The King's Man
Photograph: 20th Century Studios

King's Man: El Origen, la precuela basada en el cómic The Secret Service

Después de varias entregas, el director Matthew Vaughn nos muestra cómo se formó esta agencia de agentes secretos

Gil Camargo
Escrito por
Helen O’Hara
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑✩✩

Debemos aceptar que hay mucha diversión en la última entrega de espías de Matthew Vaughn. Tiene algunas escenas de acción divertidas, nos da un período de tiempo que rara vez hemos visto en este tipo de travesuras y ofrece un elenco sobrecualificado. El problema es que hay suficiente de todo eso para quizás una película de 90 minutos, y esto llena los 40 minutos restantes con una trama demasiado elaborada en un contexto de historia para tontos.

Esta precuela de las películas The Kingsmen de Vaughn prometía explicar cómo se formó esa organización secreta de espionaje, una premisa que finalmente recuerda entregar en sus últimos segundos. Nuestro héroe es el duque de Oxford, Orlando (Ralph Fiennes), un diplomático y bienhechor con un turbio pasado en las fuerzas coloniales. Intenta criar a su hijo, Conrad (Harris Dickinson), como pacifista, pero cuando estalla la Primera Guerra Mundial, el duque se enfoca en mantener a su hijo fuera del conflicto y rastrear a la figura sombría que está manipulando los eventos mundiales a su favor. 

La historia apenas importa y, sin embargo, es interminable. Hay tramas internacionales, años de historia y figuras sombrías que intentan moldear la política mundial para sus propios fines. Hay muy poco que hacer por Gemma Arterton o Djimon Hounsou, como empleados letales de Orlando. El tono cambia de la tontería épica de una lucha gonzo con Rasputín (Rhys Ifans, muy divertido) al realismo cercano de un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial, un horror que incluso esta película se toma en serio. Es una broma ingeniosa que Tom Hollander interprete a Jorge V y también a sus primos hermanos, el Zar y el Kaiser, pero el mayor de sus papeles está reservado para el monarca inglés, y es aburridamente sensato.

Hay algunas sorpresas genuinas a medida que avanza, pero muchos giros más predecibles. Cuando la película se relaciona con la Primera Guerra Mundial real, se siente fácil, un viaje a través de las mejores partes de la historia. Las verificaciones de nombres de figuras históricas reales comienzan a tornarse superficiales y se vuelven cada vez más ridículas, culminando posiblemente en la picadura posterior a los créditos más atroz jamás realizada en una película (sí, esta es una precuela que establece su propia secuela). Y los últimos moticos del villano tienen poco sentido.

Sin embargo, el mayor problema es que Vaughn quiere tener su pastel y comérselo. Él habla de boquilla sobre el pacifismo mientras glorifica la violencia, denuncia el colonialismo pero elogia a los líderes del Imperio Británico. Debajo de la confección perfecta hay un borde feo, un cinismo que escandalizaría incluso a Bond, y eso hace que sea muy difícil animar a este Rey oa sus hombres.

King's Man: El Origen Dir. Matthew Vaughn. Reino Unido, 2021. Con Ralph Fiennes, Harris Dickinson, Djimon Hounsou, Gemma Arterton, Rhys Ifans, Charles Dance y Tom Hollander.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad