G.I. Joe: Snake Eyes llega a las salas de cine
Foto: Cortesía Paramount

G.I. Joe: Snake Eyes, el regreso de los soldados de juguete al cine

Hasbro vuelve al cine con una de las franquicias más importantes de la cultura pop, pero tristemente estos soldados traen balas de salva

https://media.timeout.com/images/105809190/image.jpg
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

⭑⭑✩✩✩

La multimillonaria empresa de juguetes Hasbro creó un departamento a finales de los noventa para producir películas de sus marcas más populares. La idea era sencilla: vender más juguetes. Por eso escogieron a los soldados G.I. Joe (bastante populares en la década de los setenta y ochenta) como los primeros en ir al cine. Lo que no contemplaron es que en 2003 Estados Unidos iniciaría  la guerra contra Iraq parando el plan y mejor trabajar en Transformers la cual se convirtió en una de las franquicias más redituables en la historia. En 2009 estrenó la primera aventura de G.I. JOE: The Rise of Cobra, la cual recibió pésimas críticas y una taquilla mediana. Cuatro años después llega la secuela Retalion con un elenco totalmente distinto y con un resultado peor, haciendo que Paramount y Hasbro decidieran detener la saga y darle prioridad a los robots con forma de autos. Tuvieron que pasar seis años para que le dieran otra oportunidad a estos soldados, ahora contando el origen del personaje más popular: Snake Eyes, que estrena el 22 de julio en los cines de todo el país.

La historia nos presenta a un solitario joven llamado Snake Eyes (Henry Golding) que desde el asesinato de su padre ha desarrollado un instinto único de supervivencia, lo que le llama la atención a una organización que lo contrata para infiltrarse en el milenario clan Arashikage, en el que lo aceptan y entrenan para convertirse en un poderoso ninja. Poco a poco Snake Eyes irá descubriendo que no todo es lo que parece y que se acerca una terrible amenaza mundial liderada por el equipo terrorista Cobra.

El filme no se rompe la cabeza al presentarnos la típica historia del hombre perdido que se encuentra gracias a su valentía y códigos morales. Aquí se fueron directo a cualquier historia de acción de los ochenta la cual mezclaron con nueva tecnología y listo.

El punto de la película era contarnos lo siguiente: ¿Por qué Snake Eyes esconde su cara? ¿Por qué nunca habla? Y ¿Cuál es su rivalidad con Storm Shadow? Tristemente solo nos dan una genérica respuesta de la tercera pregunta. Henry Golding después de Crazy Rich Asians se ha convertido en el nuevo galán de Hollywood y con este filme quiere demostrar que puede trabajar en cualquier género, pero pues hubieran escogido otro personaje, no uno que su sello es nunca mostrar el rostro, matando toda la magia que por años se ha vendido. El experto en artes marciales Ray Park (Darth Maul en Star Wars) entendía a la perfección esto, en verdad es una lástima que lo sacaran del proyecto y se lo dieran a otro actor con intenciones distintas.

Ahora, hablemos de las peleas y explosiones que es para lo que uno va a ver este tipo de películas. Funcionan porque hay buenas coreografías y algunos momentos llenos de adrenalina, pero tampoco muestran nada que no hayamos visto antes. Todo fue tan cuidado y perfeccionado que se sienten limpias, planeadas, estéticas, sin lugar para el sudor, la sangre (parece que si los cortas no sangran) quitando la rudeza y diversión a los combates. Hasta desperdiciaron a Samara Weaving, quien ha demostrado no tenerle miedo a nada entregándose y enredándose en proyectos como en Ready or not o Guns Akimbo, ella corre para ser la nueva protagonista de acción. Por otro lado tenemos a Úrsula Corberó (Tokyo en La casa de papel) debutando en Hollywood y dándole vida a la villana Baroness, un personaje cliché, sin mucha profundidad ni algo fuerte que aportar,  pero que no quita el gusto de verla triunfar en las grandes ligas.

Al final parece que Hasbro sigue sin encontrar como hacer funcionar a estos soldados de batalla en la pantalla grande, a pesar de cambiar de actores, de historias y tramas no encuentran el camino correcto. La película se convierte en una más del montón que no podrá jalar a la franquicia y eso que ya se prepara otro intento de G.I JOE. Esta película pretenden darle nueva vida a una saga que parece no tener sabor y lo hace entreteniendo secamente. Lo peor de todo es que no respeta la esencia del personaje principal quitando el misterio que por años se le ha trabajado a Snake Eyes.

G.I. Joe: Snake Eyes Dir.Robert Schwentke. Estados Unidos, 2021. Con Henry Golding, Samara Weaving, Andrew Koji, Úrsula Corberó y Haruka Abe. Estreno: Jueves 22 de julio.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad