MINARI
Photograph: Josh Ethan Johnson

Minari

Lee Isaac Chung explota su propia infancia en medio oeste en este drama familiar desbordado dolor y esperanza

https://media.timeout.com/images/105813997/image.jpg
Escrito por
Phil de Semlyen
Publicidad

⭑⭑⭑⭑⭑

La hierba coreana comestible de la que toma su nombre este drama familiar agridulce y seductor tiende a crecer rápidamente y luego se extingue, y después renace rozagante. Esta perfecta metáfora del regreso de la hierba se encuentra en el corazón de la historia de Lee Isaac Chung sobre la siembra de raíces y la resiliencia, una película que explora la dolorosa habilidad de la vida para hacerte luchar por encontrar tu lugar, incluso antes de que puedas pensar en prosperar. 

Cuando conocemos a la joven familia coreano-estadounidense de Minari, definitivamente no está prosperando. Papá Jacob (Steven Yeun) tiene grandes sueños de convertir unas remotas tierras de cultivo de Arkansas en un lucrativo negocio de verduras coreano, y su esposa Monica (Yeri Han) lo sigue en una camioneta cargada con sus pertenencias y sus principales reservas. Para sus dos hijos nacidos en Estados Unidos, el pequeño David (Alan S Kim) y Anne (Noel Cho), un poco mayor, la idea de mudarse a una casa rodante y vivir en aislamiento es tan emocionante como una lata vacía.

Es imposible decir exactamente cuánto nos está mostrando Chung de su propia infancia en Arkansas, con las luchas, disputas y alegrías de su familia. Pero lo más importante es que comparte lo que siente: los intercambios vacilantes con los bienintencionados y los casualmente racistas por igual, las conversaciones que se apagan o la sensación de perder algo viejo sin ganar lo nuevo que se supone que debe reemplazarlo. La llegada de la abuela (Yuh-jung Youn) con maletas de golosinas coreanas y un hanyak, para ayudar en los cuidados de David, quien padece de un soplo en el corazón, aumenta la sensación de una familia golpeada por una especie de placas tectónicas culturales.

La melodiosa música de Emile Mosseri baña la película de nostalgia y tristeza en un momento, y de esperanza y optimismo en el siguiente. Hay tanto que amar en las actuaciones que es imposible destacar ninguna, pero Yuh-jung es una fuerza de la naturaleza, dirigida por el granjero pentacostal de Will Patton, un veterano de la Guerra de Corea que actúa como un hombre en contacto constante con un cable eléctrico vivo y quien encuentra significado divino literalmente en todo. Su espíritu generoso, a menudo expresado de manera extraña pero sincera hasta la médula, es emblemático en una película que valora la bondad y la conexión por encima de todo. 

Con el uso liberal de los amplios cielos del Medio Oeste y el sol de la tarde vaporosa, Chung evoca algo elemental y arrebatador de este tapiz de pequeños momentos. Minari toma sus propias experiencias como un niño que creció en Arkansas, mientras explora nuestro vínculo y responsabilidades con la tierra y entre nosotros. Es a la vez íntima y expansiva: una película con un gran corazón y no hay una mala palabra que decir sobre alguien.

Minari Dir. Lee Isaac Chung. Estados Unidos, 2020. Con Steven Yeun, Han Ye-ri Alan Kim y Noel Kate Cho.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad