Possessor, la nueva película de Brandon Cronenberg
Foto: Cortesía de la producción

Reseña de Possessor, la nueva película de Brandon Cronenberg

Brandon Cronenberg vuelve con una película de ciencia ficción que hace una crítica a la tecnología

Por Zach Long
Advertising

⭑⭑⭑⭑✩

Al mostrar agujas clavadas en el cuero cabelludo, puñaladas sangrientas y un golpe particularmente brutal con un atizador de chimenea (todo logrado con efectos prácticos), Possessor no es para gente aprensiva. Claramente inspirado por el trabajo de su padre (David Cronenberg), el guionista y director Brandon Cronenberg (Antiviral) ha creado una película que transita en una vena igualmente incómoda de horror corporal. La violencia visceral y el plasma salpicado proporcionan el desordenado escaparate de una narrativa que explora la experiencia de perder el sentido de uno mismo.

En una versión alternativa de 2008, Tasya Vos (Andrea Riseborough) es una asesina hábil que selecciona objetivos de alto perfil para poseer los cuerpos de otras personas a través de un enlace de implante cerebral. Su última asignación le da la tarea de poseer a Colin Tate (Christopher Abbott) y matar al padre de su prometida, el rico director ejecutivo de una empresa de tecnología de recolección de datos similar a Amazon del que Vos tiene que hacerse cargo. Pero una vez que ella entra en la piel de Tate, las alucinaciones y los recuerdos confusos comienzan a difuminar las líneas: ¿quién, aquí, realmente controla a quién?

Un actor que retrata a un coprotagonista puede ser una aguja difícil de enhebrar, pero la actuación de Abbott como Tate, cuando Vos tira de los hilos inteligentemente, no nos recuerda a Travolta en Contra/Cara de 1997. En cambio, ves lo suficiente de Vos como ella misma antes de la fusión mental para reconocer las pequeñas formas en que la contenida interpretación de Abbott se hace eco en sus gestos. Todo se vuelve un poco turbio cuando los dos personajes comienzan a competir por el control, pero el periodo previo es inquietantemente convincente.

Igual de eficaz es la construcción del mundo de Cronenberg. Plantea una sociedad en la que los dispositivos de control cerebral existen junto con las cámaras domésticas que invaden la privacidad, los voluminosos vapeadores y los cascos de realidad virtual. Un sentido familiar de dependencia de la tecnología impregna las cosas, acompañado de la voluntad necesaria para pasar por alto las repercusiones de las corporaciones gigantes que ejercen control sobre las vidas humanas.

Lleno de grandes ideas y galones de hemoglobina artificial, Possessor es un viaje cinematográfico desordenado que te deja conectado a los nodos. Incluso sin tener el presupuesto de The Matrix o Inception, Cronenberg ofrece un viaje igualmente alucinante que está lleno de piezas espantosas y un mensaje claro: no importa si estás piloteando un dron mecánico o habitando uno humano, el negocio de matar tiene una tendencia a separarte de tu identidad. Por no hablar de tu humanidad.

Possesor Dir. Brandon Cronenberg. Canadá, 2020. Con Andrea Riseborough, Christopher Abbott, Rossif Sutherland y Tuppence Middleton.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising