Shang-Chi
Photo: Marvel Studios

Shang Chi y la Leyenda de los Diez Anillos, la nueva entrega del UCM

Marvel presenta su primera cinta con un protagonista asiático-estadounidense

https://media.timeout.com/images/105809548/image.jpg
Escrito por
Olly Richards
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Los personajes menos conocidos a menudo funcionan bien para Marvel, dando más libertad de jugar y la oportunidad de reescribir la historia sin molestar a los fanáticos. Ant-Man y Guardianes de la Galaxia convirtieron las bajas expectativas en una gran diversión. Afortunadamente, lo mismo ocurre con Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos. Esta tremenda aventura de artes marciales nos presenta a Shang-Chi, un personaje de cómic tan oscuro que incluso el director y la estrella de la película inicialmente no habían oído hablar de él. 

Shang-Chi muestra su historia de una manera agradablemente enérgica. Wenwu (Tony Leung), un hombre obsesionado con el poder, se convierte en el criminal más peligroso del mundo con la ayuda de 10 anillos que le otorgan poder. De manera bastante maravillosa, una voz en off dice que pudo haberlos “robado o encontrado en una tumba”, pero lo deja así. ¿Quién necesita más? 

Wenwu tiene un hijo —con una mujer que es aún más hábil que él—, Sean (Simu Liu) quien vive en San Francisco, habiendo canalizado todo ese impresionante linaje en una carrera de estacionamiento de autos en un hotel. Él está feliz deambulando con su amiga Katy (Awkwafina), hasta que es golpeado en un autobús y, en una espectacular ráfaga de patadas y saltos, revela que de hecho es un luchador asombroso con un pasado muy misterioso.

Hay una encantadora facilidad cómica entre Liu y Awkwafina, que da muchos momentos llenos de risas. Cuando llega la acción, aparentemente viene de la nada de una manera emocionante. La pelea del autobús y una secuencia posterior en un andamio muy endeble en el exterior de un rascacielos se clasifican como dos de las mejores secuencias de pelea en cualquier película de Marvel. No solo están bellamente coreografiadas, sino que hacen que la historia progrese a medida que avanza. 

Liu, conocido sobre todo por la sitcom Kim's Convenience, es un hallazgo fantástico. Los actores que interpretan superhéroes a menudo pueden convencer como un tipo común o un luchador monstruoso, pero rara vez ambos. Nadie compra a Henry Cavill o Gal Godot como nerds anónimos, o realmente cree que Paul Rudd podría lastimar a cualquiera. Liu es creíble como ambos. No tiene la presencia de héroe inmediata de Chris Evans, Chris Hemsworth o Chadwick Boseman, pero puede hacerlo. Es exactamente lo que necesita el personaje, un luchador por condicionamiento más que por deseo. 

Durante la primera hora, parece que Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos podría ser una de las mejores películas que ha hecho Marvel. Ese potencial se desvanece en una segunda mitad aún muy entretenida pero más Marvel en números. A medida que Shang-Chi se reconecta con su no tan querido padre, todo se empantana en inquietantes resentimientos familiares y mitología apresurada. Todavía hay algunas risas, muchas cortesía de un personaje que no estropearemos, pero no hay el ritmo brusco de la primera mitad y las escenas de acción posteriores carecen de inspiración, con el final, otra mezcla de monstruos generados por computadora.

Shang-Chi tiene una de las mejores intros de Marvel. Thor y el Capitán América debutaron en películas menos seguras que esta, y mira cómo se desarrollaron. Shang-Chi sería una adición bienvenida a cualquier película futura de Marvel. Este héroe del cómic también tiene el potencial de ser un personaje importante en el MCU.

Shang Chi y la Leyenda de los Diez Anillos Dir. Destin Daniel Cretton. Estados Unidos, 2021. Con Michelle Yeoh, Awkwafina, Simu Liu y Tony Leung. Estreno: Jueves 2 de septiembre.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad