Minions: Nace un villano
Foto: Cortesía de la producción

Minions: Nace un villano

Esta trama corta, larga en tonterías, con el regreso de los pequeños alborotadores amarillos, es una bomba de diversión

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑✩

Steve Carell es divertido como la voz del supervillano Gru, pero seamos sinceros, la franquicia Mi villano favorito, que recaudó $ 4.5 mil millones, le debe la mayor parte de ese botín a sus Minions de color plátano y forma de perdigones. Son puro crack de la comedia para los pequeños, incluso si sus payasadas vociferantes han llevado a uno o dos adultos al límite con sus cuatro películas hasta la fecha.

La película número cinco, la secuela de la historia de origen —spin-off, si está siguiendo la pista— arroja un hueso o dos a los adultos que lo acompañan de cierta edad con su ambientación chispeante de los setenta, una banda sonora llena de gotas de aguja y al menos una buena broma que involucre un teléfono rotatorio. Al igual que Minions de 2015, está ambientada antes de los eventos de las películas Mi villano favorito: avanza una década desde los setenta hasta la era disco de 1976 y reintroduce a Gru (todavía con la voz de Carell) como un escolar de 11¾ años con aspiraciones al mal. 

Debajo de un emporio de vinilos llamado Criminal Records están los villanos a los que quiere unirse: los Vicious 6, una banda de superbados al estilo de DC liderada por la diva disco de Taraji P Henson, Belle Bottom, y que presenta un variopinto grupo de malvados punk-tásticos (una selección del grupo El Jean Clawed con manos de langosta. Sí, Jean-Claude Van Damme). Arruinando su entrevista, Gru se escapa con su amuleto sobrenatural, con la esperanza de demostrar su mala fe de buena fe, pero en lugar de eso, pone en marcha una misión de rescate y secuestro al azar que muestra de lo que son capaces sus nuevos ayudantes amarillos. Lo cual, no es mucho.

Minions: Nace un villano está en su mejor momento cuando abraza el espíritu Looney Tunes de esos pequeños ayudantes, deteniéndose para verlos golpearse entre sí con mazos o secuestrar un avión comercial. (Sí, sé que es solo una animación, pero nunca más querrás volar a ningún lado).

Las referencias a la cultura pop de los setenta son abundantes y rápidas: hay guiños a todo, desde Midnight Cowboy hasta Jaws, incluso si a menudo se sienten un poco desconectados de la historia. La banda sonora atraviesa la pila de vinilos de tu padre para desatar nuevas versiones de "All the Young Dudes", "You Can't Always Get What You Want" y "Funky Town" de artistas como Thundercat y Caroline Polachek. 

La mayor decepción es una trama que gira en torno a un antiguo McGuffin de interés limitado. Todo culmina en un enfrentamiento en Chinatown y se parece más a una apuesta por una cuota de mercado en Asia que a una trama emocionante. No es que a tus hijos les importe un bledo eso. Estarán demasiado ocupados riéndose de la broca con el martillo neumático.

Minions: Nace un villano Dir. Kyle Balda, Brad Ableson, Jonathan del Val. Estados Unidos, 2022.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad