A blone woman in a corset and suspenders lies on the bonnet of a racer car with fire painted on it
Photograph: Carole BethuelTitane

La directora de Raw presenta su nueva cinta, Titane, en el FICM

Este viaje salvaje de Julie Ducournau está lleno de violencia extrema, sexo coches y fluidez de género

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑⭑✩

Infamemente, la primera proyección del drama sobre una joven canibal de Julia Ducournau, Raw, hizo que varios miembros de la audiencia buscaran atención médica después. Mi consejo para los cinéfilos sería reservar una estancia en un hospital mientras se proyecta su nueva cinta. El primer acto de Titane es una guerra relámpago de salvajismo que debería tener a los cines pensando en condimentar sus palomitas de maíz con sales aromáticas. A los goreheads les encantará, pero los aprensivos deberían aguantar, porque lo que sigue es una visión deslumbrante, horrorosa, tierna, a menudo brillante, en ocasiones desconcertante y siempre salvajemente singular de vidas y cuerpos en transición.

Un accidente automovilístico lo pone en marcha: una niña irritable, Alexia, resulta gravemente herida cuando su padre, aún más irritable, pierde el control de su vehículo en una carretera francesa. Una escena completamente explícita de cirugía cerebral más tarde deja a Alexia con una placa de titanio en la cabeza y una línea de cicatrices detrás de la oreja. Su función cognitiva está intacta pero, como pronto descubrimos cuando Titane retoma con ella 12 años más tarde (ahora interpretada por la recién llegada Agathe Rousselle, asombrosa en un cambio de forma, en su mayoría sin palabras), su bienestar psicológico no está en un estado especialmente brillante. Es una bailarina estrella en exhibiciones de autos, se retuerce en el capó de Cadillacs y tiene interacciones beligerantes, como las showgirlscon bailarinas rivales (Garance Marillier en un pequeño papel). 

Nada da pistas de lo que está a punto de seguir para ella: se trata de un acosador y una escena de sexo en un auto. Hay similitudes obvias con Gaspar Noé; el brillo visual elegante de Nicolas Winding Refn; y la violencia de Tarantino como una aguja. También hay guiños al extremo del espectro de horror corporal de Cronenberg y HR Giger (Titane llega a tener la estética de Alien) ya que se hace evidente que Alexia está cargando (sí) al bebé que engendró en el auto; vientre hinchado y el aceite de motor gotea de sus senos. Pero la cineasta francesa tiene sus propias cosas y, al igual que Raw, sus preocupaciones giran la película en direcciones inesperadas. La violencia es un medio para poner fin, aunque una escena de muerte que involucra un taburete de bar tendrá proyecciones de medianoche durante los próximos años, y la segunda mitad de la marcha cambia a una investigación de búsqueda de identidad que coloca dos dedos en el tema de nobinarios y forja una sorprendente y tierna historia de conexión y sanación. 

Sí, los eventos que llevaron a Alexia a hacerse pasar por el hijo desaparecido de un bombero (un Vincent Lindon musculoso y carismático metido en un uniforme de capitán de bomberos como Spam en una lata) pertenecen a los varios de giros en la trama. Pero seguirlo trae muchas risas oscuras y una relación floreciente entre padre e hijo que borra el amargo sabor de toda esa matanza. Según esta evidencia, y la de Raw, Ducournau va a ser una cineasta que simplemente va con eso, pero siempre devolverá la confianza. ¿Todo encaja perfectamente? No. ¿Me escondí detrás de mis dedos a veces? Oh si. ¿Polarizará a los cinéfilos? Absolutamente. Pero aunque quizás no esté tan enfocado en láser como Raw , una vez visto a Titane es imposible de no sentir otro puñetazo en el estómago de una directora que, con suerte, dará rienda suelta a sus visiones punk y pulverizadoras en las pantallas de cine en los próximos años. Ponte el cinturón de seguridad.

Titane Dir. Julia Ducournau. Francia, 2021. Con Vincent Lindon, Dominique Frot, Agathe Rousselle, Nathalie Boyer, Myriem Akeddiou y Théo Hellermann.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad