The Matrix Resurrections
Photograph: Courtesy of Warner Bros. Pictures

Matrix Resurrecciones: el regreso de Neo y Trinity

Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss le dan suficiente vida a la franquicia noventera que acaba de revivir

Gil Camargo
Escrito por
Olly Richards
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑✩✩

Generosamente, la cuarta película de Matrix no espera que hayas seguido de cerca las dos últimas películas para comprender lo que está sucediendo. Pero eso es tanto una fortaleza como una debilidad. La historia esta vez es mucho más simple, aunque a veces sigue siendo obstinadamente cursi, pero lleva tanto tiempo conectarla con la trilogía original que termina siendo mucho más pesada en exposición que en emoción. En última instancia, el resultado es más satisfactorio que las secuela y tercera entrega, pero tiene éxito en gran medida debido a ambiciones más modestas.

Si hay algo que debes recordar de Matrix Revolutions, es que Neo (Keanu Reeves) y Trinity (Carrie-Anne Moss) murieron. La muerte no se quedó. Matrix Resurrecciones encuentra a Thomas Anderson, como se conoce a Neo en el mundo artificial de Matrix, vivo, aunque solo sea técnicamente. Es un diseñador de videojuegos de fama mundial, cuya creación más famosa es The Matrix, una trilogía sobre personas que viven en un mundo informático falso. Está deprimido, perseguido por extrañas visiones de una realidad alternativa imposible. Siente una extraña conexión con una mujer (Moss) que ve en su cafetería local. Él piensa que está perdiendo la cabeza, pero ¿está despertando a la verdad?

Esta meta apertura puede sonar cursi, incluso hay una escena de un ejecutivo de Warner Bros., el distribuidor de Matrix tanto en ficción como en realidad, presionando por una secuela del juego de Anderson, pero funciona narrativamente. The Matrix es una serie sobre capas de realidad, donde el mundo entero se reinició al final de la trilogía original.

Lana Wachowski (quien dirige esta vez sin su hermana Lily, que coguionó con David Mitchell y Aleksandar Hemon) se divierte con la forma en que Matrix y Hollywood confían en los reinicios. Las películas originales se tomaron a sí mismas muy en serio, pero el acto de apertura de esta tiene un tono mucho más ligero y suavemente modesto, al tiempo que sigue cuestionando los temas centrales de la naturaleza del libre albedrío y el costo de la vida con sinceridad.  

A medida que aumenta el tiempo de ejecución, a 148 minutos innecesarios, la ligereza se desvanece y volvemos a las preguntas filosóficas exploradas indirectamente. En términos generales, la película está impulsada por una misión para liberar a Neo y Trinity de Matrix, pero Wachowski no puede resistir quedarse atrapada en más mitología y devoluciones de a puntos de trama incidentales de películas pasadas (felicidades si puedes descifrar qué está jugando Priyanka Chopra Jonas). Los nuevos buenos causan poca impresión, aunque los villanos, a quienes no nombraremos, son divertidamente excéntricos, aunque no claros en sus motivos. 

La película cobra vida cuando Reeves y Moss se reencuentran, lo que es decepcionantemente raro. Tienen una química que hierve tranquilamente a fuego lento que inyecta incluso a las charlas de cafetería con un golpe de peligro potencial. Cuando están en modo Neo y Trinity completo, la película recupera parte de la magia de la primera película, aunque la acción esta vez es sorprendentemente plana. Moss y Reeves están en la mitad de los cincuenta, por lo que es razonable que no puedan hacer todo el deporte antiguo, pero las piezas de Wachowski carecen de formas interesantes de responder a eso. La mayoría de las veces, Neo simplemente desvía los ataques con su campo de fuerza invisible, no el poder más fascinante cinematográficamente. Si podías confiar en una cosa de la trilogía original, era en una acción elegante y clara. Aquí está mal editada y parece poco ensayado. Los golpes aterrizan como coreografiados, no lanzados.

Es una pena que después del enérgico comienzo, la película no establezca grandes apuestas para el resto de la trama. La mayoría de los habitantes de esta nueva Matrix parecen razonablemente felices. La principal queja de Trinity con su vida actual es que, ignominiosamente, la han rebautizado como "Tiffany". Incluso las señales visuales, con el triste tinte verde iluminado a rayas de la trilogía original reemplazado por un brillo metálico brillante como una joya, hacen que todo parezca bastante agradable, no la existencia de un dron de antaño. Y los humanos que viven fuera de Matrix tienen una vida relativamente pacífica ahora, aunque todavía confinados a prendas de punto feas y cuevas sombrías. El mundo real sigue siendo un páramo empapado donde la gente puede hacer nano-robots, pero nunca piensa en aplicar una capa de pintura a nada. Si la misión de Neo no tiene éxito, parece que solo a siete personas les importará.

Wachowski todavía está llena de ideas, incluso si no siempre las combina en una trama sólida, y hay mucho para disfrutar en esta revisión de uno de los mundos más originales del cine. El final sugiere más historia que contar. Si implica mucho más de Reeves y Moss compartiendo la pantalla, genial, pero su presencia es el punto de venta, no la sensación de que esta franquicia todavía está llena de historias no contadas. Resurrections no es simplemente un refrito, pero tampoco está completamente revitalizado.

Matrix Resurrecciones Dir. Lana Wachowski. Estados Unidos, 2021. Con Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Neil Patrick Harris, Jada Pinkett Smith, Yahya Abdul-Mateen II y Jessica Henwick.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad