Nightmare Alley de Guillermo del Toro
Foto: Cortesía Netflix

Nightmare Alley, la nueva película del mexicano Guillermo del Toro

El director de The Shape of Water encuentra hermosos horrores en una actualización de cine negro que no puede superar la versión de 1947

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑

Ha habido muchos de los llamados neo-noirs, thrillers de tonos oscuros cuyos sombríos paisajes urbanos, antihéroes comprometidos y melancólicas mujeres fatales reciben un toque decididamente moderno. Piense en Blade RunnerSeven Mulholland Drive. Pero, ¿qué sucede cuando transportas todas las trampas de un género arraigado en el cinismo de la posguerra y las expones en bruto para los cinéfilos de hoy en día? Terminas con algo como Nightmare Alley de Guillermo del Toro, un placer embriagador y fugaz que prioriza la artesanía sobre la complejidad moral, con temas de fricción de clases y espiritualidad fraudulenta que alguna vez habrían aterrizado como henificadores con mucho menos impacto hoy. 

Una readaptación de una novela que ya apareció en la pantalla en un noir de 1947 protagonizada por Tyrone Power, la versión de Del Toro es un cuento moral diseñado inmaculadamente que halaga para engañar. Sigue al intrigante solitario Stanton Carlisle (Bradley Cooper) en en una feria ambulante que ofrece a los habitantes del Medio Oeste distracciones de las preocupaciones de la guerra y la pobreza. 

El vagabundo de pensamiento rápido pronto encuentra muchas oportunidades para avanzar en medio de la miscelánea de actos engañosos y juegos de manos. El alcohol está siempre presente, aunque nunca prueba una gota, consciente de que resistir su poder destructivo le otorga una ventaja inmediata sobre sus rivales. 

En el papel que Power hizo suyo llega Cooper, un tipo diferente de actor con una actuación muy diferente. Hay más técnica en el turno de Cooper, y sus modulaciones del sórdido arco de Carlisle, desde minimizado y taciturno hasta suavemente persuasivo, desesperado y disoluto, son ejecutados con expertis. Hay al menos un primer plano persistente e inquietante que la versión de 1947 no puede igualar.  

Pero a diferencia de Power, que era más joven pero había pasado su mejor momento cuando proporcionó el primer Nightmare Alley con su pegajoso e incierto antihéroe, Cooper se siente demasiado seguro como un mentalista que es un descarado desde el principio. No hay sentido de un hombre atrapado entre sus mejores instintos y el olfato para una oportunidad, un golpe crucial en la versión de 1947. Se ejemplifica mejor en una bifurcación crucial en el camino, cuando Carlisle accidentalmente despide a su mentor alcohólico (David Strathairn) con un licor de concentración industrial, que es frustrantemente pasado por alto. 

Sin embargo, las escenas de carnaval son geniales. Los travellings recorren un mundo de frikis que muerden pollos, arañas humanas, borrachos hastiados y vendedores ambulantes empedernidos. Del Toro y su diseñadora de producción Tamara Deverell le dan a todo un delicioso aire grotesco. Estupendos actores de carácter como Strathairn, Willem Dafoe, Toni Collette y Ron Perlman dan vida a este grupo como una familia sustituta extraña pero ferozmente leal en la que Carlisle se abre camino. 

Luego, un salto de dos años hacia adelante cambia las cosas a la gran ciudad, con Carlisle y su novia fugitiva (Rooney Mara) organizando un acto de lectura de mentes para grandes apostadores en hoteles elegantes y habitaciones art deco con eco. El ojo de Carlisle para una estafa cada vez más rentable pronto lo hace actuar como un medio para los súper ricos, ofreciéndoles una conexión espiritual con los niños que perdieron en la guerra.

La cruda transgresividad de la empresa seguramente habría resonado con mucha más fuerza en la audiencia de la película original, una generación que creció con el espiritismo y los muertos en la guerra. Aquí, Del Toro lanza una trama secundaria discordante que involucra a la afligida madre de Mary Steenburgen, cuyo sentimiento de pérdida se ha convertido en algo amargo y autodestructivo. 

La segunda mitad de la película también presenta a la psicóloga ronroneante de Cate Blanchett como la femme fatale de la pieza, da lugar a la mujer conflictiva de Mara y crea una historia excelente que involucra al millonario confiado pero aterrador de Richard Jenkins y su ayudante intimidante (Holt McCallany). También hay una picadura jugosa en la cola. 

Pero no hay nadie en medio de todo esto con quien cabalgar y no hay sensación de conflicto moral, de malas decisiones tomadas de mala gana porque no hay mejores opciones sobre la mesa. Esos son los ingredientes que elevan los mejores noirs porque hablan directamente a las identidades más oscuras y codiciosas de sus audiencias. Aquí, te encuentras disfrutando del deslizamiento de Carlisle hacia el abismo con demasiada facilidad. 

Nightmare Alley Dir. Guillermo del Toro. Estados Unidos, 2022. Con Bradley Cooper, Rooney Mara, Cate Blanchett, Toni Collette, Willem Dafoe, David Strathairn, Richard Jenkins y Mark Povinelli. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad