WEST SIDE STORY
Photograph: Niko Tavernise/Twentieth Century Fox

Steven Spielberg reinventa el clásico Amor sin Barreras

¿Cómo superas a un clásico? La nueva versión Spielberg lo logra con buen estilo. No te pierdas este musical

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑⭑

Si, como yo, tiendes a pensar que Amor sin barreras son solo un montón de chicos trepando vallas, interrumpidos por una extraña canción, su nueva impresionante, musculosa y tremendamente moldeada, regresa al musical original de Broadway en sus elegantes ajustes estructurales, asintiendo respetuosamente a la película de 1961 al reformular a Rita Moreno, mientras sobrealimenta una historia antigua con nueva urgencia. ¿Cómo superas a una película que ganó diez premios Oscar? Así es cómo. 

Hay un sustrato de artistas de nivel trabajando aquí: desde el propio Spielberg, que ofrece su mejor película en casi 20 años, hasta el fallecido gran Stephen Sondheim (letrista), Jerome Robbins (coreógrafo), Leonard Bernstein (compositor) y William Shakespeare (el chico de las ideas), realmente puedes sentirlo. Las canciones siguen siendo geniales, la música estridente de Bernstein es el sonido de Nueva York y la historia sigue siendo sólida y engañosamente simple.

Como es tradicional, dos pandillas, los Jets Caucásicos y los Tiburones Puertorriqueños, y su pareja de amantes desventurados, Tony (Ansel Elgort) y María (la recién llegada Rachel Zegler), pelean, bailan, se enamoran y, finalmente, se derriten por completo en un rincón de la Gran Manzana sembrado de estruendo. Los respectivos líderes de las pandillas, Riff y Bernardo (Mike Faist y David Alvarez, ambos fabulosos), engatusan a sus tripulaciones hacia una pelea que decidirá la propiedad del territorio de una vez por todas. Por supuesto, terminará en lágrimas.

Pero Spielberg y el guionista Tony Kushner (ganador del premio Pulitzer por  Angels in America) descubren una nueva resonancia feroz en el tratamiento de la historia sobre la inmigración, la raza, el género, la masculinidad y la gentrificación. Un encuentro temprano con el detective intolerante del vecindario, el teniente Schrank (Corey Stoll), una especie de oficial racista Dibble, marca la pauta: los jets están básicamente limpiando étnicamente los barrios puertorriqueños, y los policías los respaldan.

Resuena en todas partes, en particular durante una puesta en escena del himno migratorio central "América", espectacularmente escenificada por el coreógrafo Justin Peck, que no se molesta en ocultar su rabia en medio del hipnótico remolino de faldas que fluyen.

Otros personajes reciben nuevas dimensiones aquí, incluido el despreciado y vengativo Chino y, lo que es más significativo, el aspirante a Jet, interpretado por la actriz no binaria Iris Menas. Un momento conmovedor de aceptación en la pandilla se juega a la perfección.

Entonces, ¿cuáles son los defectos? Bueno, como siempre, con una historia original en la que Tybalt es mucho más rudo que Romeo, la pareja central lovie-dovie se siente sin poder en comparación con los cables vivos que los rodean. A pesar de todos los encantos de estos últimos, Anita y Bernardo son personajes más interesantes que Tony y María, esbozados en forma fina, y se te perdonará por querer pasar más tiempo con ellos. También necesitas una tolerancia bastante alta para chasquear los dedos.

Más allá de eso, todo canta. Hay un toque de dieta Brando en el reformado chico malo convertido en agapornis de Elgort, pero Zegler aporta una encantadora marca de inocencia y convicción a María. Y no se sorprenda de ver a Moreno (o para el caso Spielberg) ganando otro Oscar. Solo se necesitan otros nueve más ...

Amor sin barreras Dir. Steven Spielberg. Estados Unidos, 2021. Con Rachel Zegler, Ansel Elgort, David Alvarez, Ariana DeBose, Rita Moreno, Josh Andrés Rivera, Corey Stoll y Brian d'Arcy James. Estreno Jueves 9 de diciembre.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad