Spider-Man: A través del Spider-Verse
Foto: Cortesía Sony

Spider-Man: A través del Spider-Verso, la segunda entrega animada de El Hombre Araña

Absurdamente brillante, esta secuela es entretenimiento seguro con espíritu de pop art, más de 200 Spider-man y una animación deliciosa

Phil de Semlyen
Publicidad

⭑⭑⭑⭑

El éxito de taquilla más audaz desde Mad Max: Fury Road es esta aventura de Spiderman que toma el espíritu de "todo se vale" de Into the Spider-Verse (2018) y de alguna manera encuentra más límites para empujar, más espacio visual para aprovechar, más montañas rusas para montar. Es tal torrente de universos, ideas y estilos que debería colapsar bajo el peso de su propia carga creativa. Pero todo funciona, brillantemente.

Por lo general, los coguionistas Phil Lord y Chris Miller, alquimistas de Hollywood que convierten ideas aparentemente locas como The Lego Movie y 21 Jump Street en oro, convierten una posible debilidad (una trama que gira en torno al ahora omnipresente multiverso) en una gran fortaleza. La idea central del Spider-Verse es lo que sucede cuando "rompes el canon" y te desvías de lo esperado. Es un antídoto inconformista para el ejército de películas de superhéroes idénticos que existen. 

Aquí, es el joven neoyorquino Miles Morales (con la voz de Shameik Moore), inteligente y sensible quien se enfrenta a la muerte de un ser querido mientras está atrapado en otro universo. Pero, ¿ese destino está predeterminado y es necesario o se pueden desafiar las narrativas de los cómics? Como un ejecutor de la tradición multiversal, Miguel O'Hara (Oscar Isaac), también conocido como Spider-Man 2099, emerge como el villano secundario aguafiestas, decidido a mantener a raya al impetuoso Miles. Gwen Stacy (Hailee Steinfeld) se debate entre el deber y el amor por su antiguo interés.

Aún mejor es el villano principal de la película, The Spot. Una superbad que despliega portales con la voz de Jason Schwartzman y desconcertantemente flojo en todos los lugares equivocados, como un cruce profano entre el hombre pálido de Pan's Labyrinth y una vaca , evoluciona de una especie de villano tonto y se convierte en una gran amenaza existencial, aumentando las apuestas. 

Se unen una gran cantidad de 200 variantes extravagantes de Spider-Man, incluido Hobie Brown de Daniel Kaluuya , que trae la energía de Sid Vicious como Spider-Punk, un rompecorazones indio Spider-Man (Karan Soni en Deadpool) e Issa Rae es la Spider-Woman embarazada pero guerrera.

Con su mezcla de animación 3D y 2D, pantallas divididas, paneles de cómics, homenajes a memes, cameos de Jeff Koons e incluso un desvío a Lego (en realidad), Across the Spider-Verse es también la película más atractiva del año. Cuando ese viejo némesis de Spidey, Vulture, aparece para un enfrentamiento temprano en el Guggenheim de Nueva York, es como una figura renacentista representada en contornos de papel al estilo Da Vinci. Akira, Blade Runner y el trabajo del artista futurista Syd Mead también reciben más que un guiño aquí. Los nuevos codirectores Joaquim Dos Santos, Kemp Powers de Soul y Justin K. Thompson han evocado un torbellino de estilos que encajan perfectamente en un todo alucinante.

Si hay una queja menor es con un final de suspenso que nos deja esperando el Beyond the Spider-Verse del próximo año. Aún así, otra película del Spider-Verse realmente no es una dificultad. Esto es un clásico.

Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad