Sandman
Foto: Cortesía Netflix

The Sandman, la serie de Netflix que tienes que ver

Basada en El hombre de arena, te decimos por qué tienes que ver este show protagonizado por Tom Sturridge

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

El 5 de agosto llega la serie basada en la obra de Neil Gaiman a Netflix. Tal vez no entienden la emoción, pero para que esto sucediera sucedieron muchísimas cosas y esperar por años. La historieta gráfica se estrenó en 1989 y tuvo 75 números. En los noventa Warner Bros intentó convertirla en película fracasando en cada intento; en el 2000, el director Terry Gilliam estuvo obsesionado con dirigirla sin que nada avanzará. David S. Goyer aprovechó su popularidad después de escribir la trilogía Batman de Christopher Nolan para llevarla a cabo con Joseph Gordon-Levitt de protagonista y productor en 2014. Levitt deja el proyecto por diferencias creativas con New Line Cinema. Hace cinco años David dejó de intentar convertirla en película para hacerla serie y tuvo conversaciones con HBO sobre este proyecto, pero fue la plataforma de la gran N con la que en 2019 firmaron contrato para producirla con la idea de estrenarla a finales de 2020, pero esta adaptación se enfrentó a otro problema: ¡La pandemia! La cual atrasó el proyecto hasta este mes, ¿Ahora entienden la emoción?

En la historia seguimos al señor de los sueños, Morfeo (Tom Sturridge), quien tiene la capacidad de encargarse de los sueños de los humanos, sin él no podemos dormir. A inicios del siglo XX un grupo de ocultistas que manejan la magia negra lo capturan provocando una catástrofe en la humanidad. Casi 70 años después de este hecho el antiheroe escapa de sus captores para descubrir que todo lo que había creado a desaparecido y ahora tiene que recuperar, reconstruir y destruir todo lo que le estorba para recuperar su poderío. 

La televisión ha recibido de manera positiva otras adaptaciones de Neil Gaiman como American Gods  y Lucifer, pero ahora nos entrega su creación más ambiciosa y por lo mismo más cuidada. Grandes sets y efectos visuales ayudan para hacernos entrar a este universo que no escatima en lo más mínimo, mientras el diseño de vestuario, fotografía y el arte nos estimula al crear una atmósfera que te permite sentir su paleta fría hasta tus huesos. 

El ritmo de esta producción es distinto a la de la típica serie de ciencia ficción con poderes y magia. Aquí la historia se toma su tiempo, el primer episodio se dedica a mostrar detalles de manera tranquila guardando sus mejores trucos para los siguientes episodios, incluso el personaje principal es un misterio durante todo el piloto, nunca lo ves en su esplendor y justo esto lo que ayuda a crear un ambiente único. Ahora el público está acostumbrado a que las series deben sacar toda su carne en los primeros minutos por lo que el hecho de que vayan a un ritmo distinto en esta producción lo aplaudo y eso no quiere que sea aburrida o no presente nada, lo que vemos es interesante, lo suficiente para querer ver el siguiente episodio. 

La historieta se distinguió por no ser el producto que encontrabas en todos lados, quería hablarle a un público muy específico y logró encontrarlo, aunque también conquistó a otros que ni había intentado buscar convirtiéndose en una gran pieza de culto. Lo mismo ocurre con la serie que en vez de buscar ser la nueva Stranger Things de la plataforma, solo quiere contar la historia, presentar el mundo para llevarnos a un lugar donde la imaginación no tiene límite. Lejos está de ser esa pesadilla que tanto miedo tenía en encontrarme.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad