María Ponce
Foto: Cortesía de la diseñadora

María Ponce: "Mi ropa no corresponde a ningún género"

Entrevista con la diseñadora mexicana trans, quien se presentará en el Fashion Week México

Por Gil Camargo
Advertising

La obra de la diseñadora María Ponce nos lleva por un viaje de fantasía en el que los pliegues, los encajes y las texturas se agrupan para crear piezas orgánicas, recordándonos a las flores parlanchinas de Alicia en el país de las maravillas o las vitrinas antiguas de nuestras abuelas.

Después de dejar su natal Michoacán, María estudió la licenciatura de diseño textil y moda en la Universidad Centro, ganando gran fama gracias a su trabajo, mismo que la llevó hasta el Fashion Week 2018 de Londres para presentar su colección Cabinete de curiosisdades naturales. Actualmente se ha convertido en un referente en la comunidad trans y de la moda, dos espacios que habita con elegancia y fortaleza, logrando captar nuestra atención.

A propósito de su participación en el siguiente Fashion Week, en el que presentará su nueva colección, platicamos con ella.

Foto: Cortesía de la diseñadora

¿Cómo llegaste al diseño de moda y en qué momento decidiste dedicarte a esto?
Siempre digo que como creativos y creadores, es la experiencia. En mi caso fue mi infancia, un momento crucial para defi nirlo. Todo este encuentro con piñatas, cuentos y libros me conformaron; poder ver a la vida desde un punto mágico entre la fantasía y la realidad. Con el pasar de los años te das cuenta de qué es lo que te gusta hacer —como vestir a muñeca—; es un poco cliché, pero es muy real y me di cuenta que tenía un nombre, se podía profesionalizar y estudiar una carrera. Es en este encuentro de la vida y el profesionalizarse que creé una estética, un universo.

Tus piezas parecen salidas de cuentos de hadas, ¿cómo describes tu estilo?
La cuestión estética es maximalista; cae mucho en la textura, en los detalles, los holanes. El proceso creativo tiene que ver con la belleza de lo antiguo, con esa nostalgia. Hacer las cosas con un sentimiento que evoca al pasado, los gabinetes de curiosidades, los tianguis de antigüedades, la Lagunilla; estos lugares con objetos que tienen una historia y que cuando llegan a alguien nuevo van a escribir otra.

Mi tirada no es futurista, ni minimalista, ecléctica o arquitectónica, más bien son piezas escultóricas de mucho volumen que tienen como eje central lo antiguo, lo que se está degradando, lo orgánico, lo natural.

Poco a poco, la moda transita entre los géneros binarios que conocemos, ¿qué nos podrías decir de tu trabajo?
El género no importa. Algo muy importante en mi carreara es haber cambiado de género. En este discurso de quién soy y qué quiero transmitir como diseñadora, el género es una cuestión que está muy marcada, pero a fi nal de cuentas es una construcción social. Me di cuenta que lo que me gusta hacer no está enfocado a una mujer o un hombre, lo puede usar la persona que lo necesite y lo quiera. La ropa, por estar dentro de la fantasía, es unisex. Para hacer más técnica una colección, suelo crear un perfi l, una mujer diferente, una artista, pero es más por target. Mi ropa no corresponde a ningún género.

¿Cómo ha sido tu experiencia como una diseñadora trans en el mercado de la moda?
Mi transición fue prueba y error. De Mario a María hubo muchas versiones de María, pero al fi nal de cuentas me fui puliendo. En esta parte entra algo que a mí no me gusta llamarle así, pero dicen que es activismo; es el simple hecho de existir. No estoy siento transgresora o abriendo vereda, porque hay gente que lo hizo antes; solo hay que unirse a la fi la. El mensaje que quiero transmitir es que se cambie la percepción. De donde vengo, a las mujeres trans e incluso a la comunidad LGBTTTI se les liga a redes de prostitución o VIH, entonces hay que quitar el estigma y mostrar que una persona así también puede tener éxito, ser feliz, tener una voz decisiva en discursos políticos cuando se tiene un micrófono, que es amada por su familia. Este es el mensaje, decirle a los otros: "esto lo logré yo, pero tú también puedes".

¿De qué manera impacta la cultura mexicana en tu trabajo?
México representa el folclor a través de Frida Kahlo y el Día de Muertos, pero también nos representa mucho la magia y esta noción de ser un país surrealista, como lo dijo Dalí. Mi trabajo tiene esta astillita de un realismo mágico en el que no te das cuenta de qué sucede entre la realidad y la fantasía. Te pones una pieza y te subes al Metro de la ciudad, estás llevando eso en acción; en un shooting, una foto o un video funcionan bien, pero ¿qué sucede cuando estas piezas salen a la sociedad? Es ahí cuando se activa todo este discurso.

Foto: Cortesía de la diseñadora

Te has convertido en un referente cuando se habla de moda y comunidad trans. ¿Cómo te hace sentir esto?
Nunca lo soñé, no fue mi intención. Cuando terminé la carrera quería trabajar para una marca. La comunidad, tanto de moda como LGBT, me ha puesto como un ejemplo y es una responsabilidad grande. Lo tomo de la manera más sencilla, porque hay mucha gente que al igual que yo está haciendo mucho para cambiar las cosas desde sus trincheras. Es muy bonito. Sucede mucho que en esta industria el momento dura cinco minutos, los cuales aprovecharé; más que ser un líder me uno a las filas de un conglomerado mucho mayor.

No soy trangresora, de hecho me inspiré en personas a las que admiro y eso crea una vozc más fuerte de diferentes lugares.

Cuéntanos so bre tu participación en el siguiente Fashion Week
Estoy muy emocionada porque presentaré mi nueva colección. Está inspirada en México, mi primer acercamiento meramente literal. La inspiración surgió en la meseta Purépecha, donde nací y crecí (Paracho, Michoacán). Tiene que ver con la cultura de la brujería michoacana. Se trata del Gabinete seis y lleva el nombre de Hechicería. Se distingue porque muestra siluetas muy volumétricas. Quiero darle valor a la cultura donde crecí, vinculando la moda contemporánea con rebosos hechos por artesanas locales; se venderán mostrando de manera explicita a su creador y con cero comisión para la marca. El 100% de la venta va para ellas.

Es un proyecto artístico con un discurso feminista, por las brujas; también político, de raza, de colores, de diversidad, un impacto social en el que se pretende ayudar.

Mercedes-Benz Fashion Week México. fashionweek.mx. Miércoles 14- sábado 17 de octubre.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising