Yo Soy Greta Thurnberg, documental sobre la activista
Foto: Time Out London

Yo soy Greta Thurnberg

Una mirada interesante a la vida –y los retos– de esta activista climática de fama mundial

Por Stephen A Russell
Advertising

⭑⭑⭑✩✩

La manera en que algunos políticos y la derecha niegan el cambio climático, hacen pensar que Greta Thunburg es la causa de nuestro fin, en vez de una joven sueca intentando de evitar un eco-apocalipsis. Fue sorprendente oír que un presentador la llamó “pequeña mierda”, como si la expresión de un hombre adulto que amedrenta con alegría a una niña autista fuera aceptable.

Es fácil ver cómo el comportamiento que ella tiene en las conferencias de prensa y sus respuestas parecen divertidas a los bravucones en línea. Pero el conmovedor documental de Nathan Grossman, Yo soy Greta Thunburg nos desengaña completamente de esta noción. Las primeras escenas abren con una imagen de ella, sola en la cubierta helada de un barco; un yate de carreras que usó para viajar a la ONU en Nueva York, ella se da cuenta del peso que carga; extraña a su madre y también a sus perros. No pueden hablar ni por videollamadas.

Claramente le ocasiona un gran pesar el dejar su hogar por largos periodos. Greta realiza estos viajes porque cree que el tiempo se acaba y destaca que su compromiso no puede estar lleno de comodidad. Thunburg conoce a muchos personajes famosos, desde el presidente francés Emmanuel Macron, al Papa y a John Bercow. Mientras que los encuentros parecen muy impresionantes en las noticias, a ella le ayudan a difundir su importante mensaje. La adolescente dice que ahora no tiene tiempo para tomarse selfies con ellos y escuchar sus promesas vacías, e insiste: “Los adultos dicen una cosa y hacen lo contrario, todo el tiempo”.

Grossman mantiene un sentido sincero en la película, pero dejan algunas preguntas sin respuestas. Hubiera sido bueno saber cómo Svante, el padre de Thunberg, puede acompañarla por todo el mundo. Ciertamente, el rodaje en su hogar sugiere que son una familia acomodada. Además, mostrar más tiempo a otras activistas jóvenes hubiera sido interesante. Parece que ella quiere compartir la carga, pero al mismo tiempo sugiere que le resulta difícil el trabajo en equipo.

Sin embargo, esta película es un repaso relámpago de todo lo que ha logrado la joven. No hay dudas de que Thunberg es una adolescente a tener en cuenta, inspirando a muchos de sus compañeros a gritar en manifestaciones. No me extraña que los hombres viejos en el poder tengan miedo.

Yo soy Greta Thunburg Dir. Nathan Grossman. Suecia, 2020.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising