The Tragedy of Macbeth
Photograph: Courtesy of Apple TV+

The Tragedy of Macbeth, la reinterpretación en blanco y negro de la obra de William Shakespeare

La primera película en solitario de Joel Coen es un festín sangriento para los ojos y los oídos

Dave Calhoun
Gil Camargo
Escrito por
Dave Calhoun
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑⭑

Esta es la primera vez, en casi cuatro décadas de producción cinematográfica, que el guionista y director Joel Coen ha hecho una película sin su hermano Ethan. También es la primera vez que adapta a Shakespeare: la pareja suele optar por historias originales como
 
The Big Lebowski  y Inside Llewyn Davis, aunque ganaron el Oscar a la Mejor película por la adaptación de Cormac McCarthy, No Country for Old Men en 2008, nunca le he tenido miedo a los remakes ni a los homenajes, ni a una mezcla de ambos.

Si Joel Coen eligió el drama
 existencial de Shakespeare, Hamlet, para esta primera salida en solitario —y primer intento de adaptación del dramaturgo— nos alarmó, pero en su lugar, ha hecho esta deslumbrante, sombría, inquietante y, a menudo, gloriosamente extraña versión monocromática de Macbeth, y al hacerlo cambia el significado de la etiqueta "teatral" de es una mala palabra para describir películas. Está ligado al escenario en todas las formas correctas, que recuerda a un cine mucho más antiguo, cuando los cineastas apenas salían al aire libre y ejercían magia con sombras y luces en los escenarios de sonido. Es corto, agudo y salvaje.

Representado con una creatividad extrema en negros, blancos y grises: hay tanta niebla que puedes imaginar que está ambientado en una nube purgatorial en algún lugar: La tragedia de Macbeth ve a Denzel Washington y Frances McDormand ponerse las túnicas medievales de la pareja de asesinos más famosa del teatro. Sin embargo, el cineasta se resiste a cualquier sentido concreto de tiempo y lugar. Si hay acento escocés entre el elenco, no recuerdo ninguno; el enfoque del personaje es resistir cualquier detalle de origen pedestre y mezclar voces americanas e inglesas, y elegir actores blancos y negros. El efecto es eludir cualquier intento obvio de realismo y también establecerlo firmemente en un mundo cinematográfico, con la influencia de Orson Welles claramente fuerte, así como las películas mudas alemanas expresionistas y los thrillers noir de Hollywood (una escena depredadora en un campo recuerda el horror de La noche del cazador). Todo está hecho con la solemnidad requerida, pero Coen todavía se divierte con los estilos recibidos aquí, de la misma manera que él y su hermano lo han hecho a lo largo de sus carreras. Su humor cómico-negro-familiar puede estar silenciado, pero también está aquí, irrumpiendo en algunos momentos apropiados.

Washington y McDormand interpretan a los Macbeth de igual a igual, un poco desesperados, ligeramente dominados por los acontecimientos, con el reloj corriendo sobre sus ambiciones a medida que la edad los envuelve. La locura se apodera de nosotros, pero es una enfermedad sutil y apagada de la mente; silenciado, incluso identificable. Tienen aliados inteligentes en la asombrosa fotografía de Bruno Delbonnel, así como en el diseño lineal y cavernoso del escenario y la intensa partitura de Carter Burwell; su tragedia está incrustada en el tono y el estilo general de la película tanto como en su bien medido y bien combinado.

Hay tantos momentos en los que sientes que tu cabeza asiente vigorosamente ante una inteligente llamada visual hecha por Coen y sus colaboradores: la daga en el discurso "¿Es esto una daga lo que veo delante de mí?" es la manija seductora de la puerta de la habitación donde duerme el predestinado Rey Duncan (Brendan Gleeson); el reflejo en el agua de la única bruja (una Kathryn Hunter magnética, extraña y flexible) en esta versión que en realidad nos da dos brujas más, lo que permite solo una escena con la presencia de las tres brujas de la obra; el gratificante trabajo que se espera de nosotros para imaginar el horror de la sangre en este severo mundo en blanco y negro. Es un festín visual que se sirve con enorme respeto por la esencia de las palabras de Shakespeare, a pesar de que Coen ha afeitado el texto para que se mueva a un ritmo vertiginoso, con un final repentino que se siente completamente apropiado. Es un triunfo espeluznante y estremecedor.

The Tragedy of Macbeth Dir. Joel Coen. Estados Unidos, 2021. Con Denzel Washington, Frances McDormand, Brendan Gleeson, Bertie Carvel, Alex Hassell, Corey Hawkins y Harry Melling.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad