Morbius
Foto: Cortesía Sony Pictures

Morbius: el decepcionante debut de Jared Leto en Marvel

La floja acción y la básica caracterización hacen que Morbius sea una tarea aburrida, incluso para los fanáticos de Marvel

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

✩✩

Después de su papel como el Joker en Suicide Squad de DC, Jared Leto intenta subirse al carro de los superhéroes nuevamente como el Doctor Morbius en la primera película independiente del villano de Spider-Man. Pero una vez más, pierde la meta y termina cayendose.

Michael Morbius es un médico de renombre cuyo objetivo en la vida es encontrar la cura para una rara enfermedad de la sangre que lo aqueja a él y a su amigo Milo (Matt Smith) desde que eran niños. Morbius desarrolla la cura usando ADN de murciélagos vampiros, pero cuando lo prueba en sí mismo, se transforma en un asesino sediento de sangre con superpoderes que necesita sangre humana para mantenerse saludable. Algo así como ver a Jared Leto chupando bolsas de sangre secas como si fueran una congelada.

El conflicto central de la película surge cuando Morbius niega a Milo la cura, creyendo que es una maldición. En represalia, un amargado Milo la roba para sí mismo y lo incrimina por asesinato. Mientras que Morbius lucha por abstenerse de matar gente comiendo sangre artificial, cada vez se vuelve más ineficaz, mientras que Milo se embriaga con la matanza.

Matt Smith parece divertirse haciéndose pasar por el villano aquí, dibujando suavemente la personalidad peculiar que cultivó en Doctor Who. Sin embargo, sus momentos se destacan más como irregularidades, por lo demás, es una película asfixiantemente seria. Smith haciendo un pequeño baile de papá sobre los cadáveres de policías asesinados podría haber sido estridente en una película extravagante de James Gunn: aquí, es discordante.

Por su parte, Leto carece de la excentricidad salvaje que hace que los giros de Tom Hardy en las películas de Venom sean tan convincentes. En cambio, agobia a Morbius con una actuación de plomo, mientras que el elenco de apoyo tiene poco que hacer.

No hay nada en el guión que dé profundidad a estos personajes o a sus relaciones. Jared Harris interpreta al médico que atendió a Morbius y Milo desde que eran niños, y actúa como padre sustituto de la pareja. Pero su papel es emocionalmente ingrávido y desaparece durante largos períodos. Adria Arjona, mientras tanto, se reduce a poco más que dar vueltas como la colega médica e interés amoroso del protagonista deficiente en carisma, Martine. 

Las secuencias de acción son igualmente deficientes. Aquí es donde Morbius podría ofrecer una pizca de imaginación genuina, pero en cambio, la audiencia tiene que conformarse con un CGI fangoso en lugares con poca luz. La conclusión de la escena culminante de la pelea es tan decepcionante que es fácil confundirla con un engaño antes de que llegue el final real.

El hecho de que Morbius intente cortejar a una audiencia colgando una conexión potencial con el universo de Spider-Man de Tom Holland es el peor tipo de fan service en una película tan mediocre. Los personajes convincentes son el elemento vital de una buena historia de superhéroes, por lo que es trágico que una película sobre dos vampiros en guerra en el universo Marvel carezca por completo de ellos.

Morbius Dir. Daniel Espinosa. Estados Unidos, 2022. Con Jared Leto, Matt Smith, Joseph Esson, Adria Arjona, Jared Harris, Tyrese Gibson, Corey Johnson y Michael Keaton. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad