Licorice Pizza
Photograph: Courtesy of Universal

Licorice Pizza: una película sobre convertirse en adulto

La divertida y dulce cinta de Paul Thomas Anderson con Alana Haim, Bradley Cooper y Sean Penn

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑

La película más brillante de Paul Thomas Anderson hasta el momento (ciertamente, no deja la barra muy alta) este manuscrito del Valle de San Fernando es tan optimista y burbujeante que prácticamente flota fuera de la pantalla. Es el vértigo lo que te atrapa en la última joya californiana y la vertiginosa sensación de posibilidad e inocencia.

El mayor golpe de Licorice Pizza, sin embargo, es su casting. De alguna manera, un par de novatos, aunque uno con un pedigrí de actuación serio, sus dos protagonistas nacen para sus roles. Alana Haim, de la banda Haim de Los Ángeles, es Alana Kane, de 25 años, una asistente de fotógrafo desconcertada al descubrir que Gary Valentine, un estudiante de secundaria (de voz suave) diez años menor que ella, la invita a salir. Es un actor infantil con una exitosa comedia similar a Lucille Ball.

Su relación en evolución, mucho menos carnal de lo que le gustaría a Gary, le da a esta película rápida, relajada y adorable su columna vertebral. Cooper Hoffman, hijo del difunto gran Philip Seymour Hoffman, continúa la tradición familiar de ser fantástico en una película de Paul Thomas Anderson. Gary nunca deja que la diferencia de edad apague su ardor, aunque su falta de licencia de conducir y su afición por pedir Coca-Cola parecen ser un factor decisivo con Alana acercándose rápidamente a su era de martini.

Alana Haim es absolutamente genial como su compañera, un papel complicado que hace que parezca fácil: una lechuza sabia con Gary pero una novata en el mundo. También hay una naciente sensación de horror cuando Alana enfrenta a hombres tóxicos, complicados y depredadores. Juntos, los dos básicamente se disfrazan de adultos en un mundo que puede volverse intimidante en un santiamén.

La otra estrella es el escenario: muy a menudo, Hollywood como una prisión de poca altura donde los sueños de los adolescentes se ven aplastados por trabajos sin salida, y la dura postura de mamá y papá en las fiestas, aquí el Valle está bañado por la luz del sol blanqueada y la nostalgia agridulce. Licorice Pizza no es exactamente una carta de amor al lugar: la familia judía ortodoxa de Alana (todos interpretados por otros miembros de la familia Haim) no son exactamente de mentalidad liberal, pero aquí hay una gran afición por estos suburbios de poca altura en las sombras de Los Ángeles, desde un cineasta que creció entre ellos. 

Con la ayuda de la delicada partitura de Jonny Greenwood, Anderson pinta un cuadro ocasionalmente melancólico. Pero si suena pesado, no lo es. No remotamente. Las gotas de aguja para sentirse bien vienen gruesas y rápidas (el renacimiento de The Doors comienza aquí), y cada escena trae una nueva actuación para saborear y un nuevo envío de carcajadas. Más tarde, Licorice Pizza se sumerge en las maquinaciones de Hollywood de los años setenta, las risas las proporciona el ejecutivo de cine apocalípticamente drogado de Bradley Cooper, Jon Peters, y el viejo caballo de guerra de Hollywood de Sean Penn, inspirado en el agitador William Holden. 

Ambos veteranos amenazan con robarles el protagonismo a sus coprotagonistas más jóvenes, pero Licorice Pizza es una pelicula inalcanzable. Simplemente galopa con una energía ilimitada que ni siquiera el trastornado Peters podría igualar.

Licorice Pizza Dir. Paul Thomas Anderson. Estados Unidos, 2021. Con Alana Haim, Cooper Hoffman, Sean Penn, Tom Waits, Bradley Cooper, Ben Safdie, Maya Rudolph, Joseph Cross y Emma Dumont. Estreno: Jueves 10 de marzo.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad