Mia Wasikowska in a stripy top dancing in a bar with fairy lights and bathed in red light
Photograph: CG CINÉMA

Bergman Island de Mia Hansen-Løve estrena en el FICM

La directora Mia Hansen-Løve presenta este drama de una relación. Brillante como una joya

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Cualquiera que disfrute el trabajo emocionalmente inteligente, infinitamente intuitivo, pero completamente sucio de la cineasta francesa Mia Hansen-Løve, se sorprenderá al saber que su primer drama en inglés presenta una escena sacada de una película de terror. Un acosador persigue a una mujer joven en un lugar abandonado hasta que se cambian los papeles y el agresor es apuñalado en las tripas. Además de un vistazo intrigante de cómo se vería una película de Halloween de Hansen-Løve, es uno de los muchos momentos divertidos en un drama de relaciones que utiliza como locación la isla que el gran autor sueco Ingmar Bergman usó como metatelón en una inmersión profunda de los caprichos del corazón humano y la búsqueda de una mujer por la emancipación creativa. 

Esa escena de acecho, resulta, es un clip de la última película de Tony Sanders (Tim Roth). Es un cineasta que se refugia cada verano en la remota isla sueca de Fårö para escribir un guión, mientras que su esposa, la guionista Chris (Vicky Krieps de Phantom Thread) hace lo mismo y su hija está de vuelta con los suegros. Tony ha sido invitado a proyectar su nueva película y a realizar una sesión de preguntas y respuestas en el Bergman Center, y los admiradores deslumbrados y los aspirantes a cineastas que esperan después las selfies nos dan una pista de su condición de figura establecida en el mundo del cine. Sin embargo, es Chris, quien es el corazón de la película y sus esfuerzos por esbozar algo para su nuevo guión, una historia autobiográfica de una cineasta de 28 años que trabaja en el final de un amor joven apasionado, son las luchas que estamos enfrentando. Esa pareja ficticia, Amy (Mia Wasikowska) y Joseph (Anders Danielsen Lie, quien hizo un inquietante Anders Breivik en Paul Greengrass), eventualmente cobrará vida más adelante en la película en una clase de metapelícula llamada El vestido blanco cuando su visión finalmente cobra vida.

Hansen-Løve tiene un verdadero ingenio para amplificar los pequeños momentos en las relaciones, y encuentra colaboradores hábiles en Krieps y Roth, así como en Wasikowska y Lie. Su película toma pistas obvias de Escenas de un matrimonio de Bergman, una visión más apocalíptica de una relación en caída libre lenta (la película que hizo que millones de personas se divorciaran, bromea secamente un local), pero no servilmente. Si bien los fanáticos disfrutarán de la isla de Bergman por el conocimiento previo de, por ejemplo, Through a Glass Darkly y The Serpent's Egg, esto no es de ninguna manera esencial.

En lugar de escenas de diálogo carnosas al estilo de Bergman, el vínculo de la pareja se esboza a través de intercambios sin palabras, cambios sutiles en el lenguaje corporal y desacuerdos afables sobre el trabajo del autor sueco (ella está magullada por su austeridad emocional; él se niega a mirar El Séptimo Sello de nuevo, aunque ella no lo ha visto). Se sienten cómodos pero tal vez sin pasión —hay más de un indicio de frustración sexual por parte de ella—, y la dinámica se ha sesgado a su favor, pero aún son tiernos y se apoyan el uno al otro. Cualquier pareja que pueda surgir de una proyección de Gritos y susurros que todavía se toman de la mano no puede estar haciéndolo tan mal, aunque existe la sensación de que, si bien se satisfacen sus necesidades, las de ella no.

El personaje de Chris se siente como un claro sustituto de la propia Hansen-Løve (la cineasta tiene un hijo con el también director francés Olivier Assayas). Y aunque la historia no es autobiográfica, hay un toque de experiencia vivida aquí, de sentimientos muy personales y preguntas importantes que se canalizan a través de estos personajes, que mantiene sus paisajes iluminados por el sol y las interacciones de la isla en la base de la relación. "Toda esta belleza es opresiva", señala Chris, y en ocasiones, puedes sentir lo que ella quiere decir. La gentil energía de Krieps trabaja duro para enmascarar el tumulto debajo de la superficie mientras Chris se aleja de Tony para explorar los viejos lugares de Bergman tanto solo como con un estudiante de cine que tiene conocimientos locales para compartir.

Pero además de Tony y ese joven amor que ella no puede dejar atrás, la otra relación clave de Chris en la película es con el mismo Bergman. Mientras lucha con el desafío de ser madre y una artista prolífica, observa que nadie se inmuta ante el hecho de que Bergman tuvo nueve hijos de seis mujeres y apenas cambió un pañal. Sin embargo, cuando Chris bromea diciendo que su fantasía es tener hijos con dos hombres, se hace un incómodo silencio; "La respuestas de Bergman fueron tan crueles en su arte como lo fue en su vida", es un recordatorio de que las fallas de los artistas masculinos se descartan perezosamente como el precio a pagar por su arte. Es una idea para la que Hansen-Løve claramente no tiene tiempo: a las mujeres no se les perdona por ser crueles ni en la vida ni en el trabajo; sin embargo, aquí hay un hombre que se pasa de ambos. Bergman Island, pero al igual que esa película slasher, sigue siendo una película con un punto afilado.

Bergman Island Dir. Mia Hansen-Løve. Francia, 2021. Con Vicky Krieps, Tim Roth, Mia Wasikowska, Anders Danielsen Lie, Joel Spira, Oscar Reis y Jonas Larsson Grönström.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad