Papás por encargo
Foto: Cortesía Disney+

Papás por encargo, la primera serie de Disney+ filmada en México

Platicamos con sus protagonistas, Jorge Blanco, Lalo Brito y Fátima Molina sobre cómo vivieron esta experiencia

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

Itzel (Fátima Molina), Miguel (Jorga Blanco), Diego (Lalo Brito) y Morgan (Michael Ronda), son mejores amigos que comparten su amor por la música hasta que un día Itzel decide irse sin decirles, dejándoles una pequeña sorpresa: su bebé recién nacida llamada California. 13 años después, los ahora tres papás han dejado a un lado sus sueños para darle lo mejor a su hija quien está festejando su fiesta de cumpleaños cuando un sorpresivo regalo de su madre le dice que quiere conocerla, por lo que los cuatros se embarcaran en una aventura en carretera siguiendo las pistas que les dejó para encontrarla y descubrir cuál fue la razón por la que se fue.

Esta es la trama de Papás por encargo, nueva producción de Disney+ y la primera filmada en México con un elenco que ha crecido en la casa del ratón. El 13 de julio estrena en la plataforma la primera temporada completa que consta de 10 episodios y para celebrarlo, platicamos con todo el elenco completo de esta producción que es una carta de amor a México.

La historia nos presenta como un accidente inesperado les cambia la vida y al final se convierte en lo mejor que les ha pasado, ¿En su vida se han enfrentado a una situación similar?
Jorge Blanco: Siempre hay decisiones que la vida te manda y tienes ese miedo de decir, ¿Qué hago? ¿Por aquí o por acá? Es muy loco que esas pequeñas cosas pueden cambiar el rumbo de toda tu vida hasta decir, ¡uy creo que sí fue lo correcto! Eso es muy loco y a nosotros como artistas nos pasa mucho con proyectos o la primera vez que vas a hacer un casting y tienes miedo, ¿Será no será? ¿Me quieren o no me quieren? Creo que un poco les pasó a nuestros personajes que a los tres les dio como un switch de instinto paternal automático, llegó California y fue como instintivo, esa cosa humana que tenemos todos por querer ayudar al otro, abrazarlo. Eso se me hace muy lindo.

Lalo Brito: En la historia de la serie nosotros tenemos una banda y abandonamos nuestro sueño para cuidar a la niña. Eso me pasó en el aspecto de que abandoné también mis sueños en algún punto y dejé la carrera porque las cosas no iban bien, no salía ninguna oportunidad y dije me pongo a estudiar y entré a la universidad. Entonces dejé mi sueño y siento que eso también pasó aquí, creo que vale la pena darte unos respiros mientras suceden las cosas, todo es timing y la vida tiene tantas señales, tenemos que aprender tanto. 

Fátima Molina: A lo largo de la vida pasan muchas cosas que uno cree que no desea y luego pasa que dices: creo que fue lo mejor que me pasó y es que en el momento te puede doler, pero te das cuenta, no me gustan estas palabras de tía: las cosas pasan por algo, pero sí, tienen mucho sentido. La vida mucho se trata de eso, que no todo es sí, sí, sino que va a haber muchos NO que en el momento te duelen, pero que te conducen a algo mejor de lo que tú esperabas.

¿Qué opinan de la evolución en sus historias que ha tenido Disney? Ya no todo es música, magia y amor.
Jorge Blanco: Estamos contando algo que es muy real desde un punto de vista de que sí podría haber un personaje que como Morgan al que le llegó una niña o a Miguel, o sea, es algo que puede pasar porque contamos una historia desde un punto muy verdadero y de ahí parten cosas que puede hacer que mucha gente en casa se relacione. Disney se está abriendo a eso buscando todas las posibilidades con esa verdad.

Lalo Brito: Que tal cuando normalizamos la comunicación del papá con la niña, hablamos de un tema muy lindo y delicado de alguna manera, pero que hay que hacernos responsables porque hablamos del primer ciclo menstrual de una niña, entonces como normalizamos la comunicación sobre cómo llevar esa situación, fue muy bonita escena.

Farah Justiniani: Es un tabú y que tenemos que romper porque es algo que nos pasa a todas las mujeres, además, el estar con mis tres papas también por parte de un hombre, teniendo un poco de empatía de que es lo que siente un hombre al tener una hija y que le pase eso. Normalizar esto es increíble.

Michael Ronda: Somos tres papás y con eso se rompen los tabúes que han existido dentro del mundo. Disney está haciendo cosas bien padres al darle voz a muchas áreas de la vida que son cotidianas y que no parecían cotidianas, pero que sí lo son.

El rodaje de la serie fue en plena pandemia, ¿Cómo fue esta experiencia mientras viajaban por todo el país?
Michael Ronda: Fue increíble, sí envidiamos porque no es que fuimos aquí a dar la vuelta a la peda y regresamos, fuimos a la Paz, mientras tú sufrías, nosotros estábamos en la Mazatlán, Zacatecas, Durango, Pátzcuaro. La neta es que lo pasamos muy bien, siempre viajamos con equipo dedicado a checar COVID-10 y nos hacían pruebas cada dos días porque éramos visitantes en algunas ciudades y tampoco se trataba de andar compartiendo el virus, pero fuimos muy responsables al respecto y la neta es que nos lo pasamos muy bien, muy bien.

Jorge Blanco: Además, tuvimos suerte porque era una situación donde era muy común contagiarte, otras producciones a cada rato se frenaban porque alguien o varios estaban contagiados y para nosotros la verdad nos fue muy bien, ni uno, ni uno se enfermó. 

Fátima Molina: El retomar después de estar encerrados, pero eso justo nos da muchísimas ganas de hacerlo, de seguir. La pandemia ha sido el reto más grande al que me enfrentado porque tienes estrés, pero estás contento porque estás filmando y a la vez agradecida porque tienes trabajo en una situación así, pero nunca dejó de estar como el estrés donde si uno caía parabas las grabaciones alargando la producción y no sabes si ponías en peligro la vida de alguien, pero salimos victoriosos sin nadie contagiado y ahora podemos celebrar que se logró, ahí está, ya lo van a poder ver.

¿Y en este gran viaje tuvieron algunas aventuras o experiencias divertidas en conjunto?
Michael Ronda: Viajamos de la Paz a Mazatlán en ferry que era como un viaje de 12 horas. Ahí nos dormimos, ¡Buenas noches, nos vemos mañana! Al otro día en la mañana, todos se rascaban y yo también, ¿Qué chistoso? Pues teníamos chinches, ¡Chinches! Todo el barco estaba infectado entonces actores, directores, producción, todos rascándonos las piernas. De hecho, en la serie pueden buscar los puntos rojos en nuestra piel, las ronchas. La ropa no se podía lavar porque no muere con eso el insecto, tuvimos que tirar la ropa. 

Fátima Molina: Sí me llené de chinches en las piernas gracias a ese maldito ferry y ya cuando nos bajamos y vi las piernas de todos, dije, ¿Qué pasó aquí?

Lalo Brito: Eso y también cuando fuimos a Durango que éramos más de 150 personas del equipo y a todos nos dio diarrea, algo pasó que todos teníamos. Entonces la fila de 20 personas en el único baño que había fue la que montaron en el campo. 

Jorge Blanco: Hay muchas teorías sobre eso, unos dijeron que era la comida, pero yo siento que como estuvimos grabando en un pueblo que tenía mucha tierra y viento, entonces alguien que no está acostumbrado a estar respirando tierra con animales todo el tiempo y pues te pega.

Fátima Molina: Yo recuerdo cuando llegamos a playa Balandra que es una de las playas más hermosas que yo he conocido y llegamos de madrugada porque es una reserva, entonces llegamos a las cuatro o cinco de la mañana porque solo dejan entrar a un cierto número de personas, llegamos súper temprano y que empieza a caer una lluvia tremenda por lo que tuvimos que cortar el llamado y eso implica muchas cosas porque tú tienes un calendario y la lluvia no nos permitió cumplirlo. Estuvimos atorados solo viendo llover, pero al día siguiente el clima afortunadamente estuvo bien.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad