Retrato de una mujer en llamas
Foto: Cortesía de la producción

Retrato de una mujer en llamas

Céline Sciamma muestra el poder femenino con un cuento de época, centrado en mujeres que nadan en sus más profundas pasiones

Por Dave Calhoun
Advertising

⭑⭑⭑⭑⭑

Céline Sciamma es una de las jóvenes cineastas más emocionantes: sus películas son estudios íntimos e intensos de niñas o mujeres jóvenes en un punto de profundo cambio en sus vidas. Todas son historias contemporáneas y realistas. Ahora, con Retrato de una mujer en llamas, ha elaborado una historia poderosamente original de arte y amor, ambientada casi por completo en una isla en el siglo XVIII.

Opera en el nivel de una fantasía pictórica y radical, justo en algún lugar a la izquierda de la realidad. Es el trabajo más desafiante y cerebral de Sciamma hasta la fecha, y está lleno de ideas sobre artistas y musas, la mirada femenina y la solidaridad. Al principio se siente majestuosa y tranquila, y te preguntas si podría terminar siendo demasiado educada, demasiado controlada.

Comienza con Marianna (Noémie Merlant) dando una clase de arte que nos arroja a un flashback de un momento crucial en su vida, que ocupa casi toda la película. La vemos siendo llevada por un barco lleno de hombres a una isla remota: es una pintora profesional contratada y está allí para pintar a Héloïse (Adèle Haenel), una joven cuya madre quiere que le envíe un retrato de su hija a un posible esposo, un aristócrata en Milán. Ya un pintor vino y se fue. El desafío de Marianna es lograr que Héloïse se siente con ella, hablando de paseos en la playa tormentosa o en las dunas cercanas. Se desarrolla un vínculo creciente entre Marianna y Héloïse que se refleja en el curioso desarrollo de las pinturas.

También surge una cercanía, Retrato de una mujer en llamas podría establecerse en la década de 1770, pero se siente totalmente contemporánea y relevante en su energía y en lo que dice sobre el arte y quién lo está haciendo, y cómo eso afecta la forma en que vemos el mundo y a los demás. También es una evocación intensamente conmovedora de amor y amistad femenina, sin ser tímida o innecesariamente erótica. Es audaz y orgullosa. Una de las muchas cosas ganadoras de esta película, junto con sus dos excelentes actuaciones principales, es que existe en un mundo más amplio dominado por los deseos y las reglas de los hombres, pero Sciamma elimina casi por completo a los hombres de su historia. Es profundamente romántica y reflexiva: una combinación eléctrica.

Retrato de una mujer en llamas Dir. Céline Sciamma. Francia, 2019. Con Adèle Haenel,Valeria Golino,Noémie Merlant,Luàna Bajrami y Christel Baras.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising