Jurassic World: Dominion
Foto: Cortesía Universal Pictures

Jurassic World: Dominion

Prepárate para este crossover de la saga de 1994 y la nueva entrega, llena de dinosaurios con Chris Pratt, Laura Dern, Jeff Goldblum y Sam Neill

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

⭑⭑⭑✩✩

Jurassic Park nació como un filme de verano que entendía muy bien lo que quería ser: una fantasía que te sacaba de tu mundo para llevarte a uno donde los dinosaurios podrían volver a existir y el riesgo que esto representaba. Al final se convirtió en mucho más que eso marcando a una generación entera y convirtiéndose en el filme más representativo de los noventa. Este éxito desmedido hizo que tuviéramos varias secuelas carentes de la fuerza de la original, porque olvidaron cuál era la clave del éxito para convertirse en piezas genéricas. Con Jurassic World supieron inyectarle nueva vida a la saga regresando al público a las salas de cine y conquistando a nuevas generaciones, pero sin sentirse (esta y su secuela) hijas legítimas del filme de 1993. La culminación de la franquicia llega este mes con Jurassic World: Dominion que promete reunir el pasado con el presente, ¿Lo logrará?

Han pasado cuatro años de la destrucción de isla Nublar, la cual provocó que los dinosaurios vivan en todo el mundo junto a nosotros, lo que ha ocasionado un fuerte desbalance en el ecosistema del planeta que tiene muy preocupada a la doctora Ellie Sattler (Laura Dern, ¡Yay!), ya que grandes langostas están devorándose todo el cultivo que hay en Estados Unidos, amenazando con destruir la cadena alimenticia, por lo que necesita de su viejo amigo (y exnovio) el doctor Alan Grant (Sam Neil) para infiltrarse en el laboratorio BIOSYN, que al parecer ha estado jugando genéticamente con los seres prehistóricos y su puerta de acceso será Ian Malcolm (Jeff Goldblum), quien trabaja ahí como asesor. Mientras tanto, Claire Dearing (Bryce Dallas Howard) y Owen Grady (Chris Pratt) tratan de recuperar a Maise Lockwood (Isabella Sermon) que fue secuestrada por tratarse de la primera persona clonada exitosamente. Ellos se internarán en lo más profundo del mercado negro sin saber que terminarán en el mismo lugar que los protagonistas de Jurassic Park (1993).

Mucho no siempre es bueno y parece que por fin lo aprendieron las personas detrás de la trilogía de Jurassic World ya que desde el inicio decidieron atascarnos de dinosaurios y creaciones alteradas genéticamente haciendo que se pierda la intimidación y miedo que generaban estas criaturas. Seguimos teniendo mucho dinosaurio, pero ahora los combinan con aceleradas secuencias de acción que cumplen su cometido: diversión sin parar. Los personajes logran salvarse de un problema para meterse en otro y de eso va toda la película, que al final es justo lo que estamos buscando de esta franquicia. Los dilemas existencialistas humanos no están tan presentes aquí y los típicos villanos (millonarios con poder que desean controlar a los dinosaurios) que ha presentado la saga ya no tienen mucho peso en la trama, existen, pero no son el eje central. Lo que nos presentan son persecuciones, brincos, momentos de tensión y uno que otro chiste. 

El regreso de Dern, Neil y Goldblum es lo que le da gran vida a esta última entrega, ellos con su sola presencia la sostienen y su carisma brilla todo el rato, haciéndonos valorar más su primera participación en esta franquicia. Los personajes están mejor delineados aquí y  no recae todo en Chris Pratt, quien era el que solía llevar las películas en sus hombros, hasta el personaje de Claire (Bryce) que nunca llegó a congeniar del todo con la audiencia ahora es más agradable y sobre todo tiene un motivo real con el cual te puedes identificar, haciéndote que te preocupes de ella cuando su vida corre peligro. En la película pasada te daba igual si se la comía un T-Rex mientras ella corría en tacones. 

Aunque mucha gente dice que la historia no es lo importante en este tipo de películas solo les recuerdo que en la primera sí lo fue y aquí un poco lo retoman; no nos entregan algo rebuscado, pero si le dan importancia a la idea de lo que implica un mundo ya habitado por dinosaurios. El segundo acto es el más sólido de toda la película ya que le entrega a cada personaje un propósito con todas las repercusiones a las que se debe enfrentar para obtenerlo, me atrevo a decir que toda la secuencia en Malta es la mejor de esta trilogía, adrenalina pura. Para el final, las piezas empiezan a ponerse solas sin necesidad de forzarlas dando un desenlace satisfactorio.

Todo lo que nos llegó a gustar en esta franquicia está presente para de una forma celebrar su existencia y cerrar este capítulo (dudo que pronto vuelvan a abrirlo) de una manera grande, explosiva y entretenida. No será la película que nos haga extrañar a los dinosaurios, pero sí será una película que al recordarla sintamos ese buen sabor de boca.

Jurassic World: Dominion Dir. Colin Trevorrow. Estados Unidos, 2022. Con Chris Pratt, Laura Dern, Jeff Goldblum, Sam Neill, Bryce Dallas Howard, Omar Sy, Campbell Scott y  Mamoudou Athie. Estreno: Miércoles 1 de junio.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad