HALLOWEEN KILLS
Photo: Ryan Green/Universal Pictures

Michael Myers vuelve con Halloween Kills

Violenta pero sin miedo, este ruidoso slasher muestra a una franquicia que se desliza por las glorias del pasado

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑✩

Ensangrentada, pesada e aparentemente imparable: Halloween es una franquicia que se niega a morir. 43 años y 12 películas después, con una decimotercera por venir en Halloween Ends, la última entrega es un trabajo lento de una secuela que reinició con la misma sangre vieja pero sin nuevos movimientos. Si no se desangra pronto, es posible que no sobreviva. De vuelta para perseguir a la pequeña ciudad de Haddonfield, vemos a Michael Myers, un maníaco enmascarado que ama apuñalar. Ha sobrevivido el caliente desenlace de la primera cinta del director David Gordon Green de 2018 y retoman junto donde lo dejó, en la misma noche.

De buenas a primeras, esa configuración tiene un problema: la cabeza de la película es Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), pero ha sido apuñalada y está acostada en una cama de hospital. Deja a su hija (Judy Greer) y su nieta (Andi Matichak) para unirse al experto en Myers, Haddonfield (Anthony Michael Hall) en una cacería desorganizada. Mientras los horripilantes asesinatos de Myers se desarrollan en los suburbios oscuros.

¿Por qué? Es una pregunta válida. Curtis finalmente cojea de su cama para tratar de inyectarle vida a todo esto, primero con morfina en su pierna con un grave aullido de dolor que le da a la película su momento de risa. Pero pronto vuelve a la cama, derrotada por el caos que se desarrolla en las salas exteriores y la trama. Hay una sugerencia pasajera de que todo esto es el plan de Myers desde el principio, un plan diabólico para tener una multitud enojada con armas improvisadas. También hay un indicio de que los coguionistas Danny McBride y Scott Teems tienen en mente los westerns mientras la mafia sin ley se hace cargo. La idea se desvanece rápidamente.

El trío de escritores se esfuerza por darle a Haddonfield un sentido de diversidad. Una pareja gay ahora vive en la antigua casa familiar de Myers, mientras que la masacre se distribuye de manera uniforme a los residentes blancos y negros por igual. Pero aquí no hay comentarios raciales.Myers es solo un asesino que ofrece igualdad de oportunidades. 

Losas de música compuesta por John Carpenter aseguran que Halloween Kills suene como la original de 1978, incluso si no lo parece. El recuento de cadáveres es alto pero los sustos apenas aparecen en la pantalla y todo se mueve con la rigidez mecánica de su villano, desde una apertura que se encuentra dividida entre atender por igual a los no iniciados y a los devotos de Halloween.  

Aquí encuentras gente haciendo cosas estúpidas frente a un maníaco enmascarado, te hará rechinar los dientes de molestia. Ningún guión ha pedido que los personajes se separen con consecuencias tan predeciblemente dolorosas.

Todo se siente tan rutinario y de la vieja escuela, especialmente durante una era tan emocionante para el género (gracias a Jennifer Kent, Ari Aster, Jordan Peele, Rose Glass y compañía). No importa el hecho de que sus ritmos que alguna vez fueron robustos han sido falsificados y homenajeados. En la era de Fear Street de Netflix y The Haunting of Hill House, el horror de la pantalla grande seguramente tiene que trabajar más duro que esto. "Tenemos una maldita masacre en nuestras manos", dice el desventurado sheriff, y tiene razón en muchos niveles.

Halloween Kills Dir. David Gordon Green. Estados Unidos, 2021. Con Jamie Lee Curtis, Anthony Michael Hall. Will Patton y Judy Greer. Estreno: Jueves 21 de octubre.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad