Mariana Chenillo, directora de Todo lo invisible
Foto: Cortesía Iñigo Ibáñez

Mariana Chenillo nos cuenta sobre cómo es perder la vista en Todo lo invisible

La directora mexicana nos platica sobre Todo lo invisible, su nueva cinta que llega a salas comerciales en abril

Por Gil Camargo
Advertising

Al igual que el escritor José Saramago planteó su novela Ensayo sobre la ceguera (1995), Mariana Chenillo nos enfrenta a la experiencia de perder la vista en Todo lo invisible, cinta que nos presenta a Jonás (Ari Brickman) que después de un accidente de tránsito queda ciego y debe adaptarse a su nueva vida. 

La película, que fue exhibida en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, llegará a salas de cine el próximo 22 de abril, razón por la que platicamos con su directora para conocer más sobre su nuevo proyecto.

Recomendado: 12 directoras de cine mexicanas que nos enorgullecen.

A más de 10 años de tu debutar con Cinco días sin Nora (2008), ¿cómo ha sido tu experiencia como directora en la industria mexicana?
He tenido mucha suerte de participar en proyectos diferentes en cine y televisión. Agradezco haber sido contratada porque he aprendido mucho al trabajar fuera de los universos que puedo imaginar, incluyendo la película Paraíso (2013) y una que estoy haciendo ahorita (que es sorpresa) que no es un guion mío. Por otro lado, es una industria en la que hay pocas mujeres; se contratan más hombres, entonces al navegar en esas aguas se vive con ciertas expectativas de lo que un director o directora deben de ser. Lo que pase en la pantalla no solo tiene que ver con ser mujer, también sobre quién soy. Se están abriendo a muchas cosas, pero todavía hay ciertas inequidades.

¿Qué medidas crees que necesita la industria cinematográfica para eliminar la brecha de género en México?
Me gustaría tener una respuesta, pero cada vez que me lo pregunto, estoy en un momento personal y profesionalmente en el que voy cambiando. Todo es radicalmente diferente a cuando hice 5 días sin Nora; comportamientos que ya no se permiten, puertas que están abiertas, pero veo en las mujeres más jóvenes mucha esperanza. 

¿Cómo es tu proceso en las grabaciones? ¿Permites que los actores jueguen con el guion?
Por un lado es una relación cercana desde que entran al set, de llevarlos por el proceso, los veo y les digo lo que funciona, y no los dejo solos para que encuentren lo que se necesita. Si los diálogos están revisados, los diálogos se quedan como están. Hay muchos actores buenísimos improvisando que siempre mejoran todo, pero a veces funciona más lo que está en el guion.

¿En qué te inspiraste para crear Todo lo invisible?
La relación con la vista porque soy miope. Se me desprendió la retina cuando comencé la escuela de cine, entonces es algo en lo que estaba interesada, pero en ese entonces no tenía el tono y no quería explorarlo en un melodrama. Te quedas ciego y luego ¿qué? Esa era la pregunta. Cuando comencé a escribir el guion, haciendo equipo con Ari Brickman, que es el actor principal y también hizo la música, primero me pregunté ¿qué le queda a este señor? ¿Qué viene después? Pensaba que se tenía que salir de su casa, ir a otro lugar para poder reinventarse porque, aunque tenga una familia, ahí no puede reconstruirse. ¿A dónde vas? ¿Qué puedes hacer? La respuesta a todo eso es el sentido de la película. Era importante que el protagonista fuera hombre (obvio quería que lo hiciera Ari porque es un actor fantástico) porque en los esquemas sociales en los que vivimos nos enseñan a que los hombres tienen que ser fuertes, a no quebrarse, a nunca ser vulnerables. 

¿Tuviste contacto con algún caso similar al de Jonás?
Sí. Tuvimos un proceso de investigación largo, pero es algo que he tenido muy cerca porque al ser miope, si me quito los lentes estoy ciega. Además de la visión, era importante mostrar la fragilidad; estás en cierta circunstancia de la vida, con ciertos privilegios, con la capacidad de tener control de ti mismo y de pronto cuando eso cambia, todo se pone en juego. No solo tiene que ver solo con la ceguera, sino con otros procesos de cambio. Hay cosas tomadas de experiencias, de lecturas y de biografías. Era muy importante que la historia pasará a través de Jonás, para no tener lástima sino vivirlo con él. Fue un proceso emotivo y muy sensorial.

Todo lo invisible Dir. Mariana Chenillo. México, 2020. Con Ari Brickman, Bárbara Mori, José María de Tavira y Daniela Schmidt. Estreno: Jue 22.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising