Venom 2 2021 Tom Hardy
Photo: Venom 2 (2021) / Sony Pictures

Venom: Carnage liberado, el regreso del simbionte más divertido del UMC

El archienemigo del Hombre Araña vuelve para protagonizar su segunda entrega junto a otro temido villano, Carnage

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

⭑⭑✩✩✩

El fin de semana pasado, Hollywood celebró que la industria regresaba a caminar de manera normal gracias al estreno de Venom: Carnage liberado ya que recaudó $90 millones de dólares convirtiéndola en el mejor debut en la era pandemia y hasta superando lo que hizo su antecesora ($80 millones) en 2018, dándoles ese aire que no había tenido en más de un año y medio. Ahora es turno de ver cómo funciona el filme en la taquilla mexicana, región en el que este antihéroe tiene bastantes fans de hueso colorado, pero, ¿La producción vale realmente la pena o es solo por la emoción de poder regresar al cine? Vamos a descubrirlo.

La película arranca directamente en donde nos quedamos: Eddie Brock (Tom Hardy) sigue compartiendo su cuerpo con el simbionte extraterrestre Venom, el cual le da grandes poderes aunque también le exige muchas cosas, entre ellas cebreros humanos, lo que causa constantes pleitos entre ambos. Por otro lado, el asesino serial encarcelado, Cletus Kasady (Woody Harrelson), desea tener contacto con Eddie, ya que quiere contarle todos sus perversos secretos, pero una situación hará que este psicópata se convierta en el anfitrión de otro peligroso simbionte llamado Carnage, mientras Eddie y Venom deciden tomar caminos por separado. Como pueden ver, la trama es bastante elemental: el villano obtiene poderes y el bueno los pierde.

Este filme recae en el gran carisma de Hardy, quien sabe como crear una dupla inexistente con una criatura hecha con un excesivo CGI, mientras que Michelle Williams ni se compromete ni se entrega, solo cumple para poder cobrar su cheque y comprarse otra nueva casa. Nuestra esperanza era tener a un Woody Harrelson sin limitaciones haciendo fechorías, pero su personajes es una caricatura que de momento es malo, luego un romántico empedernido y después un solitario que solo quería un amiguito. No hay estudio psicológico, ni justificación para las acciones que realiza, solo las hace porque le dio la gana a la guionista. Es una pena lo que hacen con Carnage, al cual bien podrían sacarlo y no afecta en la trama, solo es un juguete desaprovechado que nunca representa la amenaza que debería ser. De Naomie Harris como Shriek mejor ni hablamos porque su actuación es de Chimoltrufia.  

La secuela se deshace de toda la mezcolanza de la primera que trataba de ser muchas cosas para aceptar que es una comedia con muchas explosiones. Ya no tenemos el drama oscuro, ni el análisis humano, ni la fiel adaptación del cómic de culto, ahora es pura diversión desenfadada con chistes simplones, cambios de cuerpo y momentos cagaditos que sirven para darle duración a la película, la cual si fuera por la trama principal se terminaría a la media hora.

Es un filme prefacturado, de esos que solo siguen la fórmula entregada sin arriesgarse a nada. De hecho, mientras la estaba viendo no podía dejar de pensar en Daredevil de 2003, la cual ahora me hace sentir que estaba adelantada para su época porque lo que celebra el público es justo que en su momento odiaron: un estilo visual cargado de filtros, personajes unidimensionales, efectos especiales a los que les faltó tiempo para que se vieran mejor, guion básico con momentos cursis, constantes canciones rock pop a todo volumen y un tono que pretende ser oscuro, pero se queda en lo familiar. Eso fue la película de Ben Affleck y eso es la película de Tom Hardy. Se tenía que decir y se dijo.

Tal vez esta película salió en el momento perfecto en el que las personas necesitan salir de sus casas para divertirse con un producto que los entretenga sin exigirles mucho. En pocas personas es como un sándwich de crema de maní, el cual no se ve bien ni huele delicioso, pero al comértelo lo disfrutas y te puede dejar hasta un buen sabor de boca, pero aceptas que no te va a nutrir. El mejor momento de toda la película en mi opinión lo encontrarás en la escena post créditos y eso es todo lo que diré.

Venom: Carnage liberado Dir. Andy Serkis. Estados Unidos, 2021. Con Tom Hardy, Michelle Williams, Woody Harrelson, Naomie Harris, Stephen Graham, Reid Scott y Peggy Lu.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad