The Lost Daughter
Photograph: YANNIS DRAKOULIDIS/2021

Olivia Colman protagoniza La hija oscura

La directora Maggie Gyllenhaal se presenta con una adaptación increíblemente brillante de Elena Ferrante

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑⭑

Para todas las madres memorables en pantalla (piensa en Laurie Metcalf de Lady Bird, Sarah Connor o la mamá de Bambi), hay muy pocas películas geniales sobre la maternidad. La experiencia de criar niños, con todas sus mareas menguantes de alegría y cruda exasperación, rara vez parece ser destacada en la pantalla, y su costo psicológico rara vez se muestra cinematográfico. 

Adaptada de la novela de Elena Ferrante de 2008, la película empática y nudosa de Maggie Gyllenhaal es esa historia de maternidad, y mucho más. Toma prestados los bloques de construcción del género: el thriller de misterio, el drama de adulterio y la película sobre viajes de Patricia Highsmith bañada por el sol, para armar un estudio del personaje de una mujer de mediana edad con algo inquietante en su pasado. Es un debut cinematográfico realmente impresionante.

Ayuda, por supuesto, tener actores del calibre de Olivia Colman y Jessie Buckley compartiendo el papel principal, en formas contemporáneas y flashback. La Leda Caruso de Colman es una divorciada de mediana edad que pasa el verano en una playa italiana, trabajando en un encargo académico. Profesora de lingüística, su enfoque en el trabajo es relajado y se vuelve aún más relajado cuando una impetuosa familia italoamericana, incluida su glamorosa madre  Nina (Dakota Johnson) se mece para dominar las tumbonas y acechar intimidantemente a su luz del sol. 

La verdad es que no hay mucho sol que tapar. Gyllenhaal y su directora de fotografía, Hélène Louvart, mantienen a la Leda de Colman bañada en una luz fría, incluso mientras los rayos caen a su alrededor. Algo se ha desvanecido, algo de color interior, y exactamente lo que ha causado esto se revela lentamente en las escenas de Buckley. Son un collage de momentos familiares alegres, disputas dolorosas, un cansancio y frustración que duelen hasta en la cara.

Gyllenhaal y su editor, Affonso Gonçalves, mezclan la cadencia de sus recuerdos de aquellos turbulentos años de juventud como una profesora luchadora pero ambiciosa que se pierde a sí misma en la maternidad. Se sienten más como recuerdos que como flashbacks, a veces a la deriva, a veces dando tirones, pateando y gritando, hacia la superficie. El efecto acumulativo es abrasador: realmente sientes a La hija oscura en la boca del estómago. Es empática pero no siempre comprensivo con su protagonista. Su decisión de aferrarse a una muñeca preciada que pertenece a la hija de Nina parece cruel y caprichosa, pero Gyllenhaal también quiere que la entiendas. El encanto de la muñeca es un símbolo de ... bueno, el título llena los espacios en blanco.
   

La hija oscura hace malabares con el tono de manera experta, pasando de una línea de tiempo a otra y pasando de la ternura a la tensión y viceversa, siempre desafiando los juicios y las ideas preconcebidas del espectador de formas inesperadas. 

Jack Farthing (esposo), Peter Sarsgaard (colega), Paul Mescal (joven confidente) y Ed Harris (confidente adulto) le dan una textura de acción experta a las relaciones de Leda con los hombres, pasados ​​y presentes, a lo largo de las dos líneas de tiempo. 
Pero es la relación de Nina consigo misma, cómo sus esperanzas y sueños, se niegan a eludir de la manera que había imaginado que lo harían, lo que está bajo el microscopio aquí. Cuán salvajemente implacable es la sociedad de una mujer y una madre consideradas egocéntricas. Y cómo no es tan implacable como lo puede ser una mujer consigo misma.

La hija oscura Dir. Maggie Gyllenhaal. Reino Unido, 2021. Con Olivia Colman, Jessie Buckley, Ed Harris, Dakota Johnson, Peter Sarsgaard y Paul Mescal.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad