Judas and the Black Messiah
Photograph: Glen Wilson

Judas y el mesías negro

Daniel Kaluuya le da vida a Fred Hampton en una emocionante y complicada historia sobre el radicalismo negro

Por Phil de Semlyen
Advertising

⭑⭑⭑⭑✩

Con unos kilos de más y con un fuerte acento de Illinois hasta la última sílaba, Daniel Kaluuya (¡Huye!) se compromete de lleno a interpretar al líder de las Panteras Negras de Chicago de los sesenta, Fred Hampton, en esta apasionante investigación encubierta de suspenso y política de la vida real. Es una actuación imponente: todo el poder en espiral, la habilidad de la oratoria y la autenticidad meticulosamente investigada.

Hampton es el “mesías negro” al que hace referencia el título. Al menos, lo es ante los ojos del director del FBI, J Edgar Hoover (Martin Sheen, en algún lugar debajo de tanta prótesis). Hoover es un reaccionario y racista que teme el surgimiento de un tizón de fuego para galvanizar a la comunidad negra en los Estados Unidos de los sesenta. Ya sea Malcolm X o Martin Luther King Jr (ninguno de los cuales aparece en esta historia), él quiere desacreditarlos, arrestarlos o algo peor. Hampton es un socialista tan radical que sus compañeros lo llaman “presidente Fred”. 

En algún lugar de la cadena alimenticia del FBI, el agente Roy Mitchell (Jesse Plemons) tiene la tarea de infiltrarse en los Panthers. Entra William O'Neal (LaKeith Stanfield), un delincuente de poca monta que ha sido sorprendido en una estafa que implica hacerse pasar por Fred. O encuentra un camino hacia el equipo de Hampton, le dijeron, o enfrenta seis años en cárcel.

Encadenado poderosamente por clips de una entrevista con el verdadero O'Neal y precedido con imágenes de noticias contextualizadoras de Huey Newton y los disturbios de Detroit, Judas y el mesías negro hace un gran trabajo equilibrando la investigación política con una historia más personal de camaradería, traición y, en última instancia, culpa aplastante. ¿O'Neal solo se hace pasar por una pantera, te queda por descubrir, o el celo de Hampton se está contagiando de verdad? 

El director Shaka King presenta los feroces discursos de Hampton con un crujido y una energía que prácticamente se puede saborear. También tiene un buen ojo para la violencia escorsesiana, sabiendo cuándo apoyarse en los elementos de suspenso y crimen de su película y cuándo no. Enfrentamientos en bares, tiroteos en la calle y una balacera similar al de los White Heat en una refinería, muestran un Estados Unidos que se está convirtiendo en una zona de guerra. Actúan como disyuntores energizados para largas escenas de conversación sobre bienestar social. 

No es que esos momentos sean aburridos. Kaluuya interpreta a Hampton como un hombre de convicción inquebrantable que sabe que necesita conocer gente a mitad de camino, incluida su propia novia poco impresionada, Deborah Johnson (Dominique Fishback, la estrella de la película). En un minuto, le dice a su círculo íntimo que “el poder político fluye a través del cañón de un arma” y confisca sus armas, y al siguinte tiene una tensa negociación con una pandilla de Chicago. El guion de Will Berson y King muestra brillantemente cómo, bajo la furia, Hampton estaba dispuesto a comprometerse para construir una plataforma política viable. La evolución del radicalismo negro se describe aquí de manera emocionante.

Si el guion falla en algo, es en que no junta a Hampton y O'Neal tanto como quisiéramos. Stanfield es genial cuando O'Neal se envanece con una convicción política recién descubierta como cuando el viscoso Mitchell lo devuelve a su realidad. Pero es una figura enigmática que Judas y el mesías negro nunca intentan descifrar por completo. Tampoco parece estar seguro de cuán unidos eran realmente la pareja, o cuán dependiente era Hampton de su supuesto amigo. Entonces, cuando llega la traición, falta un poco de sentimiento.

O'Neal, como el verdadero Judas, está pintado más como una figura trágica que como una maldita. Es otro hombre negro obligado a estar bajo la supervisión de un hombre blanco más poderoso y manipulador. El tipo de sujeto por el que Hampton lucha por liberar. ¿Mitchell y Hoover, sin embargo? Siéntete libre de silbar.

Judas y el mesías negro Dir. Shaka King. Estados Unidos, 2021. Con  Daniel Kaluuya, LaKeith Stanfield y Jesse Plemons.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising