The French Dispatch
Photograph: 2020 Twentieth Century Fox Film Corporation

Wes Anderson presenta su nueva película, La crónica francesa, en el FICM

El director de The Grand Budapest Hotel pone su firma en una película deslumbrantemente pero sobrecargada de periodismo de la vieja escuela

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑

Mucho más fácil de admirar y apreciar de lo que es enamorarse, The French Dispatch tiene a Wes Anderson en modo megamix completo mientras empaqueta tres historias cortas en una estructura de antología que burbujea con extravagancia e ideas, antes de desplomarse bajo el peso de propia carga narrativa. Es el cariñoso tributo del autor nacido en Estados Unidos y radicado en París a su país de adopción, a revistas sofisticadas y reflexivas como The New Yorker, pero su esfuerzo por meter una película en una estructura de fanzine encuentra la brecha demasiado amplia para salvarla. La riqueza de su construcción del mundo es una delicia, como siempre, pero el corazón que elevó el Reino Moonrise no es tan evidente aquíni el ingenio agudo y la narración efervescente de The Grand Budapest Hotel

Estructuralmente, El despacho francés es un gran turducken de una cosa: una antología de tres "artículos de fondo" agrupados bajo la cabecera de la publicación titular con sede en Francia. Está dirigido con un entusiasmo suave y un enfoque profundamente liberal del recuento de palabras por el editor en jefe estadounidense expatriado, Arthur Howitzer Jr (Bill Murray, canalizando a Charles Foster Kane después de un almuerzo de cuatro horas). Proporcionar algo de pegamento narrativo entre los tres cortometrajes inconexos son las reuniones editoriales que presentan, entre otras, a Elisabeth Moss como una editora de textos con los ojos muertos (y en las que, de manera inverosímil, ni un solo periodista pide una extensión de la fecha límite, aunque, para ser justos, hay un reclamo de gastos absurdo). La única instrucción de Howitzer a sus escritores es "hacer que parezca que lo escribiste de esa manera a propósito".

La revista de gran éxito tiene su sede en la ciudad francesa de nombre divertido: Ennui-sur-Blasé, una villa estilizada cuyo pasado y futuro se describen en un diario de viaje preliminar presentado por un conscientemente rígido Owen Wilson como el escritor de viajes Herbsaint Sazerac (aparentemente, una versión de Joseph Mitchell, escritor de la vida real). Su presente, por su parte, recuerda el París de Amélie: una foto de una foto donde "ratas, alimañas, gigolós y prostitutas" conviven con románticos desesperados, estudiantes revolucionarios, chefs de renombre y grandes artistas. Es un gran punto de fusión de la creatividad y el guionista y director obviamente está perdidamente enamorado de sus posibilidades. Incluso su prisión es el punto de partida de todo un movimiento artístico.

Anderson, junto con su diseñador de producción habitual, Adam Stockhausen, ofrece intrincados cuadros en los que hay que perderse y los captura a través de sus típicas tomas de dolly. Las fachadas enteras de los edificios se apartan para revelar las frenéticas reuniones de estudiantes dentro de los cafés y los tiroteos inexpresivos se desarrollan a cámara lenta. También hay algo de animación stop-motion, varios fotogramas congelados, algo de trabajo con la cámara de mano, subtítulos al estilo de una revista y una persecución de autos al estilo de un cómic. Es el tipo de película que puede meter a Willem Dafoe en un gallinero gigante y ni siquiera ser la cosa más tonta de la escena. La alegría formal vira entre encantadora y abrumadora.

A pesar de ese marco de revista autoimpuesto, Anderson toma con frecuencia desvíos estilísticos que no se ajustan al formato, como cuando la escritora de arte (Tilda Swinton) relata su historia desde un podio de conferencias o el crítico gastronómico (Jeffrey Wright) comparte la suya con un presentador de un show en Estados Unidos (Liev Schreiber). El uso regular del blanco y negro para señalar un cambio de época, o posiblemente para homenajear a los cineastas franceses de la nueva ola, agota la vitalidad de un cineasta para quien el color es el personaje. Es como darle un mordisco a un chocolate de Grand Budapest y descubrir que no tiene azúcar. 

Los fans de Wes marcarán los giros extravagantes y divertidos de la lista de directores habituales, junto con uno o dos novatos impresionantes (ve a la actriz argelina-francesa Lyna Khoudri), y uno o dos desperdiciados (Saoirse Ronan en un papel desechable como la moll de un gángster); Benicio del Toro da la impresión de ser un artista moderno con ojo para un guardia de la prisión (Léa Seydoux) en la historia de apertura en la cárcel, incluso llamando a alguien "chupa pitos" en un improbable huevo de Pascua de The Usual Suspects.

Pero las sorpresas son intermitentes en el mejor de los casos, y cuando la película realmente atrae el corazón, como lo hace durante el improbable triángulo amoroso entre la ardiente estudiante de Khoudri, Frances McDormand y el revolucionario Timothée Chalamet, o cuando el escritor gastronómico (Jeffrey Wright) reflexiona conmovedoramente en su trabajo, va directo a lo siguiente. Y ese es el problema con el que Anderson nunca se enfrenta: puede hojear una revista a su propio ritmo y en cualquier orden, y dejar que las historias se apoderen de usted en incrementos.

La crónica francesa Dir. Wes Anderson. Estados Unidos, 2021. Con Benicio del Toro, Frances McDormand, Jeffrey Wright, Adrien Brody, Tilda Swinton, Timothée Chalamet, Léa Seydoux y Owen Wilson.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad