Érase una vez un genio
Foto: Cortesía Corazón Films

Érase una vez un genio

A pesar de tener a un comprometido Idris Elba y una pizca de fantasía, el cuento de hadas romántico de George Miller no logra despertar

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑✩✩✩

Esta fantasía romántica ambientada en Estambul con la confección mística de George Miller funciona como el genio en su corazón: está llena de prestidigitación visual y cuenta con mucho poder narrativo, pero pronto desaparece de tu mente en una bocanada de humo.

Miller ha tejido Three Thousand Years of Longing a partir de los hilos del cuento de AS Byatt The Djinn in the Nightingale's Eye, y los ingredientes son muy prometedores: aparte de la propia representación del australiano, recientemente pulida por su obra maestra moderna Mad Max: Fury Road, cuenta con la prometedora pareja de Idris Elba, como un antiguo genio liberado de una botella de vidrio, y Tilda Swinton. Con un fuerte acento de Yorkshire, interpreta a la académica que premia la soledad, Alithea Binnie, que hace la liberación en su habitación de hotel, después de recoger el barco por casualidad en el Gran Bazar de Estambul. A partir de ahí… bueno, ya conoces el ejercicio: obtiene tres deseos con las reglas habituales (no, no puedes desear un sinfín de deseos más). Una vez otorgado, el genio es finalmente libre.

En cambio, Alithea, una narratóloga, se burla de la historia milenaria del djinn. Él le obsequia una historia llena de reyes traicioneros, bellas princesas y harenes dichosos sacados directamente de Arabian Nights. Ella se sienta, embelesada, y por un tiempo, nosotros también. Pero si bien hace observaciones interesantes sobre cómo las historias nos ayudan a dar sentido a nuestro mundo, Érase una vez un genio adolece de una evidente falta de química entre los dos protagonistas. Se supone que una especie de romance está floreciendo ante nuestros ojos, aunque nació dentro de una dinámica de maestro-esclavo ligeramente problemática, pero nunca se siente remotamente así. 

Y a pesar de todo el encanto de sus cuentos míticos, su visualización también es extrañamente poco atractiva. Es una película de interiores, de habitaciones de hotel y salas del trono, y todos están cubiertos regularmente con VFX de apariencia barata. Un humo espeluznante sale de las orejas de duende del djinn de una manera que te hace desear que Alithea alcance el extintor de incendios más cercano. Aún así, tendrías que ser duro de corazón para no encontrar algo que te guste en la visión peculiar de Miller, incluso si es solo que tuvo que hacerlo en primer lugar. Para mí, es la actuación de Elba: una presencia dominante pero vulnerable como el djinn, se apodera de la pantalla y luego la vuelve a ceder cuando lo requiere el momento. Desearás más papeles tan volubles e inesperados como este para el londinense. 

Érase una vez un genio Dir. George Miller. Estados Unidos, 2022. Con Idris Elba y Tilda Swinton.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad