Lost in Space: ¡Peligro, peligro, la familia Robinson regresa!

A 53 años de Perdidos en el espacio, Netflix estrena el próximo 13 de abril un remake de la serie con un toque más sombrío. Te decimos qué verás en esta adaptación
Por Stivi de Tivi |
Advertising

Todo el mundo volteó al cielo gracias a los primeros viajes espaciales —que comenzaron en 1961—. Con esto en mente la cadena televisiva, CBS, estrenó en 1965 una adaptación de la novela La familia Robinson (1812), pero en lugar de naufragar en la desconocida india oriental, se pierden en el espacio: Perdidos en el espacio.

El show estaba situado 30 años en el futuro (o sea 1997) en la que los Robinson —tres niños, una doctora, un piloto, un doctor y un robot— viajan en dirección a un planeta con las mismas condiciones del planeta tierra, pero una tormenta de meteoritos los deja varados en el espacio.

Ahora, a 53 años, Netflix comienza de nuevo el viaje y revive esta historia, quitando la comedia sesentera y tomando un tono más serio; producida por Zack Estrin (Prision Break) y dirigida por Neil Marshall (director de los mejores episodios de Game Of Thrones). Para celebrar el reboot de Lost In Space te presentamos un comparativo de ambas series en los puntos más importantes.

Lost in Space, el nuevo remake de Netflix
Foto: Cortesía Netflix

La familia Robinson

La idea de la serie original era poner a la típica familia americana, viajando por el espacio. Grupos de todo el mundo lucharon por obtener un lugar en Jupiter 2, pero —obvio— los gringos fueron los seleccionados porque, pues, son gringos. En la versión 2018 los Robinson son una familia suiza con diferentes habilidades y estudios, por lo cual son los mejores.

Los cambios son notables, Maureen (Molly Parker) no es la clásica mamá que prepara la comida y cuida del jardín como en 1965. Aquí es una ingeniera aeroespacial quien fue la que tomó la decisión de llevar a su familia al espacio, mientras que la hija mayor, Judy, tiene un cargo esencial en la misión y no sirve solo es el objeto del deseo del piloto Don West. Por si esto no es suficiente, Judy Robinson es interpretada por Taylor Rusell, una actriz afroamericana.

Lost in Space, el remake de Netflix
Foto: Cortesía Netflix

Estética futurista

La primera versión de Lost in Space fue un show que ayudó a la revolución televisiva de los sesenta. Su diseño de producción era bastante grande.

La primera temporada fue producida y transmitida en blanco y negro, pero gracias a la audiencia, su segunda temporada se estrenó a color, convirtiéndose en una de las primeras series en hacer la transición.

En 2018 tendremos una serie llena de matices que curiosamente juega con una paleta de colores oscura para respetar la soledad que el espacio representa.

Advertising
Lost in Space, el remake de Netflix
Foto: Cortesía Netflix

Tecnología del Siglo XXI

CBS estaba enfadada por haber rechazado la serie Star Trek, por eso cuando estrenaron Lost in Space tuvieron tecnología de punta para que su show robara la atención, aunque ninguna de sus invenciones pudo llamar tanto la atención como el robot clase M —modelo B9— que era el fiel protector de la familia.

En 2018 este robot cambia totalmente de imagen a una más amenazadora y poco simpática. Will Robinson lo encuentra en un lugar y decide integrarlo al equipo cosa que la familia no está del todo de acuerdo.

Lost in Space, el remake de Netflix
Foto: Cortesía Netflix

El Dr. Smith / La Dra. Smith

No se puede hablar de Perdidos en el espacio sin tener que mencionar al Doctor Smith (Jonathan Haris) uno de los antihéroes más conocidos en la televisión.

Al principio de la serie era un doble agente —probablemente de Rusia porque era el gran rival de Estados Unidos en la carrera espacial— que quería impedir que los Robinson cumplieran su misión, pero conforme el programa fue avanzando se convirtió en el toque gracioso del show.

En la versión de Netflix, el cambio más impresionante es que la actriz, Parker Posey (ha trabajado en más 50 películas y series), va a interpretar a este personaje, que por fin dejará a un lado su parte sentimental para demostrar la única que nos importa: son sus ganas de obtener lo que busca sin importarle todos los demás.

Advertising