Alejandra Bogue: "Considerarme pionera sería petulante, pero claro, tampoco puedo negarlo"

Uno los primeros personajes trans en salir en televisión no deja de sorprendernos

Alejandra Bogue
Foto: Alejandra Carbajal
Por Wenceslao Bruciaga |
Advertising

A esta adorada se le recuerda como uno de los personajes más fascinantes e inconfundibles de los años más alternativos de El 9. Su altura emperifollada en extravagancia llamaría la atención, con sus performances al lado de Dj Chrysler. Saltó a la fama para convertirse en uno los primeros personajes trans en salir en televisión, cómo olvidar aquel icónico y delirante personaje de BettyBO5 o su gira en teatro cabaret con No seré Madonna pero soy la Bogue.

“Siempre hubo alguien que abrió una puerta antes que yo, pero le tocaron épocas sin los medios suficientes para ventilar su lucha. Considerarme pionera sería petulante, pero claro, tampoco puedo negar el hecho de que hay un antes y un después de mí. Eso no me hace ni mejor ni peor que otra persona”.

Foto: Alejandra Carbajal

El tiempo pasa y ahora La Bogue se une a las filas de Beat —aplicación de transportación privada— como chofer y esto marca cambios para las identidades trans. “Me gratifica muchísimo, pues me permite continuar con mi carrera artística y seguir con mi vida. Agradezco que los de Beat tuvieran una sensibilidad muy fina cuando me acerqué a pedir trabajo, orgullosa de mi identidad. Aquí, lejos de rechazarme —como otras aplicaciones que sí lo hacían porque no podían resolver el lío de mis documentos—, se preocuparon por resolver los algoritmos necesarios para darme empleo respetando mi identidad”, afirma la actriz. Así, cuando pidas una unidad, probablemente tengas la suerte de que aparezca el nombre Alejandra Bogue.

Foto: Alejandra Carbajal

“Se demerita el trabajo que no sea el del espectáculo. Todas quieren ser hijas o protegidas de príncipes o mirreyes, pero los derechos se pelean en la vida real, no desde zonas de confort o redes sociales”, declara Alejandra y agrega, “es curioso que hablemos de una mujer como yo conduciendo; ¿será porque ser transgénero está muy concentrado en ser youtuber, activista gubernamental, la que dicta cómo debe ser todo el colectivo, la influencer que da tutoriales de belleza de marcas caras? ¿Y los demás?”.

“Antes solo había de dos: la estética o la calle. Ahora pareciera que las cosas siguen igual, lo único que cambió fue el oficio, o eres activista o influencer. Pues yo decido ser chofer

Foto: Alejandra Carbajal

El 9 es el número de la noche

Alejandra Bogue
Foto: Alejandra Carbajal
Gay y lésbico

Henri y La Bogue continúan haciendo de las suyas, como una noche interminable

Ellos fueron antihéroes en un mítico bar que propuso probablemente la primera intersección entre diversión, cultura y diversidad sexual. Por eso decidimos hacer un brevario de lo que fueron, son y serán en su propia voz y partiendo de los libros Tengo que morir todas las noches La noche soy yo, ambas historias del bar de los ochenta, El 9. Él, como protagonista, y ella acaparando la portada del primero y los interiores del segundo.

Foto: Archivo personal de Henri Donadieu

Advertising