perdido sus negocios, trabajos o hasta familiares, eso es muy doloroso. En mi caso todo eso me ayudó a ser agradecida con lo que tengo y baso mi vida ahora a eso, en las cosas muy chiquitas que llenan mi vida y sentirme agradecida con lo que tenga.

José Pablo Minor: Practiqué el soltar porque en mi caso hasta me llego a relacionar sentimentalmente con cosas, de que me costaba trabajo el no saber despedirme de un coche y me ponía mal. Entonces ha sido un trabajo para que más cosas lleguen, mantenerme fluido y por lo general, el camino te va diciendo lo que debes hacer.

Marimar, qué divertido es el personaje de Esther. Al principio parece ser la villana, pero conforme avanza la serie descubres que es una mujer que busca el éxito y debes quitar todo lo que te estorbe. ¿Cuál es la importancia de presentar un personaje como este y también hacer entender que por ser de ese modo no significa que seas alguien malo?
Marima Vega: A simple vista tiene esa estructura de villana y parece que lo único que quiere es hacer daño. En el fondo todos los seres humanos tenemos una dualidad porque hay momentos en la vida o gente que puede sacar lo peor de ti y otros sacan lo mejor de ti. Ella está buscando venganza, porque fue lastimada y se puede comportar de esa manera. El hecho de que todos los temas de la series estén tocados con sentidos del humor hace que funcione. La disfruté mucho porque amo el humor negro y el sarcasmo, y Esther hace que se vuelva divertido de verla. Al final, los cuatro personajes femeninos presentan a cuatro mujeres muy distintas y todas chidas en todas las facetas. Se planteó a las mujeres de muchas maneras.

José Pablo, en la televisión latinoamericana tenemos personajes gay y muestran su lucha por salir del closet, pero Rodrigo ya salió con su familia, amigos y hasta del trabajo, entonces sus problemas son otros. ¿Qué opinas de esto?
José Pablo Minor: Coincido contigo. Tengo rato buscando hacer personajes diferentes con otros formatos y otros procesos. Entonces llega Rodrigo y al principio dije que no, porque ya había interpretado a dos personajes gais y aunque sé que no eran igual, siempre hay algo en mi de hacer cosas distintas, pero al empezar a leerlo vi esta posibilidad de algo nuevo, porque lo importante de Rodrigo no es su preferencia sino otras cosas que también son súper importantes, pero me encantó que no fuera eso su todo.

Tessa, las series se han convertido en tu segunda casa, ¿qué encuentras en ellas que últimamente no las dejas?
Tessa Ía: Es muy rico porque te da la oportunidad de crear un equipo de trabajo que no puedes en el cine, por ejemplo. En De brutas, nada pasamos cuatro meses viviendo en Bogotá, solo enfocados en eso, liderados por un director que tenía muy claro todo; cómo quería que se viera y hasta como sonara. Cuando trabajas de ese modo todo se vuelve muy disfrutable, aparte de que tenemos una historia que es fresca, divertida y te hace pasar un buen rato en medio de un año terrorífico. Quiero compartir ligereza, entretenimiento, libertad a las personas que vean la serie.

Qué bueno que mencionas Bogotá, ¿cómo fue trabajar en esta ciudad?
Tessa Ía: Los colombianos y los mexicanos somos muy parecidos culturalmente, entonces se sentía como estar casa: su gente padrísima, la comida riquísima. Es padre estar lejos porque te enfoca en tu trabajo aunque también estuvo bonita la semana y media de venir a grabar a México para hacer todos los exteriores y ver a tus amigos, estar en casa unas mini vacaciones a mitad del rodaje.

Marimar Vega: Hace rato comentábamos del diseño de producciones que es una las cosas más valiosas que hay en esta serie. Todos los sets, el departamento de Cristina era un set y está hecho espectacular, no parece foro, pero lo era. Ni mi oficina, ni la de ellos existía, entonces se la rifaron y se veía increíble todo. Al final, Bogotá tiene unas cosas similares a CDMX en cuestión clima, trafico, gente, entonces no sentías una cosa tan lejana.

Una serie sobre amistad necesita mostrar personajes con química y la de ustedes parecía real. ¿Cómo le hicieron para encontrarla?
Tessa Ía: Ya era amiga de Cristian, quien hace a Osvaldo, y a Alejandro desde hace años, de hecho hasta fuimos roomies. Nos moríamos de la risa y de amor de quien hubiera dicho hace un millón de años que volveríamos a ser romíes, pero de ficción. Trabajar con gente que conoces y que quieres hace la experiencia más disfrutable. A Marimar ya la conocía y a José Pablo también, aunque no habíamos intimado como cuando estuvimos allá, y también nuestros compañeros colombianos que nos arroparon viviendo allá.

Marimar Vega: Fue algo que fluyó muy rápido porque nos conocíamos del medio, pero no éramos amigos. Nadie era cuate de nadie, o habíamos trabajado juntos, pero todo fue muy fácil. De pronto, ya todos nos la pasábamos genial juntos.

José Pablo Minor: De pronto, ya era el primer fin de semana de trabajo y todos estábamos en tu casa, Tessa, pasándolo genial.

De brutas, nada. Prime Video.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad