Noche de fuego, la nueva película de Tatiana Huezo
Foto: Cortesía Calouma Films

Mayra Batalla protagoniza Noche de Fuego, la nueva película de Tatiana Huezo

La primera ficción de la directora mexicana estrena el 16 de septiembre. Aquí lo que nos contó su protagonista

https://media.timeout.com/images/105809190/image.jpg
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

Ana y sus amigas, Paula y María, son unas niñas que viven en un pueblo controlado por el narco donde la mayoría de las mujeres trabajan en los campos de amapola mientras sus maridos se fueron a Estados Unidos. Rita, la mamá de Ana, sabe que su niña no tardará en crecer lo cual la convertirá en el deseo de los hombres que controlan el lugar por lo que hará todo lo posible para quitarle su feminidad mientras Ana solo quiere jugar con sus amigas.

Esta es la historia de Noche de fuego, la nueva película de la galardonada Tatiana Huezo, que recibió ovaciones en la pasada edición del festival de Cannes obteniendo la mención honorífica en la categoría de Una cierta mirada. El 16 de septiembre se estrena en los cines del país semanas antes de su estreno mundial en Netflix.  A propósito de esto, platicamos con la actriz Mayra Batalla que interpreta a Rita.

Recomendado: 12 directoras mexicanas de cine que nos enorgullecen.

Se han estrenado películas sobre el crimen organizado desde una mirada femenina, ¿a qué crees que se deba esto?
Obedece a varios factores, entre ellos y una muy importante, la aparición de varias directoras. Mujeres al frente haciendo que las historias cambien, contándolas de manera distinta. Me parece un gran acierto porque es necesario ya que somos nosotras las que más sufrimos esta terrible violencia. La mirada del hombre y de la mujer ante la realidad es muy distinta, ninguna es mejor que otra, solo diferente porque los hombres sienten miedo a la violencia, pero no saben lo que es sentir miedo solo por ser hombre y eso es muy particular en las historias que las mujeres directoras relatan, particularmente en Noche de fuego.

Esta es la primera ficción de Tatiana Huezo como directora, ¿cómo fue la experiencia de ser dirigida por una reconocida documentalista?
Fue muy particular porque nunca había trabajado de esa manera con otro director o directora, por el hecho de que como es documentalista hace que la película viaje entre la ficción y el documental, entonces hay una existencia por encontrar la veracidad en cada escena. La gente que fue elegida para trabajar en el filme tuvimos que enfrentarnos a que Tatiana se adentrará a nosotros porque ella quería saber ¿Quiénes éramos? ¿Cuál era nuestra vida? Para poder cruzar entre nuestra vida y la de los personajes.

Es una película muy visual que cuenta con muchos elementos en cada escena, ¿cómo fue trabajar todos estos detalles con Tatiana?
Totalmente porque para ella, el detalle lo es todo. No le da igual a Tatiana que algo este completamente inclinado o casi inclinado, debe estar como lo pide por lo que todo lo que ves no es accidente, estuvo pensando a detalle. Ese rigor fue una de las cosas que más disfruté porque siempre era verla con un cuaderno lleno de notas en la mano. La casa de mi personaje, todo lo que existe ahí tiene una razón y ella me las contaba. Como el machete, que en la historia llega a tener un sentido, pero va más allá porque ese machete tuvo que ver con una experiencia personal ya que su padre alguna vez tuvo que defenderlas con este artefacto. Es el trabajo más personal en el que he trabajado, no solo de mi parte sino de Tatiana.

De cierta manera tuviste que guiar a las niñas que estaban debutando en la actuación, ¿cómo fue tomar el control en escena?
Más allá de interpretar a un personaje, tenía la responsabilidad de poner a estas niñas en el lugar emocional que se necesitaba, entonces todo el tiempo debía de provocarlas para despertar esa rabia. Tatiana me daba directrices para que llevara a puntos emocionales a las niñas, por lo que hicimos muchísimos ejercicios para entrar ahí y construir confianza, esos dos puntos fueron los que más trabajamos y todo venía de conocernos, sabiendo que nos dolía o emocionaba y jugar con eso. Tenía esta necesidad de estar muy atenta a lo que ellas requerían.

¿Cómo fue el rodaje?
Fueron 12 semanas en el pueblo, pero previamente estuvimos dos meses trabajando con las niñas. Tratamos de ensayar, no las escenas, porque yo no tuve el guion hasta meses después de que la película terminara, así que me fui enterando poco a poco de lo que se trataba la película. Tenía solo algunas escenas que me dieron para el casting por lo que no sabía mucho de qué trataba, así que éramos nosotras reaccionando a las situaciones que nos presentaban.

¿Cómo fue la experiencia de presentar la película en Cannes?
Enorme y especial. Ir a Cannes es el sueño de todos, pero muy pocos los pueden cumplir por lo que te sientes privilegiado ya que eso es, un privilegio. Además de que la noche de estreno la gente reaccionó muy bien, estaban muy emocionados. Más allá de los aplausos, se sentía en la sala un desahogo colectivo porque más allá de si vives o no con esta violencia, lo que la historia narra es la fragilidad de la niñez porque todos hemos sentido cuando la ingenuidad o la burbuja de la niñez se nos rompe para darnos cuenta de la rudeza de la vida. Todos lo hemos vivido y por eso conecta a nivel mundial.

Noche de fuego Dir. Tatiana Huezo. México, 2021. Con Norma Pablo, Mayra Batalla y Olivia Lagunas. Estreno: Jueves 16 de septiembre.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad