Tick Tick Boom!
Photograph: MACALL POLAY/NETFLIX © 2021

No te pierdas el musical Tick, Tick... Boom! de Netflix

Andrew Garfield ilumina esta adaptación musical del cuento semiautobiográfico de Jonathan “Rent” Larson

Gil Camargo
Escrito por
Helen O’Hara
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Advertencia para todos los nacidos antes de 1990: este musical contiene discusiones repetidas sobre los horrores de cumplir 30 años que pueden causar angustia o vergüenza. En su defensa, el autor y protagonista Jonathan Larson murió trágicamente a los 35 años, inmediatamente antes del estreno de su obra más conocida, Rent, y poco después de escribir esta pieza semiautobiográfica. Para Larson, el tiempo realmente se estaba acabando, y esa es una sensación que el  autor de Hamilton, y ahora el debutante director de cine debutante, Lin-Manuel Miranda capta de manera experta.

Un interminable y convincente Andrew Garfield interpreta a Larson, que trabaja en un restaurante durante el día y trabaja como esclavo en su musical de ciencia ficción Superbia por la noche. Nos unimos a él en la semana anterior a su primera presentación, mientras lidia con la presión de este proyecto decisivo de ocho años que se acerca a su clímax. Está tratando de escribir una canción final para la pieza —como lo recomendó Stephen Sondheim (Bradley Whitford), un mentor del joven Larson—, negociar cambios en la relación con su novia bailarina Susan (Alexandra Shipp) y de alguna manera recaudar el dinero para pagar a los artistas. Mientras tanto, sus amigos están cambiando. 

Los artistas que antes luchaban están renunciando a sus sueños por trabajos seguros y otros enfrentan diagnósticos de sida, en el apogeo de esa epidemia. Es mucha pasión y energía inquieta, a veces mal dirigida, para canalizar a través de esta película, pero Miranda lo ordena de manera efectiva, comunicando el talento y el impulso de Larson sin ocultar el hecho de que, a veces, podría ser un poco cansado al respecto. Las tomas iniciales de Rent dan un sentido de contexto a su trabajo y le otorgan una sensación de destino que el programa, inicialmente escrito como una pieza de actuación en gran parte de un solo hombre, carecía en ese momento. Pero mientras abre el lienzo, Miranda no se pone grandilocuente al respecto. Las canciones son pegadizas, pero hay pocos números grandes coreografiados, poco uso de la fantasía y ni un disfraz de lentejuelas a la vista.

Aparte de una escena, en la que aparentemente todas las estrellas de Broadway se presentan para cantar sobre el brunch, este es un musical relativamente arraigado. Con sus apartamentos fríos con goteras y los gélidos vientos invernales de Nueva York, no hay sensación de que el fracaso sea romantizando. Larson de Garfield puede estar viviendo La Vie Bohème, pero tiene hambre de éxito, reconocimiento y sí, un mejor espacio para vivir. La integridad artística le importa enormemente, pero se siente tentado por una vida más convencional, y ese es el dilema que da forma a su viaje. Sabemos que encontrará el éxito, pero no puede estar seguro, y es en el tira y afloja del arte y el comercio donde Manuel encuentra su drama, y ​​Larson finalmente encuentra sus pies.

Tick, Tick... Boom! Dir. Lin-Manuel Miranda. Estados Unidos, 2021. Con Andrew Garfield, Alexandra Shipp, Robin de Jesus, Vanessa Hudgens, Joshua Henry, Bradley Whitford, Judith Light, Jordan Fisher y David Iacono.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad