Thor: Love and Thunder
Foto: Cortesía Disney

Thor: Love and Thunder

La alocada segunda entrega de Taika Waititi es un Thor-nado de bromas y diversión que eventualmente explota

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑⭑✩✩

La divertida pero desigual segunda película de Thor de Taika Waititi proporciona al MCU su primera comedia directa, antes de ponerse seria y perder el rumbo. En el estilo estándar de la casa de Marvel, el Taika-ness, esa energía, color y alegría chiflados que hicieron de Thor: Ragnarok un viaje tan grande, se escurre en un tramo medio —demasiado ocupado— que vuelve a subir en esa vieja preocupación de franquicia: un supermalo que debe ser detenido antes de desencadenar otro apocalipsis.

Presentado por Korg, el guerrero de rock con voz de Waititi (que ahora rivaliza con Groot en las apuestas favoritas de los fanáticos), el deprimido Thor (Chris Hemsworth) pronto se está fortaleciendo para ayudar a Star-Lord (Chris Pratt) y sus compañeros Guardianes a derrotar a un ejército de hurones espaciales peludos.

Es un preludio del villano principal: Gorr, the God Butcher, interpretado por Christian Bale bajo capas de maquillaje pálido que lo hacen parecer Voldemort preparándose para una audición de Fury Road. Como su nombre lo indica, está guardando rencor contra todo el panteón de deidades de la galaxia y tiene a cierto dios nórdico con una melena rubia y antebrazos como jamones en su lista negra.

Hay una secuencia de acción fea y turbia en New Asgard, que ahora es en parte hogar de refugiados asgardianos y en parte atracción turística, que hace que el viejo amor de Thor, la Dra. Jane Foster (Natalie Portman), vuelva a la escena. Ahora es la dueña del también muy extrañado martillo de Thor, Mjolnir, y tiene nuevos poderes que apenas mantienen a raya una enfermedad terminal secreta.

Cuentaras algunas escenas divertidas de bromas de martillo neurótico, mientras Thor asegura a su nuevo hardware, Stormbreaker, que todo terminó entre él y Mjolnir. "Somos tú y yo ahora, amigo", jura.

Dejando a un lado la extraña escena de pelea tonta, Waititi es tan bueno en estas cosas, y lo dirige todo como un maestro de circo ansioso por mantener el entretenimiento. Y todo funciona de maravilla un cincuenta por ciento del tiempo de ejecución, relativamente escaso, con algunos cameos geniales, un enfoque refrescante de la mitología y una soltura de improvisación que regularmente genera grandes risas en todas las direcciones. Por mi dinero, Hemsworth es lo mejor en el MCU y verlo dar rienda suelta nunca será una alegría.

También hay un choque memorable entre nuestro héroe nórdico y su pandilla (este nuevo Thor tiene una necesidad emocional posterior a los Vengadores de formar equipos) y Zeus, un derrochador amante de las orgías interpretado con entusiasmo por Russell Crowe. En algún lugar de la galaxia, Gorr tiene un grupo de niños asgardianos bajo llave ("Niños del equipo en una jaula", como pronto los llama Thor), y Thor, Jane y Korg van a rescatarlos.

Pero toda esa irreverencia suelta eventualmente se disipa en un salto de aro de los dispositivos de la trama, como el Reino de las Sombras, la Puerta de la Eternidad y el Abismo Bostezante de Meh (bueno, no el último). Y cuando el cuarteto aterriza para un enfrentamiento turbio en un planeta en blanco y negro, hay una sensación real de que una película pierde de vista lo que la hace divertida en primer lugar.

Es una pena porque la escena final o dos son tan conmovedoras como cualquier cosa desde The Snap, y hay mucho para disfrutar en Love and Thunder , sobre todo en su abrazo de lo queer: el cuarteto corre alrededor de la galaxia en un bote propulsado por el arcoíris Bifrost. en lo que tiene que ser un objetivo abierto para cualquiera que planee su próxima carroza del Orgullo, y un gran esfuerzo para que Guns N' Roses vuelva a suceder. Pero después de 29 películas de MCU, ¿es hora de cambiar la fórmula? Un poco más de amor y un poco menos de truenos en el tercer acto estaría bien.

Thor: Love and Thunder Dir. Taika Waititi. Estados Unidos, 2022. Con Chris Hemsworth, Natalie Portman, Christian Bale, Tessa Thompson, Chris Pratt, Taika Waititi y Jaimie Alexander.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad