The Whale, la película de Brendan Fraser
Foto: Cortesía de la producción

The Whale, la película con la que ovacionaron a Brendan Fraser en el Festival de Venecia

Nuestro querido George de la Selva se llevó seis minutos de aplausos por su actuación en la nueva película de Darren Aronofsky

Gil Camargo
Escrito por
Dan Jolin
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑

Darren Aronofsky no es un director que haga películas fáciles. Ya sea adicción a las drogas (Requiem for a Dream), enfermedad terminal (The Fountain) o autolesión obsesiva (The WrestlerBlack Swan), aborda temas difíciles de frente, presentando profundos desafíos a su audiencia, especialmente a aquellos de disposición sensible. Y lo hace de manera brillante. 

A pesar de ser una adaptación de una obra de teatro (del dramaturgo estadounidense Samuel D Hunter) y ambientada casi en su totalidad en un solo lugar, The Whale no es una excepción. De hecho, tiene el mayor parecido con The Wrestler de 2008, aunque en lugar de una lucha libre suicida, es el aumento de peso extremo y el aislamiento social lo que define a su personaje principal. Es un tutor universitario afligido —y destinado a un apartamento— llamado Charlie (Brendan Fraser), que está desesperado por volver a conectarse con su hija antes de que su corazón enfermo se detenga.

Gracias a un sorprendente trabajo de maquillaje protésico (realizado por el maquillador canadiense Adrien Morot) que de alguna manera hace que George de la jungla sea totalmente reconocible pero completamente transformado, The Whale presenta varios momentos angustiosos, entre ellos las escenas en las que Charlie se atiborra brutalmente de, bueno, cualquier comida que pueda encontrar.

Sin embargo, no es la rutina sombría y voyerista que podría haber sido. Charlie no es objeto de ridículo (como suelen serlo los personajes de su corpulencia en Hollywoodland), ni el foco de disgusto y burla. Aronofsky y Hunter (adaptando su propio trabajo) se aseguran de que tenga una textura convincente y, a pesar de todos sus defectos, profundamente simpático. Charlie tiene una fe sorprendente en la decencia de la naturaleza humana que contrasta con su compulsión autodestructiva.

Es difícil imaginar a alguien que lo haga mejor que Fraser, cuyos ojos brillan como faros de bienvenida en cada escena. Lo apoya hábilmente la estrella de Stranger Things, Sadie Sink, como su hija ácida Ellie y, lo que es más impresionante, Hong Chau como su astuta cuidadora y mejor amiga, Liz. Pero esta fascinante pieza de cámara realmente le pertenece. Es, con mucho, su actuación más impresionante, tanto en términos de satisfacer sus extenuantes demandas físicas como en términos de encarnar a un ser humano completo, desde la superficie empapada de sudor hasta el alma brillante. 

Sí, a veces es difícil de ver. Pero Fraser hace de The Whale una experiencia profundamente empática y conmovedora. 

The Whale Dir. Darren Aronofsky. Estados Unidos, 2022. Con Brendan Fraser, Sadie Sink, Samantha Morton, Ty Simpkins, Hong Chau, Sathya Sridharan, Huck Milner y Ryan Heinke.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad