Ticket to Paradise
Foto: Cortesía Universal Pictures

George Clooney y Julia Roberts vuelven a ser pareja en Ticket to Paradise

Dos de los actores más queridos de Hollywood se reencuentran en esta comedia romántica, simplona, pero palomera

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

⭑⭑✩✩

Más prueba de que el estándar de la escritura de guiones de Hollywood ya no es lo que solía ser, esta comedia romántica jovial pero en gran parte libre de ja ja ja contrata a la realeza de Hollywood en Julia Roberts y George Clooney solo para equiparlos con una tumba como guión para trabajar. Nunca es una buena señal cuando el momento más divertido de una comedia llega durante las tomas descartadas de los créditos finales, pero eso es Ticket to Paradise, una película que pide a gritos algunas burbujas más en su efervescencia. 

Nunca es un suplicio total ver a Julia Roberts y George Clooney formando equipo —por cuarta vez— como expareja en disputa en las espectaculares playas balinesas (en realidad, la isla Hamilton de Australia), papá (y mamá) bailando "House of Pain", emborrachándose y abrazando todo tipo de indignidades agradables (esta es una película en la que Clooney es asaltado por un delfín). 

El escenario tropical al que se lanza la pareja en disputa involucra a su joven hija abogada (Kaitlyn Devers) que se deja seducir por los placeres locales de Bali, incluido el cultivador de algas marinas de ojos centelleantes, Gede (el actor franco-indonesio Maxime Bouttier), con quien se compromete rápidamente. Pronto, los divorciados en guerra se unen en una operación de Caballo de Troya para que su hija regrese a los Estados Unidos y la vida de trabajo pesado corporativo para la que estaba destinada.

¿Pero el amor lo conquistará todo? ¿Sigue ardiendo la chispa entre los viejos excasados ​​dos décadas después? No hay premios por adivinar a dónde va todo esto, y no es un colapso de la decadencia capitalista y las prácticas agrícolas sostenibles (aunque hay un momento en el que Clooney y Roberts se arrojan algas). 

Y tampoco sorprenderá que esté dirigida por el hombre detrás de Mamma Mia: Here We Go Again!, el director británico Ol Parker, porque las similitudes tonales y de trama son obvias, aunque se pierde el gancho musical de todas esas canciones de ABBA. 

Pero la premisa loca necesita un poco más del guión del pinball que escenarios ingrávidos que involucran narices de botella agresivas y mordeduras de serpientes inesperadas. El actor francés Lucas Bravo está mal interpretado como el pegajoso pero apuesto novio piloto de línea aérea de Roberts, mientras que Devers, de Booksmart , tiene el papel lúgubre de hija avergonzada y prometida adoradora. 

Aún así, aunque falta la acidez y el ingenio para elevar esto cerca del canon de la comedia romántica, el ambiente general es tan acogedor y espumoso que necesitarías un corazón de acero para odiarlo. Y si inicia un renacimiento de comedia romántica, realmente valdrá la pena celebrarlo.

Ticket to Paradise Dir. Ol Parker. Estados Unidos, 2022. Con George Clooney, Julia Roberts, Kaitlyn Dever, Billie Lourd, Lucas Bravo, Senayt Mebrahtu y Talha Şentürk.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad