Tom Cullen en Becoming Elizabeth
Foto: Cortesía Starzplay

Tom Cullen nos cuenta sobre su participación en Becoming Elizabeth

Conoce más sobre la vida de la Reina Elizabeth I con esta serie que llegará a Starzplay el 12 de junio

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

La reina Elizabeth I es una de las figuras más emblemáticas de Inglaterra y aunque se han hecho muchas películas y series sobre su reinado, pero muy poco se ha hablado de su vida antes de sentarse en el trono. Con esto en mente Starzplay estrena este mes la ambiciosa producción Becoming Elizabeth que nos lleva a sus años de juventud que es producida por la respetada guionista británica Anya Reiss. 

Time Out México platicó con Tom Cullen (Downtown Abbey) sobre su personaje y la historia de esta producción que estrena el 12 de junio en la plataforma.

La realeza inglesa ha tomado un peso importante en el cine y especialmente en la televisión, ¿Qué tiene Becoming Elizabeth, que la hace diferente a todas las demás producciones?
Existen tantas cosas que no se han contado en especial de Elizabeth I. Ella fue una persona que se convirtió en la líder más poderosa, querida y respetada en la historia de la humanidad, pero ¿Cómo es que se convierte en esa mujer? Nuestro show habla sobre un periodo de ella nunca contando que cuando yo leí el guion quedé en shock porque no tenía ni idea, me pareció tan poderoso y atractivo. En una serie que habla sobre las herramientas que va obteniendo una persona para hacerse poderosa, una mujer que debe aprender a encontrar su lugar en el mundo y la importancia de la gente que te rodea puede ser bueno o malo al ir creciendo. Entonces, aunque no te interese la historia de Elizabeth, todo lo que presentas parece tan actual y relevante que terminas enganchado.

¿Qué es lo que te sorprendió que dijiste: ¡Quiero estar en este proyecto!?
Cuando Enrique VIII muere provoca un gigantesco vació en el país donde nadie sabia que iba a suceder, parecía que estaban en un agujero negro que podía llevar al país a la decadencia. Entonces la vida de Elizabeth empieza a correr peligro porque ella es era una adolescente que había sido criada alejada de todo esto, pero al buscar alguien para quedarse en el trono tiene que dejar lo que conoce para irse a vivir con su madrastra, la última esposa de su padre, la enigmática Catalina Parr, quien está casada con mi personaje, Thomas Seymur. Lo que me atrajo es descubrir que Seymouy estaba interesado sexualmente en Elizabeth, quien tenía 14 años y empieza a seducir y manipularla para obtener lo que desea. El show se enfoca en ese momento y me atrajo bastante ayudar a sacar a luz este momento tan fuerte de ella que termina definiéndose como mujer y soberana.

Hablando de eso, ¿Cuál crees que sea la importancia de mostrar el comportamiento de Thomas Seymur en la sociedad actual?
Gracias al movimiento #METOO estos comportamientos ya no son aceptados, aunque es bueno también ver los errores del pasado y lo que hizo esta persona para no volverlos a aceptar. El guion esta escrito de manera maravillosa porque generará bastantes preguntas en las personas que verán la serie y siempre he sido fan de las historias que te dejan con más dudas que respuestas.

Esta es una producción gigantesca, ¿Cómo fue trabajar en una serie de época tan perfeccionista como esta?
No podía creer la gran labor tan grande que habían hecho las personas encargadas de set, decoración, vestuarios, ¡Fue totalmente increíble! El director de fotografía es un tipo realmente talentoso, es brasileño y se llama Adolpho Veloso, él propuso que filmamos todo con luz de las velas por lo que era increíble estar en el set sin todas esas lámparas gigantes. Me ayudó a transportarme a la época haciendo la experiencia increíble.

Cuénteme del vestuario porque tanto mujeres como hombres tenían ropa, accesorios, capas y mil cosas a su alrededor, ¿Qué tan fácil era ponerte todo y luego quitártelo para ir al baño?
Ir al baño siempre fue difícil porque llevamos como seis capas de ropa, una arriba de otra. Para ponerme todo el vestuario me sentía como un tonto porque no era fácil y necesitaba a varias personas ayudándome. Me ponían un protector en mi entrepierna que era usado para que entre tanta ropa el hombre llamará la atención porque representa virilidad, pero usarlo te hacía sentir todo menos sensual porque era incómodo, daba calor y rosaba. Por eso te dije que ir al baño en rodaje era solo un sueño.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad