Gays' Anatomy

Gay y lésbico
2 de 5 estrellas

Time Out dice

2 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, checa que los eventos siguen en pie.

Si esta obra hubiera sido estrenada a mediados de los 90, su sentido del humor, una suerte de manifiesto cabaretesco contra los lugares comunes, sería acertado, o por lo menos las risas no tendrían ese efecto predecible.

Pues bien, eso pasa con esta puesta en escena producida por el Cabaret Misterio, a partir de una idea original de Andrés Carreño y en la que Leopoldo Bernal, César Ríos, Víctor Luna y Jorge León interpretan a cuatro médicos especialistas en sexualidad.

Gays' Anatomy gira en torno a la conferencia donde los doctores Sevino Sobretí, Salomé Tela Tieso, Gilberto Matesta y Tomás Sobado Vergara, todos provenientes de diferentes nacionalidades, pretenden encontrar una cura científica a la homosexualidad. Para ello, hacen uso de las insinuaciones homoeróticas, números musicales y gags, por ejemplo, aquel en el que Robin le reclama a Batman su machista insistencia de permanecer en el clóset, mientras que Bruno Díaz intenta a hacerle entender al Chico Maravilla que no hay necesidad de ser tan amanerado nada más por hacerle al pasivo, quizás uno de los momentos mejor logrados del espectáculo dónde las risas se prolongan en serio. 

La obra empieza con un desagradable tropiezo: entre la primera y la tercera llamada, sobre el fondo del escenario se proyecta el controvertido video de los niños que son cuestionados frente a un muñeco blanco y otro negro. Racismo aparte y tema para otro texto.

Las luces se apagan y los doctores empiezan su conferencia con un número musical en el que cantan en vivo aquel tema que inmortalizara Mocedades, “Amor de hombre”. Después, empiezan las pesquisas sobre los hábitos de hombres homosexuales pronunciadas con sobresalto y desaprobación moral,  desde las entrañas del sexo anal hasta las marchas del orgullo, pasando por Village People y algún sketch del clásico bigotón que se emborracha y toquetea las nalgas del compadre. Si bien están hechas con ingenio, hay momentos en los que la risa parece obligada.

Pasa que hoy la homosexualidad se ha desdoblado en muchas direcciones y donde antes había homofobia, hoy se desdibuja, se disfraza bajo otros preceptos y costumbres, sin duda. Es como si estos doctores desconocieran de la existencia de Queer As Folk o Will and Grace. Aun así, cuenta con momentos acertadamente divertidos y originales.

No es que Gays' Anatomy sea un montaje precisamente malo,  pero su guión llega un tanto a destiempo y resulta paradójico percatarse que en su intento de embestir los prejuicios más comunes de la homofobia, terminan por plantear, la mayor parte del tiempo, las más comunes de las situaciones del humor gay y que hasta los bugas pueden descifrar sin explicaciones.

 

Publicado

Detalles

Teléfono del evento 5130 5749
También te puede gustar