House of Gucci
Photograph: Fabio Lovino/ Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc.

La casa de Gucci le abre sus puertas a Lady Gaga, Adam Drive y Al Pacino

La última cinta de Ridley Scott es un festín de divertidas intrigas, actuaciones exageradas y acentos terribles

Gil Camargo
Escrito por
Helen O’Hara
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑✩✩

A menudo escuchamos que los estudios ya no hacen dramas para adultos a gran escala porque Hollywood está demasiado obsesionado con los superhéroes y los dibujos animados. Ridley Scott está haciendo todo lo posible por invertir esa tendencia. Su segunda película en otros tantos meses, después de The Last Duel, es desigual, demasiado larga y completamente exagerada, y tiene personajes y giros en la trama que Marvel y Pixar rechazarían como "demasiado". La buena noticia es que, sin lugar a dudas, es un drama adecuado y, en su mayor parte, tremendamente entretenido.

Lady Gaga interpreta a Patrizia Reggiani, una fiestera ambiciosa que trabaja para el negocio de su padre cuando conoce a Maurizio Gucci (Adam Driver), uno de los herederos del imperio de la moda. Ella planea más encuentros y se propone seducirlo, pero su padre enfermo Rodolfo (Jeremy Irons) no acepta a la mujer que él ve como un advenedizo inculto. Después de casarse con un Maurizio desheredado, Patrizia tiene como misión devolverlo al corazón de su familia a través de su tío Aldo (Al Pacino) y un elegante trabajo en una empresa en Nueva York . Pero el matrimonio se funda a medida que asciende la estrella de Maurizio, y Patrizia descubre demasiado tarde las desventajas de casarse por dinero.

Es una gran ópera convertida en drama criminal, con Scott echando un ojo mordaz a los problemas de los ricos, llevándonos de juegos de rugby demasiado competitivos en un césped de mansiones sombrías y estériles. Se ve hermosa, por supuesto, con la cinematografía de Dariusz Wolski ligeramente desaturada y ligeramente teñida de oro, como para reflejar la riqueza de la familia. Pero también hay un vacío debajo del brillo de la película, y las actuaciones no pueden llenarlo.

Y no es por querer intentarlo. Gaga se acerca más, basándose en A Star is Born con un personaje que es intrigante y ambicioso, pero también fácilmente el más astuto del clan Gucci. Por lo general, representada con un cigarrillo en una mano y un expreso o un cóctel en la otra, cambia de gatita sexual a arpía gritando sin perder el ritmo. La película cae notablemente cuando está fuera de la pantalla, especialmente cuando se centra en el bastante triste Aldo y el subdesarrollado Maurizio, ninguno de los cuales tiene mucha vida interna. Jared Leto, irreconocible bajo capas de prótesis, juega a lo grande como el hijo de Aldo, Paolo, para llenar el vacío, pero sobre todo es simplemente desconcertante. 

Aparte de ser blanco de una considerable crueldad de Gucci, la esencia del papel nunca justifica la actuación salvaje de Leto. Luego está la peor decisión creativa de la película: hacer que el elenco completamente no italiano hable con acentos italianos de bacalao  que rondan los niveles de precisión de Super Mario Bros. Es imposible tomarse todo en serio con ese filtro. Quizás ese sea el punto, y Scott quiere que veamos la ridiculez de esta posible dinastía. De cualquier manera, todo pasa de ser una historia de alta costura a una historia de alto campamento. 

La casa de Gucci Dir. Ridley Scott. Estados Unidos, 2021. Con Lady Gaga, Adam Driver, Al Pacino, Jeremy Irons, Jared Leto, Salma Hayek, Jack Huston y Alexia Murray. Estreno: Jueves 25 de noviembre.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad