El contador de cartas
Foto: Cortesía Universal Pictures

Oscar Isaac protagoniza El contador de cartas

La inquietante carisma del actor como un exconvicto que se convierte en jugador de cartas que lucha por elevar el tedioso noir de Paul Schrader.

Gil Camargo
Escrito por
Hanna Flint
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑✩✩✩

Hay una escena en la nueva entrega de Paul Schrader sobre la psique masculina estadounidense, en la que el antihéroe epónimo de Oscar Isaac, William Tell, sienta a su joven protegido Cirk (Tye Sheridan) en su habitación de motel para hablar seriamente con él. El temor envuelve a la pareja ya que la ambigüedad de la intención de este astuto podría ser una amenaza para la enojada existencia de este niño o un empujón aún más en el camino de la venganza contra un contratista militar en el que está tan rígidamente enfocado. "Cualquier hombre puede inclinarse", le dice William siniestramente a Cirk. Está describiendo la forma en que tanto un jugador de cartas como un interrogador militar, funciones en las que tiene experiencia, pueden forzar cada vez más una mano, o una persona, sin lograr los resultados deseados.

Es una de las pocas escenas llamativas e interesantes de El contador de cartas , y es un símbolo del amor de Schrader por los protagonistas masculinos listos para inclinarse a sí mismos, desde Travis Bickle de Taxi Driver hasta Ernst Toller de First Reformed. Esta cinta  es un farol lento con pocas novedades que ofrecer. 

El guionista y director utiliza su tropo favorito de hombre solitario para explorar la resaca traumática de la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos a través de los ojos de un jugador de poca monta. La voz en off y las entradas del diario de William, escritas con caligrafía experta en las habitaciones de un motel, se vuelven aún más anodinas por su hábito compulsivo de cubrir cada pieza de los muebles con sábanas, brindan consejos de juego, trucos y el contexto de cómo aprendió a contar cartas mientras cumplía ocho años en una prisión militar.

Sus crímenes consistieron en torturar a sospechosos en la prisión de Abu Ghraib y estos actos se desarrollan en sangrientos detalles retrospectivos a través de lentes de ojo de pez —gran angular— en cuerpos árabes desnudos y el filtro amarillo que a Hollywood le encanta usar cuando representa algo de Oriente Medio. Pero Schrader no está interesado en absoluto en estas víctimas; están deshumanizados mientras que la historia se concentra en las víctimas percibidas como chivos expiatorios por parte de la máquina de guerra estadounidense.

Esas escenas contrastan con la existencia mundana, tenuemente iluminada y gris del mundo de juego de bajo perfil de William. Pronto se enfrenta a mayores riesgos una vez que se une al simpático patrocinador financiero de Tiffany Haddish, La Linda, y toma a Cirk bajo su protección: quiere darle al niño una segunda oportunidad en la vida y así mitigar su propia culpa.

Es un testimonio de la intensidad de la pantalla a fuego lento de Isaac y la partitura melancólica de Robert Levon Been que la historia no se marchita por completo bajo algunos diálogos forzados, juegos de cartas repetitivos y actuaciones suaves para personajes secundarios subdesarrollados que no logran encenderse. Si bien hay algunos momentos atmosféricos y absorbentes, todos involucrando a Isaac monólogo o primeros planos en su rostro que representan pensamientos tormentosos que se gestan debajo, Schrader finalmente abandona sus tramas secundarias de juego a favor de un final doble que es a la vez anticlimático y vacío. El contador de cartas puede estar a la altura de su nombre: después del regreso a la forma que fue First Reformed, ciertamente me sentí engañado.

El contador de cartas Paul Schrader. Estados Unidos, 2021. Con Oscar Isaac, Tye Sheridan, Tiffany Haddish, Willem Dafoe, Bobby C. King, Alexander Babara y Marcus Wayne.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad